Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

MODIFICAR PATRONES DE COMPORTAMIENTO
Terapia Gestalt

 

Terapias Alternativas - Modificar Patrones de Comportamiento: "Terapia Gestalt"

 

 

Las terapias humanistas reflejan una tendencia significativa del pensamiento del siglo XX. Todas comparten, de una forma u otra, la creencia de que los trastornos psicológicos tienen su origen en un fracaso del individuo a la hora de realizarse en todo su potencial o en una falsa percepción o incapacidad de lograr el crecimiento personal. Todas afirman que la finalidad de la terapia es estimular a los pacientes a reintegrar sus personalidades, a ser más conscientes de sí mismos y de sus mundos, y a hacerse responsables de sus acciones.

Las experiencias pasadas, los motivos inconscientes, los miedos y los deseos son reconocidos sólo en la medida en que afectan a los pensamientos y sentimientos del “aquí y ahora”. El terapeuta no es una figura autoritaria, un profesor, un juez o un intérprete, sino un compañero cordial y comprensivo, cuya relación con el paciente es de respeto mutuo.

LA TERAPIA GESTALT

El término “Gestalt” significa en alemán “el todo”. Uno de los dogmas centrales de la psicología Gestalt es que las personas no percibimos el mundo como una serie de partes inconexas, sino como un mosaico de experiencias, personas y sucesos entrelazados. En la Gestalt, el todo es siempre la suma de las partes.

La psicología Gestalt, que se hizo popular en Europa en la primera mitad del siglo XX, se oponía al enfoque mecanicista que seguía la escuela conductista estadounidense de Watson y Skinner. Los psicólogos de la Gestalt se interesaron sobre todo por la percepción y el pensamiento y no por el condicionamiento estímulo-respuesta, considerando muchos aspectos de la percepción, la memoria y los procesos de aprendizaje como “entidades completas en sí mismas” (“un todo”) que no podían descomponerse en elementos más pequeños. Según esta idea, cuando la persona aprende algo, cambia toda la percepción del entorno. Los psicólogos de la Gestalt fueron los que emitieron ideas como la de la “disposición mental” (una determinada disposición hacia la realización de ciertos procesos mentales antes que hacia otros) e intentaron definir las leyes de la organización perceptiva.

En los Estados Unidos de los años 40, Frederick (“Fritz”) y Laura Perls comenzaron a aplicar los conceptos gestálticos a la psicoterapia, haciendo una síntesis entre la “introspección” europea y los valores norteamericanos para producir una terapia antiintelectual y de confrontación. Unos veinte años después crearon el Esalen Institute en la costa sur de California, el cual, a lo largo de una turbulenta década, se convertiría en el centro posiblemente más prestigioso e innovador en psicoterapia de todo el mundo. Aunque quizás el auge de la Gestalt ha decaído, todavía es ampliamente practicada, mientras que su influencia y las técnicas desarrolladas en su seno, todavía están presentes en la mayoría de las escuelas humanistas.

La teoría Gestalt

La teoría de la personalidad gestáltica es compleja y a menudo difícil de comprender. Básicamente, la Gestalt considera el “yo” como una entidad orgánica que interactúa con el entorno y es a la vez parte de él: el mundo como un todo. El yo sólo puede tener identidad propia diferenciándose a sí mismo del mundo exterior y estableciendo el límite entre el yo y el “no yo”, entre el “yo” y el “tú”.  Como todo organismo, el yo existe gracias a los nutrientes que toma de su entorno. El crecimiento personal depende del reconocimiento de lo que es nutritivo y de lo que es nocivo o tóxico, lo que a su vez requiere una toma de conciencia del Gestalt (“el todo”), la imagen completa del medio y de la relación que la persona establece con él.

Mantener los límites

Los problemas surgen cuando el crecimiento personal se distorsiona debido a perturbaciones en la frontera. Si las fronteras o límites se hacen muy rígidos, el individuo se aísla, aliena y difumina, pudiendo volverse demasiado dependiente e incapaz de asumir responsabilidades o de realizar cosas.

Los problemas también pueden aparecer como resultado de una falta de toma de conciencia del entorno como “un todo”. Normalmente, el entorno es percibido como un trasfondo sobre el cual, de tanto en tanto, se destacan ciertos acontecimientos y experiencias para ocupar el primer plano. Una vez resuelto el problema del primer plano, tales acontecimientos y experiencias se funden de nuevo con el trasfondo hasta que vuelve a destacarse un nuevo tema. Si el problema del primer plano no se trata de forma satisfactoria, no se integrará con el trasfondo (entorno) y continuará ocupando el primer plano en detrimento de otros temas que requerirían atención. De este modo, si los temas que destacan en el primer plano pasan demasiado rápido al trasfondo, quedan sin resolver, y si lo hacen con exagerada lentitud, se acumulan en dicho primer plano.

Aquí y ahora

 

En una persona sana, la “Gestalt” varía constantemente como resultado del cambio de los acontecimientos externos y de las necesidades internas. Por consiguiente, lo que importa es el “aquí y ahora”, y no el pasado o el futuro. Tanto el pasado como el futuro afectan a nuestras percepciones, pero deben formar parte de la percepción de nuestra situación actual, vivir en el pasado o en el futuro es una distorsión de la Gestalt. De manera similar, lo importante es lo que queremos en ese momento y cómo estamos intentando conseguirlo, y no nuestra interpretación o racionalización de los hechos. El hecho de permitir que nuestro comportamiento sea determinado por el “debería”, es un intento de ajustarnos a una determinada imagen en lugar de percibirnos a nosotros mismos como somos en realidad.

Finalmente, por sus fundamentos existencialistas, la psicología Gestalt propone que todos somos libres de elegir y que necesitamos aprender a vivir nuestras vidas según nuestras propias necesidades en lugar de luchar por cumplir los deseos y esperanzas de los demás.

VISITA A UN TERAPEUTA GESTALT

En la terapia Gestalt, el paciente y el terapeuta están en un mismo nivel. La función del terapeuta es facilitar y representar el diálogo entre el “yo” y el “tú”, ayudando a que el paciente defina los límites de su individualidad y explore la forma de responder a las interacciones con los otros o con el mundo en general. El terapeuta no asume la responsabilidad ni dirige al paciente, ya que ello sería contraproducente al incapacitar o impedir que el paciente adquiera su responsabilidad como individuo. Es tarea del paciente decidir qué áreas de su personalidad necesita explorar o “trabajar”. Gran parte de la terapia puede consistir en el diálogo, en el cual destacan la observación y la conciencia del lenguaje corporal. Pero también existen muchas otras técnicas orientadas a eliminar las cuestiones no resueltas del primer plano y a aumentar la toma de conciencia.

Quizás una de las aportaciones más conocidas de la Gestalt es la técnica de la “silla vacía”. El terapeuta anima al paciente a imaginar que  en la silla vacía está sentada la persona o cuestión con la que tiene un conflicto no resuelto y luego a entablar con ella una conversación, como si la persona o cuestión estuvieran presentes. Después se le anima a que cambie de lugar y ocupe el lugar de la silla vacía, con el fin de poder representar los dos lados del conflicto. En este ejercicio pueden liberarse emociones profundas e insospechadas.

Otra técnica empleada por los terapeutas gestálticos consiste en alentar al paciente para que golpee sillas o sofás con palos acolchados, el objetivo es que éste pueda experimentar emociones de rabia o frustración.

Una técnica que también utiliza la Gestalt es la llamada “terapia maratón”, en la que los participantes realizan la terapia en grupo durante dos días y dos noches seguidos sin dormir. Otra opción menos extrema de la Gestalt consiste en “grupos de encuentro” que tienen como objetivo profundizar en la conciencia de uno mismo a través de la interacción emocional y física con otros miembros del grupo, siempre bajo la supervisión del terapeuta.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES

«En el mundo interconectado y globalizado de hoy, es común y corriente que gentes de opiniones, creencias y razas diferentes vivan juntas. Es una cuestión de suma importancia entonces, que encontremos maneras de cooperar con los demás, unidos en el espíritu de la mutua aceptación y el respeto.»
S.S. Dalai Lama
«No estoy aquí para enseñar en un sentido convencional, estoy aquí para romper tu corazón, para destrozarlo y dejarlo en pequeños pedazos, para reducirlo hasta que se convierta en fertilizante, para que de ahí surjan tiernos capullos de claridad y nuevos árboles de compasión y tal vez incluso pequeños brotes de sorpresa, regados con tus lágrimas y sudor y nutridos con tu cálida presencia, y estarás tan ocupado cuidando a tus adorados recién nacidos que ni siquiera te quedará tiempo para recordar que alguna vez olvidaste cómo abrir tu corazón.»
Jeff Foster
«Eres espacio... Los pensamientos, imágenes, sensaciones, sonidos, sentimientos, son tus contenidos. Tus contenidos se mueven, cambian, se reacomodan constantemente, sin embargo, el espacio que eres siempre permanece en perfecta quietud. Nunca eres limitado, definido o contenido, integrado ni amenazado por tus contenidos, a los cuales abrazas amorosamente, como una madre abraza a su bebé recién nacido. Saber lo que realmente eres -ese abrazo incondicional a todo el contenido de este momento- es la verdadera alegría.»
Jeff Foster
«Mi dedicación consiste en ser útil a los 7 billones de seres humanos de este planeta, conjuntamente con las criaturas con las que lo compartimos. Si puedes, ayuda y sé útil a los demás, si no puedes, al menos no los lastimes, entonces, cuando todo termine, no sentirás arrepentimiento.»
S.S. Dalai Lama
«Este es un cuerpo temporal, pero lo Intemporal vive en él. El juego de la vida es ir más allá del yo superficial y encontrar la sabiduría no dual y la unidad-amor, el cual es Realidad Intemporal. Es aquí dentro la cueva de tu propio corazón. Cuida al cuerpo, pero no lo adores. Adora a aquél que habita dentro de tu corazón.»
Mooji
«Si quieres ir hasta el final, arrójalo todo. Y justo ahí hay un gozo, una libertad, una luz. Despluma todo a la nada. Arroja tus apegos, tus deseos, tus necesidades e inmediatamente estarás en un estado de frescura total, integridad total. Todo ser humano debería hacer esto de vez en cuando. El buscador serio desarrolla esta despiadada actitud para liberar su mente del colesterol de la identidad egoica. Sé tan vacío y verás que el vacío es totalidad. Y mientras más lo hagas, más disfrutarás el sin esfuerzo de todo. Ignora la voz del intérprete, del periodista del contador o del matemático por un momento y no lo querrás de vuelta. Si quieres llegar hasta el final, arrójalo todo.»
Mooji
«Cuando dejas completamente de esperar una historia mejor, o mejores emociones, o mejores circunstancias, entonces la mente está abierta a indagar hacia aquello que está presente, ahora y siempre, y en paz de manera natural.»
Gangaji
«Cuando podemos reconocer que el alma madura de forma natural y algunas veces con dolor, podemos estar más dispuestos a abrirnos a lo que sea que estemos sintiendo. Podemos parar nuestro proceso de autoprotección y, en vez de eso, autoindagar. Si no nos resistimos a lo que sea que estamos experimentando, entonces la dulzura subyacente de la vida se encuentra incluso en los momentos más amargos.»
Gangaji
«Sufriste en exceso por tu ignorancia. Cargaste tus trapos para un lado y otro. Ahora quédate aquí. En verdad, somos una sola alma, tu y yo. He aquí el sentido profundo de mi relación contigo, porque no existe, entre tú y yo, ni yo, ni tú...»
Rumi
«La observación de sí acarrea ciertos cambios en los procesos internos del hombre… Al observarse arroja, por así decirlo, un rayo de luz sobre sus procesos internos, que hasta entonces trabajaban en completa oscuridad. Y bajo la influencia de esta luz, los mismos procesos comienzan a cambiar.»
George Gurdjieff