Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

LOS MAGOS CUENTACUENTOS

 

Libera Tu Ser - Artículos Ciencia/Belleza/Salud/Medioambiente: "LOS MAGOS CUENTACUENTOS"


Publicado en Revista Integral - Nº 401

 

Los magos cuentacuentos: Los educadores, naturalistas, biólogos, cetreros y actores de la compañía Grupo Aviar, forman un original troupe de teatro.

Los bosques del planeta están enfermando y con ellos el mago Gründell, quien decide convocar a los emisarios de los bosques del mundo, los búhos, para que le traigan noticias sobre los males de sus ecosistemas. Así van apareciendo en escena el autillo africano alertando de la sequía en aquellas tierras; el cárabo mediterráneo dando cuenta de los incendios que aquejan esos bosques y el blanco búho del Ártico da la alarma sobre el aumento de temperatura del planeta.

Entre todos imaginarán un conjuro animados por Gründell y el búho real, el rey de los bosques, para dar con la solución e invita a los niños del mundo a salvar los bosques que les rodean.

El secreto del bosque es una de las últimas obras de teatro imaginadas y llevadas a teatros y centros culturales de toda España por Grupo Aviar, un equipo de naturalistas, biólogos, educadores, actores y cetreros que hace cinco años decidieron dar un paso desde el zoo de Madrid, donde algunos de ellos trabajaban, para inculcar el gusto por la naturaleza entre los más pequeños. “Trabajábamos en la exhibición de aves rapaces del zoo, una oportunidad para entrar en contacto con especies de animales en general inaccesibles, pero nos dimos cuenta de que estábamos limitados en la parte didáctica, así que decidimos crear nuestro propio proyecto”, cuenta con entusiasmo Gorka Arrúe, uno de los fundadores. Este actor, su hermana Itziar y la pareja de ella, el cetrero Tomás Beneytez, abrieron en una finca en Toledo un centro de trabajo para aves rapaces, su especialidad.

Allí cuidan y conviven con halcones, azores, gavilanes, ratoneros de Harris, águilas reales, búhos reales, cárabos y hasta con el límpido búho nival, un mochuelo ibérico y una lechuza que nació en la finca y se ha criado con ellos. “Ella les encanta a los niños, se quedan cautivados con su cara en forma de corazón y sus ojos”. Este grupo de apasionados por los animales que han hecho un modo de vida de la convivencia con ellos en plena naturaleza, están convencidos de que “sólo se respeta lo que se conoce”, algo que puede parecer evidente pero que han ido comprobando en sus girar con sus animales por toda España. “En estos tiempos resulta muy difícil competir con la Playstation, el cine en 3D y los dibujos animados para llamar la atención de los niños, así que aprovechamos que somos cetreros. La mera presencia de estos animales les cautiva, ahí los ganamos para transmitirles nuestra didáctica, que es el respeto por la naturaleza en todas sus formas”, prosiguen.

LA MAGIA DE LOS BÚHOS

En estos cinco años de andadura, este trío emprendedor ha visto cómo niños de tres años de edad aguantan un espectáculo de 50 minutos sin quitar ojo del escenario, absorbidos por la magia de escuchar la voz en off que acompaña los gestos de los búhos, con mensajes que los invitan a prometer que cuidarán los bosques y a sus animales. “Vemos que cuando regresamos asombrosamente recuerdan datos sobre la biología de los animales, se les queda”. Como no todos los públicos pueden permitirse asistir a uno de estos “cuentos vivos”, como Grupo Aviar llama a sus obras largas, la compañía ha creado sesiones de cuenta cuentos de 20 minutos de duración, con relatos personalizados en verso sobre las características de cada animal.

“El erizo rollizo”, “Vicente la serpiente” o “Chuza la lechuza”, son sus “cuentos cortos para gente bajita”, una serie de divertidas narraciones que relatan las aventuras de diferentes especies animales. El teatro al final es la excusa para “acercarles estas aves rapaces, es irremediable empatizar con ellas, son rarezas vivientes, es muy difícil contemplarlas de cerca salvo que alguien te las acerque, y la gente no suele ir al campo a buscarlas”.

Muy hay que aprender del papel de estas especies en los ecosistemas, dicen estos divulgadores, por ejemplo, la importante huella ecológica de la desaparición de uno solo de sus ejemplares. Una lechuza puede llegar a alimentarse de hasta 2.000 micro-mamíferos entre ratones, topillos y musarañas, que forman el 90% de su alimentación. De desaparecer una sola lechuza, que suele vivir muy cerca del hombre y de la agricultura, “sería como meter de repente unos 2.000 topillos en un campo de cultivo, una plaga”, explica Gorka Arrúe, para quien es muy importante recuperar el conocimiento del papel de las aves rapaces en el equilibrio de los ecosistemas porque son muy selectivas en la caza.

“La gente suele pensar que el depredador abusa de la presa, pero uno no es sin el otro. La presa se extinguiría sin el depredador”. Un halcón es capaz de identificar en milésimas de segundo la paloma de un bando de 200 ejemplares con una sola pluma de un color diferente. “La defensa de ese bando es ser todas iguales. Cuando el halcón distingue la que es diferente y ataca, está garantizando la supervivencia del bando completo porque si ese ejemplar distinto prolifera, hace más débil al grupo”. En otras palabras, el depredador endurece a su propia presa en un débil equilibrio que se ha mantenido desde hace miles de años.

EL RESPETO AL ECOSISTEMA

El aspecto lúdico ha sido el camino que ha encontrado este grupo de divulgadores y educadores también para despertar entre el público adulto el espaldarazo de la sociedad moderna a la naturaleza y a las enseñanzas que aporta. “Tenemos la sensación de que tenemos algo enorme ahí fuera que no somos capaces de ver, un tesoro inagotable mucho más poderoso que nosotros que nos hace humanos, solidarios y humildes. Y al final, cuanto más humildes somos, más aprendemos, eso es lo que intentamos transmitir”.

Al final de la obra El secreto del bosque, la hembra de búho nival aparece volando por encima del escenario hasta posarse en el centro de la escena. Desde ahí anuncia a los niños que la temperatura de su bosque, el Ártico, está subiendo.

Cuando termina de hablar, se va y el mago propone un conjuro entre todos los asistentes para devolver la salud a este ecosistema. Cientos de personas corean a la vez: “para no calentar el planeta, voy en bicicleta”. Del decorado de rocas blancas y peladas empiezan a surgir flores, se está dando nueva vida al bosque mágico y curándose las enfermedades del planeta.

Cuando todo el escenario rebosa de flores surge el rey del bosque, un búho real que anuncia a los niños que entre todos han conseguido curar los bosques. Ahora queda lo más difícil: seguir visitando todos estos ecosistemas, con respeto.


Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS