Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

AMOR Y CELOS: DOS SENTIMIENTOS INCOMPATIBLES

 

Libera Tu Ser - Artículos Ciencia/Belleza/Salud/Medioambiente: "AMOR Y CELOS: DOS SENTIMIENTOS INCOMPATIBLES"


Publicado en revista Dietética y salud - Nº 165

 

Sentir o provocar celos en otra persona puede hacernos creer que amamos o nos aman más, pero en realidad los celos no son una consecuencia del amor, sino del sentido de posesión, por eso, ambos sentimientos son incompatibles. En realidad, la única forma de amor sana y verdadera es aquella que se realiza desde la más absoluta libertad.

Sin libertad no puede existir el amor. Podemos conseguir que otra persona haga aquello que deseamos, pero no podemos obligarle a tener un sentimiento concreto, no podemos hacer que sienta amor. El sentimiento de amor simplemente ocurre, no surge voluntariamente. Nadie puede influir de forma directa sobre nuestros sentimientos: o nos enamoramos, o no nos enamoramos.

Una forma de control

La persona celosa, en nombre de ese amor que asegura sentir, trata de controlar por todos los medios que tiene a su alcance a la persona objeto de su atención. Intenta incluso obligarla a amarle, aunque eso no sea posible, y para conseguirlo no duda en vigilar sus miradas, la ropa que se pone y hasta sus propias intenciones.

La infancia: el punto de partida

El origen de los celos suele estar en la infancia y se relaciona con el miedo a perder el amor de la madre. Son muy típicos los celos que tienen los niños cuando se produce el nacimiento de un hermanito, ya que el mayor suele temer perder el cariño de su madre o se niega a compartir algo que antes le estaba destinado sólo a él.

Aunque se trate de celos infantiles, también aquí el objetivo es tratar de controlar a los demás, en este caso a los progenitores. Y es que todas las variantes de los celos son intentos de control que se sustentan en la idea: “como es algo que me pertenece, que es mío, tengo derecho a un ‘uso’ exclusivo y privado, sin compartirlo con nadie más”.

Las claves de una pareja feliz

• Confiar. Cuando realmente se ama a alguien, lo único que se desea y se busca es la felicidad de ambos, no sólo la personal. Si nuestra pareja es feliz hablando o compartiendo parte de su tiempo con otras personas, nosotros también seremos felices. Es la desconfianza en nosotros mismos la que nos lleva a tener celos. Si realmente confiamos en nosotros y sabemos que hay amor y respeto por ambas partes, no tendremos celos ni miedo a la traición por parte de nuestra pareja.

• Vivir en el presente. Si nos encontramos ante una relación sana, el miedo no debe formar parte de ella, porque el temor es un gran destructor de la pareja. Cuando una de las dos partes tiene miedo, es porque le asusta el futuro, lo que puede pasar: “¿y si se cansa de mí?, “¿y si se va con otra persona?”, “si llegamos a ser felices, seguro que algo malo sucede y perdemos todo lo que habíamos construido”… Vivir en el presente y mimarse cada día a uno mismo y al otro, nos ayudará a no adelantarnos a un futuro irreal, que no existe, ya que es únicamente una creación de nuestro temor.

• Libertad. Para que podamos hablar de un amor verdadero, éste tiene que estar completamente alejado del control y del egoísmo. Alejado del control porque el amor es libertad, y alejado del egoísmo porque debemos pensar en la felicidad de la otra persona, no sólo en la nuestra.

• Comunicación. En una relación de pareja pueden surgir conflictos o problemas, pero cuando hay amor, los errores o malentendidos sirven para seguir adelante, para aprender a crecer juntos, en definitiva, para buscar una mejor adaptación por ambas partes que permita a la pareja seguir creciendo. Lo bueno es que de toda crisis se saquen conclusiones para aprender, nunca para buscar culpables.

• Adaptación. Las parejas y cada uno de sus miembros experimentan cambios constantemente, y para llegar a buen puerto juntos, es necesario ser capaces de asimilar estos cambios y adaptarse a ellos de la mejor manera posible. Lógicamente la relación no es igual a los 3 meses, a los 5 años o a los 25.

Tácticas de prevención

Una buena manera de evitar los celos en nuestra relación de pareja es poner en práctica estos consejos:

1. Establecer una relación basada en la confianza y la seguridad que permite a ambas partes disfrutar de la vida en pareja y de la vida a nivel individual.

2. Respetar la identidad de la persona que tenemos al lado. Todos nos podemos equivocar en la conducta, pero siempre debemos seguir aceptando y respetando al otro como persona.

3. Aunque la autoestima es algo que depende de cada uno, si nos amamos de verdad, con nuestro respeto y confianza hacia nosotros mismos y hacia el otro, estaremos alimentando la autoestima de la pareja y de cada uno de sus miembros.

4. Evitar a toda costa el egoísmo y el control, que dinamitan la felicidad y la libertad de la persona amada.

Violencia y maltrato

En el extremo más abominable de los celos hallamos la violencia de género. El maltratador, que suele ser una persona débil y angustiada, actúa de forma violenta física o psicológicamente, movido por los celos incontrolados que siente ante la posibilidad de perder a su pareja. “Si no estás conmigo, no estás con nadie” es a menudo el lema que adopta, y esta visión puede comportar consecuencias terribles y dramáticas.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS