Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

VIVIR EN COMUNIDAD: EXIGENCIAS Y PETICIONES

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "VIVIR EN COMUNIDAD: EXIGENCIAS Y PETICIONES"



Del Libro de David Hoffmeister "Sosiega la Mente - De Regreso a Dios" (Unwind Your Mind - Back to God) - LIBRO III - Capítulo II
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

Participante: Mi deseo de ver que alguien no coopera tiene que ser mi deseo de ver que el Espíritu Santo no coopera. Me parece útil ahondar en eso: ¿por qué no quiero confiar en el Espíritu Santo? ¿Por qué quiero ver que me está haciendo pasarlo mal?

David: Cada vez que te disgustas con una persona o sientes que alguien no coopera, eso es una expresión del problema de la autoridad. Toda idea de respeto y cooperación ha de venir de dentro. Cada vez que parece haber fricciones o que algo no va de la manera que yo quiero que vaya, eso es sólo una expresión del problema de la autoridad, de: Todavía puedo hacerme a mí mismo, y todavía puedo hacer que las cosas salgan como me gusta, a mi satisfacción. Empieza por lo concreto, toma nota de que hay cosas concretas en las que tienes.

Participante: En este caso la cosa concreta en la que yo tengo invertido mucho es en que el otro coopere, y creo que sé lo que es eso, o qué aspecto se supone que tiene, o que lo reconocería si lo viese.

David: De manera que tienes una imagen de lo que te parece cooperación, que sigue siendo el mecanismo que se utiliza en el intento de comparar con los demás. Es muy sencillo cuando te das cuenta de que la mente engañada intenta tenazmente encontrar cosas de las que apartarse, o a las que ver como malas en la pantalla, para aferrarse a su postura de que tiene razón sobre su propia identidad única y su propia voluntad separada y verla justificada.

Participante: Lo puedo sentir, siento esa tenacidad de intentar aferrarse.

David: ¿Y cómo se siente uno? Estás a medio de la sección Reglas para tomar decisiones del Curso. Tienes que llegar al punto en el que puedas decir: "Por lo menos puedo decidir que no me gusta cómo me estoy sintiendo".

Participante: Pues bueno, no me gusta cómo me siento. Por eso esto aquí. De lo contrario aún estaría arriba tendido en el sofá.

David: Bueno, sea algo concreto o sea algo más general –como porqué este amigo no coopera más conmigo– es lo mismo en cualquier caso. Como se señala en Reglas para tomar decisiones: Si decidiste tener un día feliz y estabas teniendo un día feliz, y luego de repente te encuentras disgustado por cualquier cosa, entonces la afirmación básica es que te olvidaste de lo que tenías que decidir, o que has hecho una pregunta por tu cuenta y has establecido en tus propios términos cuál tiene que ser la respuesta. Esto es lo que la mente engañada no para de hacer. Cree que sabe lo que necesita para tener un día feliz. En este caso lo que puedes hacer es volver a la percepción original de aquello a lo que reaccionaste y ver que la mente engañada ha planteado una pregunta por sí misma y ha establecido en sus propios términos cuál tiene que ser la respuesta. Toma nota de la tenacidad con que se aferra a su propia pregunta, a querer que la respuesta venga en sus propios términos. No quiere dar un paso atrás y decir: Vaya, me olvidé de lo que tenía que decidir, intenté plantear una pregunta por mi cuenta. Vuelve a lo básico, que es: Padre, qué es lo que Tu Voluntad dispone para mí. No sé lo que es la claridad de la Visión, pero estoy dispuesto a que se me muestre. Va a seguir saliendo a relucir con gran variedad de formas en las que esa tenacidad en realidad sólo quiere agarrarse a una voluntad individual. Quiere tener razón sobre el yo separado. Y va a utilizar cualquier cosa que haya en el mundo para justificar lo que quiere.

Participante: Correcto. Cuando miro un poquito lo que hay debajo, da la sensación de que yo quiero que tú no cooperes. Sabes, probablemente no importe ni lo que digas ni lo que hagas. Si la petición no fuese de una cosa, sería de otra. Me interesa mirar lo que hay debajo para ver cuál es el valor que parece tener.

David: Es la manera de pensar del mundo. Está resumida en este pasaje:

El "razonamiento" que da lugar al mundo, sobre el que descansa y mediante el cual se mantiene vigente, es simplemente éste: "Tú eres la causa de lo que yo hago. Tu sola presencia justifica mi ira, y existes y piensas aparte de mí. Yo debo ser el inocente, ya que eres tú el que ataca. Y lo que me hace sufrir son tus ataques". T-27.VII.3

Esta es una declaración muy directa de cuál es el propósito del mundo para el ego: ¡la causa de mi disgusto y mi sufrimiento está fuera de mí! Tienes que empezar a entender que todas las relaciones especiales se traban desde el enfado. El propósito del ego para todas las relaciones es el enojo. No lo declara así a nivel consciente, no permite que eso se traiga a la consciencia, pero todas las relaciones especiales se forjaron con rabia. Y esta ira busca salir, ser proyectada sobre alguien o sobre algo. Todo el que cree que está aquí en este mundo, todo el que se identifica con el mundo, tiene este enfado. Otra manera de decirlo es que le pediste favores especiales a Dios y Él dijo que no. Dios no podía concederte ese favor especial. Para hacerlo Dios tendría que dejar de ser Dios. El Amor tendría que dejar de ser el amor para decir sí a la petición especial que hizo la mente engañada. Pidió un favor especial.

De ahí es de donde viene la cólera, sólo que está bajo la superficie. Cuando crees que alguien no está cumpliendo tus expectativas o que no está a la altura del papel que le asignaste, hay ira. Tu percepción es: no estás a la altura de mi idea de cooperación, o de la expectativa que sea. Si estás enfadado es porque tu mente lo está montando así. Por esa razón no eres feliz, porque alguien no está a la altura del papel que le asignaste. Dale la vuelta y fíjate en que fuiste tú el que asignó los papeles, en que tú eres el que los repartió. Todo lo que ocurre es por tu propia elección. No hay nada fuera de su sitio. Ahí fuera no hay nada que tenga el poder de hacerte débil, ni el de quitarte la tranquilidad de espíritu, ni el de hacerte feliz, ni el de darte paz. "Sufrir es poner énfasis en todo lo que el mundo ha hecho para hacerte daño". T-27.VII.1 Eso pasa cuando te olvidas de que estás soñando un sueño, crees que estás en la pantalla y crees que las cosas no te están saliendo bien. Crees que se te maltrata y se abusa de ti. El afán de ser especial que hay en el intento de hacer comparaciones, es la creencia en que no estás consiguiendo la parte que te corresponde. Tienes que cuestionar la mentalidad que dice que no estás consiguiendo la parte que te corresponde, en lugar de intentar arreglar las cosas en la pantalla para conseguir la parte que te corresponde. Nunca habrá ninguna manera de organizar los efectos para conseguir la parte que te corresponde, cuando, como dicen en Alcohólicos Anónimos, es al hediondo pensamiento al que hay que mirar. Es la creencia en que puedes ser tratado injustamente. Es la creencia en que puedes ser tratado como "inferior a". Y ahí hay una creencia. Si crees que no vales nada buscarás pruebas de ello. Y lo que se busca se encuentra.

Participante: Todo eso parece absurdo comparado con lo sencillo que se vuelve para el soñador del sueño. Sólo hay una cosa en la que pensar. No hay millones de cosas en las que pensar, sino una. Eso está muy bien, ¡puedo vivir con eso! Y todos los otros beneficios de ser el soñador del sueño... No hay ningún disgusto, no hay ningún ¿Quién me ha hecho eso? Por otra parte, estar en el sueño no es más que un enredo. ¿Qué es lo que quiere agarrarse a eso? No tiene nada de beneficioso. Uno no se siente bien, no es divertido. Es agotador. Estoy sentado aquí pensando: ¿Por qué iba yo nunca a querer eso? No tiene ningún sentido en absoluto. Entonces, ¿por qué iba yo a querer ver que tú no cooperas? ¿Por qué no quiero confiar en el Espíritu Santo?

David: La Expiación es ver que eres el soñador del sueño. Tienes que verte a ti mismo como el soñador antes de que puedas aceptar otro propósito, la Expiación, como propósito del sueño. Y la Expiación, tal como se describe al principio del Texto, es un compromiso total. Para empezar, la mente engañada no es gran cosa para los compromisos, pero ¿un compromiso total? Parece que todo se reduce a la necesidad de examinar la mente, de cuestionar cada valor y cada creencia. No se puede modificar y cambiar las circunstancias. No se puede tapar las cosas haciendo unas pocas concesiones aquí y allá. Tienes que llegar al compromiso total de no hacer concesiones de ninguna clase. Tienes que tomar postura, es hora de tomar postura.

Esa postura puede parecer terriblemente difícil. Parece más fácil eliminar las cosas del mundo que uno quiere que sean diferentes que cambiar de manera de pensar. Parece más fácil hacer concesiones aquí y allá que tener una transformación mental. Ante la elección entre hacer concesiones y hacer un examen total de la mente, parece más fácil hacer concesiones. Parece más fácil no tomar postura que tomar una postura. Si parases a alguien en la calle y le preguntases si ha considerado alguna vez cuál es el propósito de todo lo que hace, probablemente oirías respuesta del tipo: Sí, he tenido esos pensamientos de vez en cuando, pero no les permito ocupar mi mente muy a menudo. ¿Para qué? Son preguntas sin respuesta, de todas formas. Nadie les ha dado respuesta nunca, así que ¿para qué considerarlas?

Esa era mi experiencia cuando estaba en la facultad y parecía estar buscando y cuestionando. Tenía la sensación de que tenía que haber algo mucho más profundo, pero a veces mi buscar y cuestionar parecía estéril y sin sentido. Hacer concesiones parecía más fácil. Adelante David, trabaja en tu proyecto de plan urbanístico, haz los gestos, haz lo que hacen todos los demás, sobrevive, deja las cosas hechas, mantén las ruedas girando, sigue adelante. Pero ese cuestionar no se iba, porque yo no quería que se fuese. Creía de verdad que tenía que haber algo que fuese una solución permanente o duradera. Ahí es donde estamos llegando ahora. Preguntas porqué ibas a querer elegir percibir que no coopero, porqué ibas a elegir percibir tristeza, o aunque sólo sea irritación. Es porque la mente prefiere elegir una fórmula conciliatoria. Prefiere utilizar lo que hay en la pantalla para justificar sus sentimientos de que no vale nada, de tener carencias y de culpabilidad.

Participante: ¿Aunque sepa que va a ser doloroso?

David: Sí.

Participante: ¿Porque cree que la alternativa a hacer concesiones es aún más dolorosa?

David: Sí. Para la mente engañada, la alternativa es la destrucción.

Participante: De manera que me aferro a la ilusión de que el dolor se irá si consigo lo que quiero. Si consigo que mi amigo coopere o consigo que la gente haga las cosas a mi manera, ya no estaré dolorido.

David: Pensamos: No estoy eligiendo esto conscientemente. Eso se dice a menudo en relación con la enfermedad. Hay una amplia discusión sobre lo que es consciente y lo que es inconsciente, como si lo inconsciente fuese un arma del ego tan poderosa, que de alguna manera puede dictarlo todo. Aquí está lo que Jesús dice de eso:

Las defensas no son involuntarias ni se forjan inconscientemente. Son como varitas mágicas secretas que utilizas cuando la verdad parece amenazar lo que prefieres creer. Parecen ser algo inconsciente debido únicamente a la rapidez con que decides emplearlas. En ese segundo, o fracción de segundo en que decides emplearlas, reconoces exactamente lo que te propones hacer, y luego lo das por hecho.

¿Quién sino tú decide que existe una amenaza, que es necesario escapar, y erige una serie de defensas para contrarrestar la amenaza que ha juzgado real? Todo esto no puede hacerse de manera inconsciente. Mas una vez que lo has hecho, tu plan requiere que te olvides de que fuiste tú quien lo hizo, de manera que parezca ser algo ajeno a tu propia intención; un acontecimiento que no guarda relación alguna con tu estado mental; un desenlace que produce un efecto real en ti, en vez de uno que tú mismo has causado.

La rapidez con la que te olvidas del papel que desempeñas en la fabricación de tu "realidad" es lo que hace que las defensas no parezcan estar bajo tu control. Mas puedes recordar lo que has olvidado, si estás dispuesto a reconsiderar la decisión que se encuentra doblemente sellada en el olvido. El hecho de que no te acuerdes no es más que la señal de que esa decisión todavía está en vigor, en cuanto que eso es lo que deseas. Ej-136.3-5

Tienes la creencia de la separación. Una creencia sólo es una decisión que se ha vuelto inconsciente, ha sido empujada fuera de la mente. Así se fabrican las creencias, son sólo decisiones, decisiones de separarse de Dios. Esa decisión se oculta y todas las demás decisiones y maniobras se encuentran "doblemente selladas en el olvido". La mente no quiere recordar a Dios. Está aterrorizada de Dios. Todas sus creencias y decisiones forman parte de una maniobra dilatoria, o una defensa en contra de volver a cuestionar esa decisión original. Eso es lo que la mente quiere olvidar. Cree que se ha separado de Dios de verdad, y quiere olvidarse de ello. Cree que está en guerra con Dios de verdad, pero no quiere acordarse de ello. Dice: "Olvídate de la batalla", M-17.6 olvídate del tamaño y la fortaleza del "enemigo". Cree de verdad que Dios es un enemigo vengativo que va a venir a ajustarle las cuentas por el mal que realmente ha hecho. Así que tanto si se trata de si alguien coopera, o es respetuoso, o hace las cosas "bien", todo lo que hay en la superficie forma parte de una pantalla de humo hecha para intentar olvidar.

Participante: No querer confiar en el Espíritu Santo es lo mismo que no querer estar equivocado sobre cómo creo que me separé de Dios.

David: O estás equivocado o tienes razón sobre el mundo entero tal como lo montaste. Si tienes razón sobre el mundo entero entonces también tienes razón sobre el pequeño e insignificante tú. A eso es a lo que se reduce todo en realidad. La mente quiere tener razón, la mente engañada quiere tener razón sobre lo que cree que es, lo cual incluye al cosmos entero tal como lo ha urdido. "Lo único que necesitas hacer es ver el problema tal como es, y no de la manera en que lo has urdido". T-27.VII.2 La manera en que está urdido es que hay un mundo externo a ti, las ideas han abandonado su fuente, hay un mundo de dualidad, conflicto y competición. Parece que eres diminuto, deficiente y sin ningún valor. El problema no se ve como lo que es: una creencia falsa de la mente. Ahora todas las soluciones que la mente busca son soluciones del mundo, incluyendo cosas como tu "sólo estoy haciendo una pequeña petición, todo lo que pido es que...".

David: Puedes notar que realmente no es una petición por la carga emocional que le pones. Es una exigencia. Es inconcebible pensar en Jesús completamente despierto, haciendo una petición a uno de sus apóstoles y poniéndole carga emocional a si dice que sí o que no. Te lo imaginas diciendo: Tú eres mi apóstol, ¿sabes lo que te acabo de decir que hagas? ¿Sabes con quién estás hablando? Tu sabes que sería absurdo pensar que Jesús lo hiciese, porque eso sería una exigencia en lugar de una sugestión o una petición. Si haces una sugestión y le das carga emocional cuando parece que esa sugestión no se lleva a cabo, o sientes que alguien está violando algo, o causando un daño irreparable porque no le presta atención a tu sugestión, entonces necesitas dar media vuelta y mirar a tu propia mente. ¿Es esto una petición de verdad o es una exigencia?

Participante: Tengo que cuestionar si siempre hay deseo de que se haga caso de mis peticiones. Creo que siempre hay deseo de que se haga caso. ¿Qué sentido tiene pedir algo si no es porque crees que lo quieres? No tiene ningún sentido.

David: Se sabe cuando las peticiones se han hecho por medio de ti en lugar de por ti, por así decirlo. Las peticiones son muy útiles cuando no vienen de una toma de postura personal. Las peticiones que se hacen por medio de ti no tienen carga emocional.


Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS