Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

MODIFICAR PATRONES DE COMPORTAMIENTO
Terapias Cognitivas

 

Terapias Alternativas - Modificar Patrones de Comportamiento: "Terapias Cognitivas"

 

 

En cierta medida, el término “terapia cognitiva” es poco apropiado ya que en realidad este tipo de terapias comprende una gran variedad de técnicas que se cimientan en principios básicos similares aunque varíe el orden de prioridades en lo que respecta al resultado. Los límites entre ellas no son claros y, probablemente, los psicoterapeutas experimentados echen mano de varias terapias distintas en beneficio del paciente.

Todas las terapias cognitivas se basan en la suposición de que las causas de los problemas emocionales y de conducta son debidas a la percepción que tenemos de nosotros mismos y de los demás, así como de los sucesos que las originan, y no a los sucesos en sí. Las experiencias de la infancia pueden ser importantes, pero sólo en la medida en que afectan a nuestras creencias actuales acerca de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Por lo tanto, la terapia se propone alterar el sistema de creencias del paciente de forma que los problemas se resuelvan.

Las técnicas cognitivas suelen ser de corta duración y estar muy dirigidas a conseguir la solución de los problemas, así como a actuar de guía orientativa a largo plazo. Estas técnicas también comparten con las terapias humanistas la confianza en el poder de la mente.

La terapia cognitivo-analítica

Este enfoque se inspira en las técnicas psicoanalíticas como en las cognitivas. Acepta la importancia del inconsciente y fomenta el desarrollo de la relación de “transferencia” entre el terapeuta y el paciente, pero se desarrolla dentro de un marco centrado y estructurado que concede especial importancia al hecho de ayudar al paciente a comprender los orígenes de sus actitudes y creencias, así como el efecto que éstas ejercen en la actualidad, de modo que el terapeuta pueda trabajar junto con el paciente para cambiarlas. El tratamiento suelo durar varios meses.

La terapia cognitivo-conductista

Esta terapia nació de la terapia conductista durante las décadas de 1960 y 1970, principalmente en Estados Unidos, y fue desarrollada por psicólogos clínicos más que por psicoterapeutas. Un elemento clave de esta terapia es el conocido como “reestructuración cognitiva”, en el cual se pide a los pacientes que cuestionen y modifiquen su actitud básica frente a la vida. Los pensamientos contraproducentes y autodestructivos deben ser sustituidos por otros, de cariz positivo, mientras que los problemas específicos han de ser tratados en el contexto general.

La implicación del paciente en el proceso es de vital importancia para el éxito de la terapia. Si consultas a un terapeuta cognitivo-conductista, éste establecerá unos objetivos y te mandará algunos “deberes” para lograrlos. En la terapia cognitiva-conductista se emplean técnicas de la terapia conductista, como la relajación y la insensibilización. El tratamiento puede finalizar en tan sólo tres meses con sesiones semanales de 50 minutos.

Terapia conductista emotiva-racional

La terapia conductista emotiva-racional (TCER) es similar en muchos aspectos a la terapia cognitiva conductista y fue desarrollada en 1955 por el psicoterapeuta americano Albert Ellis. Sus seguidores creen que la mayoría de los trastornos emocionales son el resultado de unas creencias irracionales o perjudiciales. Emplean la técnica llamada “debate” para ayudar a sus pacientes a cuestionar sus actitudes y expectativas, y a sustituir aquellas que son erróneas o negativas por nuevas actitudes más positivas y productivas. Por ejemplo, mucha gente tiene expectativas poco realistas de sí mismos, y se sienten culpables y avergonzados cuando no consiguen estar a la altura de éstas. El terapeuta de TCER enseña a sus pacientes (o “alumnos”) a reconocer sus propios puntos fuertes y débiles y, de este modo, a confeccionar una imagen más racional y positiva de sí mismos.

Si consultas a un terapeuta de TCER, éste te animará a que experimentes pensamientos alternativos y posiblemente te hará participar en ejercicios “para enfrentarte a la vergüenza” o te sugerirá realizar “tareas” pensadas para la reestructuración cognitiva. Las técnicas conductistas, como la concesión o privación de recompensas, pueden emplearse para garantizar tu implicación en la terapia. El tratamiento puede ser individual o en grupo, y es probable que se prolongue durante varios meses de sesiones semanales.

Terapia de la realidad

Al igual que otros tipos de terapia cognitiva, la terapia de la realidad, desarrollada por el psicólogo norteamericano William Glasser, está basada en la idea de que el trastorno emocional se produce por un sistema de pensamiento erróneo o inadaptado. Los terapeutas de la realidad opinan que la conducta humana está diseñada para satisfacer cinco necesidades básicas: la supervivencia, la necesidad de pertenencia, el deseo de poder y las necesidades de libertad, placer y entretenimiento.

Cuando nuestro comportamiento fracasa en satisfacer estas necesidades básicas, tendemos a asumir lo que se conoce como “sentimiento de fracaso”, que conduce a la debilidad, falta de responsabilidad, depresión, ansiedad, así como otros problemas emocionales.

 

La terapia está diseñada para hacer que las personas tomen conciencia de su responsabilidad ante sus propias acciones y para que reconozcan los errores en sus patrones de conducta y creencias, ayudándoles a satisfacer las cinco necesidades básicas. Una vez han aceptado que tienen la posibilidad de libre elección, el terapeuta les guiará en la exploración de formas mejores de conducta y percepción. En última instancia, estas terapias están diseñadas para conseguir un “sentimiento de éxito” y para resolver los sentimientos de incapacidad, frustración o desesperación. El tratamiento puede prolongarse durante varios meses y requiere un compromiso considerable por parte del paciente.

Terapia de construcción personal

Esta forma de terapia cognitiva fue diseñada en la década de 1950 por el psicólogo estadounidense George Kelly. Se basa en la teoría de que las personas no percibimos el mundo tal cual es, sino como nosotros lo construimos a partir de nuestra experiencia personal. Nuestro comportamiento no es una respuesta a la realidad sino a nuestro “mundo” particular. Por lo tanto, si nuestro comportamiento produce trastornos emocionales o mentales, es a causa de una visión del mundo equivocada. Kelly desarrolló un cuestionario, el repertorio personal, donde cada individuo anota sus construcciones particulares. También diseñó algunos métodos terapéuticos, de los cuales el más conocido es la terapia del “rol fijo”, en la que el paciente adopta formas de conducta distintas a las habituales.

La terapia está pensada para ayudar al paciente a reestructurar su visión del mundo. El tratamiento comienza con un cuestionario, diseñado para analizar de forma exhaustiva sus expectativas, creencias, pensamientos y opiniones sobre sí mismo y sobre el mundo. De esta manera se pretende identificar el origen de los problemas y se analizan las expectativas, necesidades y deseos. Después se emplean técnicas cognitivas y conductistas para mostrar a la persona formas de percepción y reacción alternativas. Por ejemplo, es posible que el terapeuta te pida que durante una semana te comportes y pienses como alguien totalmente diferente. Al final del tratamiento, deberás haber construido tu imagen del mundo, de tal forma que puedas sentirte cómodo con él.

Terapia breve para la resolución de problemas

En los casos en que existe un problema muy específico, la terapia breve para la resolución de problemas ofrece una forma rápida de tratamiento. El terapeuta discutirá contigo las características del problema y, a la vista de tus puntos fuertes y débiles, te sugerirá la mejor forma de enfrentarte con el problema. En las dos sesiones siguientes, se aplicarán las técnicas cognitivas y conductistas más idóneas y se te dará un plan de acción a seguir. Por último, en la sesión final, se tratará ante todo de analizar el progreso y de acordar las estrategias para el futuro.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES

«En el mundo interconectado y globalizado de hoy, es común y corriente que gentes de opiniones, creencias y razas diferentes vivan juntas. Es una cuestión de suma importancia entonces, que encontremos maneras de cooperar con los demás, unidos en el espíritu de la mutua aceptación y el respeto.»
S.S. Dalai Lama
«No estoy aquí para enseñar en un sentido convencional, estoy aquí para romper tu corazón, para destrozarlo y dejarlo en pequeños pedazos, para reducirlo hasta que se convierta en fertilizante, para que de ahí surjan tiernos capullos de claridad y nuevos árboles de compasión y tal vez incluso pequeños brotes de sorpresa, regados con tus lágrimas y sudor y nutridos con tu cálida presencia, y estarás tan ocupado cuidando a tus adorados recién nacidos que ni siquiera te quedará tiempo para recordar que alguna vez olvidaste cómo abrir tu corazón.»
Jeff Foster
«Eres espacio... Los pensamientos, imágenes, sensaciones, sonidos, sentimientos, son tus contenidos. Tus contenidos se mueven, cambian, se reacomodan constantemente, sin embargo, el espacio que eres siempre permanece en perfecta quietud. Nunca eres limitado, definido o contenido, integrado ni amenazado por tus contenidos, a los cuales abrazas amorosamente, como una madre abraza a su bebé recién nacido. Saber lo que realmente eres -ese abrazo incondicional a todo el contenido de este momento- es la verdadera alegría.»
Jeff Foster
«Mi dedicación consiste en ser útil a los 7 billones de seres humanos de este planeta, conjuntamente con las criaturas con las que lo compartimos. Si puedes, ayuda y sé útil a los demás, si no puedes, al menos no los lastimes, entonces, cuando todo termine, no sentirás arrepentimiento.»
S.S. Dalai Lama
«Este es un cuerpo temporal, pero lo Intemporal vive en él. El juego de la vida es ir más allá del yo superficial y encontrar la sabiduría no dual y la unidad-amor, el cual es Realidad Intemporal. Es aquí dentro la cueva de tu propio corazón. Cuida al cuerpo, pero no lo adores. Adora a aquél que habita dentro de tu corazón.»
Mooji
«Si quieres ir hasta el final, arrójalo todo. Y justo ahí hay un gozo, una libertad, una luz. Despluma todo a la nada. Arroja tus apegos, tus deseos, tus necesidades e inmediatamente estarás en un estado de frescura total, integridad total. Todo ser humano debería hacer esto de vez en cuando. El buscador serio desarrolla esta despiadada actitud para liberar su mente del colesterol de la identidad egoica. Sé tan vacío y verás que el vacío es totalidad. Y mientras más lo hagas, más disfrutarás el sin esfuerzo de todo. Ignora la voz del intérprete, del periodista del contador o del matemático por un momento y no lo querrás de vuelta. Si quieres llegar hasta el final, arrójalo todo.»
Mooji
«Cuando dejas completamente de esperar una historia mejor, o mejores emociones, o mejores circunstancias, entonces la mente está abierta a indagar hacia aquello que está presente, ahora y siempre, y en paz de manera natural.»
Gangaji
«Cuando podemos reconocer que el alma madura de forma natural y algunas veces con dolor, podemos estar más dispuestos a abrirnos a lo que sea que estemos sintiendo. Podemos parar nuestro proceso de autoprotección y, en vez de eso, autoindagar. Si no nos resistimos a lo que sea que estamos experimentando, entonces la dulzura subyacente de la vida se encuentra incluso en los momentos más amargos.»
Gangaji
«Sufriste en exceso por tu ignorancia. Cargaste tus trapos para un lado y otro. Ahora quédate aquí. En verdad, somos una sola alma, tu y yo. He aquí el sentido profundo de mi relación contigo, porque no existe, entre tú y yo, ni yo, ni tú...»
Rumi
«La observación de sí acarrea ciertos cambios en los procesos internos del hombre… Al observarse arroja, por así decirlo, un rayo de luz sobre sus procesos internos, que hasta entonces trabajaban en completa oscuridad. Y bajo la influencia de esta luz, los mismos procesos comienzan a cambiar.»
George Gurdjieff