Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

PARA EXPERIMENTAR NUESTRA NATURALEZA ESPIRITUAL E INMORTAL

 
 

A cualquier persona educada en una cultura occidental le puede resultar difícil comprender el concepto de energía tal y como lo emplean los que practican las terapias alternativas. Ésta no se puede medir todavía con procedimientos científicos y además existen ligeras variaciones en su definición y forma de aplicación. No obstante, estas terapias originadas de la medicina tradicional oriental, actúan sobre algo cuya denominación más apropiada sería la “fuerza vital”, aunque se emplean también otros términos para designarlo.

Tan sólo cuando esta fuerza puede fluir libremente y está en equilibrio perfecto, puede decirse que estamos en óptimas condiciones de salud física, psicológica y espiritual.

Tal y como se practica en Oriente, el Yoga se considera un sistema de ejercicios y técnicas de respiración que con frecuencia está relacionado con la meditación. Yoga significa “uncir, juntar” y son muchos quienes lo interpretan como la unión con lo divino. El objetivo de los yoguis es el retorno al estado original de gracia, que para la mayoría de religiones orientales, representa el disfrute de la divinidad.

Considerada por unos como una terapia mental y por otros como un modo de aquietar la mente, la Meditación se utiliza en Oriente desde antiguo en ámbitos espirituales y religiosos como medio para alcanzar la “iluminación” y el “nirvana”. El auge actual de la meditación coincide con la difusión de las religiones orientales. Con todo, en las religiones occidentales, la meditación ha sido practicada como una forma de contemplación.

Por espacio de dos mil años, Jesús y María han sido símbolos del inmutable Amor de Dios por sus Hijos. Sabiendo que la separación sólo fue una diminuta idea loca, ellos fueron demostraciones perfectas, en un mundo imperfecto, del Amor, la Gracia y la Unidad del Cielo. Su mensaje, vivido hace dos mil años y presentado ahora en Un Curso de Milagros, nos ofrece una forma más rápida de retornar a Dios.

Un Curso de Milagros enseña que la manera de recordar al Dios Que nos creó, es mediante el deshacer de nuestra culpa a través de perdonar a los demás y por lo tanto perdonarnos a nosotros mismos. Su centro de interés radica, pues, en la sanación de nuestras relaciones, las cuales sólo existen dentro de la mente y se proyectan hacia el mundo y se experimentan ahí.



Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS