Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

YO NO SOY ESTE CUERPO

 

Libera Tu Ser - Un Curso de Milagros - Reflexiones: "YO NO SOY ESTE CUERPO"


 

Por Anna Horno

No eres un cuerpo, eres espíritu, y nada de lo que ves en este mundo es lo que aparenta ser. No eres un cuerpo, por tanto eres libre. Nada te ata a esta experiencia física excepto tu propia elección. Eres libre, pero antes deberás aceptar la libertad que se te ofrece. No puedes negarla y al mismo tiempo pretenderla.

Comprendo perfectamente tu desconcierto, es el mismo que experimenté yo la primera vez que escuché tal afirmación. Pero le di una oportunidad, ¿sabes por qué?, porque algo en mi interior me susurraba que era cierto. Y tuve que leer la idea muchísimas veces, y madurarla, y observar hasta lograr incorporarla a lo que era mi comprensión hasta aquel momento, y así, poco a poco, pude acogerla con pleno gozo en mi corazón.

Es muy probable que mi inclinación a compartir la creencia en la reencarnación, me ayudase a digerir este principio. Si lo que muere no soy yo, no puedo ser un cuerpo. Si tras lo que aparentan ser diferentes vidas, hay algo que sobrevive y permanece inmutable como un simple observador, es más lógico pensar que ese algo debo ser yo. Ese algo ha adoptado distintos nombres a lo largo de la historia y según las diferentes tradiciones culturales y religiosas, pero lo importante no son los nombres, sino el principio de inmaterialidad, indivisibilidad y eternidad que expresan.

El cuerpo no es más que un vehículo, el chófer eres tú. Puede que el vehículo se estropee, puede que quede inservible y que en el desguace lo conviertan en un pequeño amasijo de metal. ¿Acaso el chófer queda atrapado entre esa masa de hierro? No, amig@ mí@, el chófer se limita a cambiar de vehículo, hasta que llega el día en que todo vehículo se torna innecesario.

No eres un cuerpo, aunque por eones puedes continuar creyendo que sí. Negar tu realidad no la altera, pero ciertamente le impide a tu conciencia reconocerla y experimentarla. Y mientras esto suceda, persistirá ese vacío en tu corazón, esa punzante y tan a menudo atemorizante sensación de estar desprotegido, extraviado, solo y amenazado. ¿Acaso nunca te has sentido así?

No eres un cuerpo, como tampoco eres lo que aparentas ser en tus sueños, los que tienes por la noche mientras duermes. Puedes estar en tu cama soñando, y en ese intervalo de tiempo, te identificas con el personaje del sueño. Tu conciencia parece haberse sumergido por completo en esa experiencia. Pero más tarde despiertas, y te das cuenta de que el personaje que creíste ser, no eras tú, ni tampoco tenía que ver con tu realidad la historia del sueño. Sólo era una historia, que se tejió en la mente transportada por sus fantasías.

No estoy diciendo que comiences a negar tu experiencia en el cuerpo, ello resultaría completamente absurdo. Tu experiencia, que es todo lo que tu conciencia alcanza a percibir en este momento, te dice que estás aquí, de manera que negarlo no tiene sentido. Es por ello que, aun en el reconocimiento de lo que en verdad somos, continuamos haciendo las mismas cosas que de todos modos haríamos, excepto por que sabiendo que el cuerpo no forma parte de lo que en verdad somos, las decisiones no las tomamos desde el miedo a nuestra propia extinción, sino desde la certeza de que nada de lo que parece suceder, puede representar una verdadera amenaza.

Tu realidad tiene su origen en la inmortalidad, es el principio que te dio vida. Y si eres inmortal, no puedes ser un cuerpo, ambos conceptos se excluyen mutuamente. Tu existencia se desarrolla perfectamente en una continuidad infinita. Puedes observar lo que sucede con el cuerpo, y afirmar que lo que tú eres desaparece con la extinción de éste.  Yo no puedo aportar pruebas que demuestren lo contrario, pero reconozco que tras mi identificación con el cuerpo, se oculta mi creencia en la muerte, y el cuerpo, se convierte así en el testigo perfecto de esa idea.

¿Qué pasaría si dejases de creer en la muerte, alguna vez te lo has planteado? Tal vez entonces ya no tendrías más necesidad de un cuerpo…

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS