Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

MODIFICAR PATRONES DE COMPORTAMIENTO
Terapia de Movimientos de Danza

 

Terapias Alternativas - Modificar Patrones de Comportamiento: "Terapia de Movimientos de Danza"

 

A lo largo de la historia, los hombres y las mujeres han utilizado la danza no sólo con fines rituales, sino como un método de expresión y como vínculo asociativo de la comunidad. La terapia con la danza es una forma de expresar ideas y emociones a través del movimiento, que se ha desarrollado desde la primera guerra mundial hasta convertirse en una terapia auxiliar de la medicina convencional. Ha demostrado su validez en el tratamiento de trastornos psíquicos y de comportamiento, dificultades en el aprendizaje y discapacidades físicas. Por ello, la terapia con la danza es ampliamente utilizada en los hospitales y clínicas estadounidenses y está siendo aceptada cada vez con más frecuencia en Europa.

 

La danza es uno de los medios de expresión básicos de los estadounidenses y siempre lo ha sido, ya sea en forma de complicados pasos, como en las danzas celtas tradicionales, o en los menos rigurosos bailes de la lluvia y de la guerra de los indios americanos. El coreógrafo Rudolf Laban, comprendió claramente este concepto y el vínculo entre los bailes del folclore y la terapia de la danza actual. Laban (1879-1958), nacido en Bratislava, Eslovenia, dedicó su vida a lo que posteriormente se llamaría “el arte del movimiento”. Además de crear un sistema de notación coreográfica que todavía se utiliza hoy en día, animó a comunidades enteras a participar en “teatros de Danza”, pues estaba persuadido de su beneficioso efecto espiritual, psicológico y emocional. En este sentido, los fundamentos de Laban reflejaban las ideas de Jung sobre la expresión del movimiento y su valor psicológico. Laban creó también un conjunto de academias de danza en las cuales se instruía a los bailarines profesionales, atletas y terapeutas sobre tales principios.

La evolución de la terapia por la danza

Laban, que trabajaba como director de coreografía de la ópera de Berlín antes del estallido de la segunda guerra mundial, se vio obligado a abandonar la Alemania nazi y establecerse en Gran Bretaña, donde continuó su obra. Mientras tanto, en 1940, en Washington, algunos psiquiatras descubrieron que los pacientes que asistían a las clases de danza impartidas por Marian Chace mejoraban de forma notable. Posteriormente, Chace recibió la propuesta de dar clases en el hospital a pacientes que con anterioridad habían sido considerados demasiado perturbados para participar en otras actividades de grupo y aplicó su terapia en el tratamiento de la esquizofrenia. Por esa época, en California, una bailarina llamada Trudi Schoop, comenzó a impartir clases a pacientes con trastornos mentales.

La terapia con la danza aumentó su popularidad durante las décadas siguientes y en el año 1966, se fundó la American Dance Therapy Association  (ADTA). Ésta comenzó a impartir cursos de formación especializada en terapia con movimientos de danza en la universidad, con un programa psicoterápico teórico y práctico que incluía kinesiología (el estudio de los músculos y el movimiento humano) y estudios sobre el desarrollo humano y las enfermedades, así como de danza y movimiento. En la actualidad esta asociación, con un código deontológico propio, cuenta con un colectivo de profesionales cualificados que trabajan en hospitales psiquiátricos.

¿EN QUÉ CONSISTE LA TERAPIA DE MOVIMIENTOS DE DANZA?

La ADTA define esta terapia como “el empleo psicoterapéutico del movimiento corporal en un proceso que aumenta la integración física, cognitiva y emocional del individuo”. Esta definición se basa en la idea de que los movimientos de cada individuo dependen de su personalidad y estado mental y que, modificando los patrones de movimiento, el terapeuta puede incidir sobre el estado de ánimo del paciente y su funcionamiento mental y físico.

Esta idea puede parecer inverosímil a primera vista, sin embargo, es fácil comprobar cómo en los niños los movimientos no están reprimidos, denotando claramente excitación, alegría, tristeza, etc. Esta ruptura entre emoción y expresión corporal que presentan los adultos, se debe a las normas sociales que se van imponiendo durante la adolescencia y la primera etapa de la edad adulta. Con todo, este vínculo pervive en nosotros, y la mayoría de las personas reconoce la existencia de un lenguaje corporal, no importa lo inconsciente y sutil que éste pueda ser, y que tal lenguaje es un medio de comunicación importante, tanto en términos de emisión como de recepción de información.

Con el objetivo de reavivar este sentido reprimido, los terapeutas utilizan el ritmo y la música. A menudo, el movimiento se emplea para eludir la mente consciente y establecer comunicación con el inconsciente, utilizando la parte emocional del cerebro. La finalidad es expresar las emociones ocultas de una forma no verbal a través de la danza y el movimiento. Los movimientos del paciente se analizan para detectar posibles problemas emocionales en su inconsciente y, en caso afirmativo, el terapeuta lo anima para que los desvele de forma más detallada. Al avanzar en el tratamiento terapéutico, el paciente será capaz de explorar cualquier problema y profundizarlo hasta lograr enfrentarse a él en términos de conciencia. Aparte de los problemas emocionales, la terapia de movimientos de danza sirve para muchas otras cosas, pues imprime vitalidad, mejora la autoestima, promueve la agilidad corporal de las personas mayores y permite expresar sentimientos como el miedo o la tristeza. También ayuda a los individuos de bajo coeficiente intelectual en el aprendizaje y a desarrollar la capacidad de relacionarse con los demás.

Esta terapia se suele combinar con la ocupacional y la fisioterapia para potenciar la autoestima. Incluso los discapacitados físicos pueden beneficiarse de ella, ya que les permite mejorar su operatividad con la postura y el movimiento.

VISITA AL EXPERTO

Debido al importante papel que la terapia de movimientos de danza desempeña en la medicina ortodoxa, suele ser el médico quien envía a ciertos pacientes al terapeuta especializado. No obstante, algunos terapeutas acreditados también reciben en consulta privada.

Las sesiones pueden realizarse de forma individual o en grupo. Las sesiones en grupo pueden resultar más útiles en el caso de ancianos y personas que tienen problemas de aprendizaje o trastornos psíquicos, ya que en el primer caso crean un sentimiento de camaradería y en el segundo potencian la capacidad de relacionarse con los demás. Las sesiones individuales son más adecuadas en caso de personas con problemas emocionales.

Un tratamiento completo puede durar de seis semanas a varios años. Cada sesión comienza con un precalentamiento corporal para evitar posibles lesiones en músculos y tendones, así como un sondeo por parte del terapeuta para ver cómo se expresan los pacientes a través de la danza, utilizando a menudo para ello la notación coreográfica ideada por Rudolf Laban. En ocasiones, en esta primera etapa se utilizan patrones de danza muy formalizados, aunque algunos terapeutas prefieren que los pacientes efectúen movimientos espontáneos, los cuales serán de mucha utilidad para, por ejemplo, interpretar un sueño.

Para animar a los pacientes a exteriorizar sus emociones más íntimas se emplean diversas técnicas, la más importante de las cuales es la del “espejo” de Laban. En ella el terapeuta “refleja” los movimientos del paciente, imitándolos y acentuándolos, estimulando así que el paciente exprese a través de la danza y de forma más plena sus emociones. La teoría fundamental es que la emoción se expresa a través del cuerpo como una sensación física y que al animar al paciente a que no “reprima” sus movimientos, las sensaciones iniciales “fluyen libremente” y se hacen paulatinamente más intensas, hasta lograr poner al descubierto la emoción subyacente. Después de la sesión, el terapeuta comenta la experiencia ayudando al paciente a enfrentarse con la raíz de su problema.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES

«En el mundo interconectado y globalizado de hoy, es común y corriente que gentes de opiniones, creencias y razas diferentes vivan juntas. Es una cuestión de suma importancia entonces, que encontremos maneras de cooperar con los demás, unidos en el espíritu de la mutua aceptación y el respeto.»
S.S. Dalai Lama
«No estoy aquí para enseñar en un sentido convencional, estoy aquí para romper tu corazón, para destrozarlo y dejarlo en pequeños pedazos, para reducirlo hasta que se convierta en fertilizante, para que de ahí surjan tiernos capullos de claridad y nuevos árboles de compasión y tal vez incluso pequeños brotes de sorpresa, regados con tus lágrimas y sudor y nutridos con tu cálida presencia, y estarás tan ocupado cuidando a tus adorados recién nacidos que ni siquiera te quedará tiempo para recordar que alguna vez olvidaste cómo abrir tu corazón.»
Jeff Foster
«Eres espacio... Los pensamientos, imágenes, sensaciones, sonidos, sentimientos, son tus contenidos. Tus contenidos se mueven, cambian, se reacomodan constantemente, sin embargo, el espacio que eres siempre permanece en perfecta quietud. Nunca eres limitado, definido o contenido, integrado ni amenazado por tus contenidos, a los cuales abrazas amorosamente, como una madre abraza a su bebé recién nacido. Saber lo que realmente eres -ese abrazo incondicional a todo el contenido de este momento- es la verdadera alegría.»
Jeff Foster
«Mi dedicación consiste en ser útil a los 7 billones de seres humanos de este planeta, conjuntamente con las criaturas con las que lo compartimos. Si puedes, ayuda y sé útil a los demás, si no puedes, al menos no los lastimes, entonces, cuando todo termine, no sentirás arrepentimiento.»
S.S. Dalai Lama
«Este es un cuerpo temporal, pero lo Intemporal vive en él. El juego de la vida es ir más allá del yo superficial y encontrar la sabiduría no dual y la unidad-amor, el cual es Realidad Intemporal. Es aquí dentro la cueva de tu propio corazón. Cuida al cuerpo, pero no lo adores. Adora a aquél que habita dentro de tu corazón.»
Mooji
«Si quieres ir hasta el final, arrójalo todo. Y justo ahí hay un gozo, una libertad, una luz. Despluma todo a la nada. Arroja tus apegos, tus deseos, tus necesidades e inmediatamente estarás en un estado de frescura total, integridad total. Todo ser humano debería hacer esto de vez en cuando. El buscador serio desarrolla esta despiadada actitud para liberar su mente del colesterol de la identidad egoica. Sé tan vacío y verás que el vacío es totalidad. Y mientras más lo hagas, más disfrutarás el sin esfuerzo de todo. Ignora la voz del intérprete, del periodista del contador o del matemático por un momento y no lo querrás de vuelta. Si quieres llegar hasta el final, arrójalo todo.»
Mooji
«Cuando dejas completamente de esperar una historia mejor, o mejores emociones, o mejores circunstancias, entonces la mente está abierta a indagar hacia aquello que está presente, ahora y siempre, y en paz de manera natural.»
Gangaji
«Cuando podemos reconocer que el alma madura de forma natural y algunas veces con dolor, podemos estar más dispuestos a abrirnos a lo que sea que estemos sintiendo. Podemos parar nuestro proceso de autoprotección y, en vez de eso, autoindagar. Si no nos resistimos a lo que sea que estamos experimentando, entonces la dulzura subyacente de la vida se encuentra incluso en los momentos más amargos.»
Gangaji
«Sufriste en exceso por tu ignorancia. Cargaste tus trapos para un lado y otro. Ahora quédate aquí. En verdad, somos una sola alma, tu y yo. He aquí el sentido profundo de mi relación contigo, porque no existe, entre tú y yo, ni yo, ni tú...»
Rumi
«La observación de sí acarrea ciertos cambios en los procesos internos del hombre… Al observarse arroja, por así decirlo, un rayo de luz sobre sus procesos internos, que hasta entonces trabajaban en completa oscuridad. Y bajo la influencia de esta luz, los mismos procesos comienzan a cambiar.»
George Gurdjieff