Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

PARA EXPERIMENTAR NUESTRA NATURALEZA ESPIRITUAL E INMORTAL
Meditación

 

Terapias Alternativas - Para Experimentar nuestra Naturaleza Espiritual e Inmortal: "Meditación"

 

La palabra “Meditación” se utiliza muy a menudo, aunque muchas veces de forma errónea. La meditación es un estado del ser en el mismo sentido en que lo es el sueño. No se puede practicar la meditación más de lo que se practica el sueño; o se está dormido o no, como sabe bien todo insomne.

Cuando una persona practica la meditación, lo que hace en realidad es practicar la concentración. Participa en la actividad continua de dirigir la mente hacia un solo centro de atención. Al dirigir la atención hacia un solo punto, de una forma suave pero persistente, la mente se vacía de pensamientos y la persona puede caer en un estado de meditación. Esta práctica exige esfuerzo consciente para volver a centrar la atención cada vez que la mente se haya distraído.

No es insólito que los principiantes se sientan frustrados por el proceso, al ver que las otras personas tienen mentes sumisas y cooperadoras, y están dispuestas a guardar silencio en cuanto se lo pidan.

Por el bien de la exactitud, algunos maestros se refieren a la meditación como “estar sentado”: “estoy sentado durante una hora cada día”. Al decir “estoy sentado”, en lugar de “medito”, se alivian las expectativas de logro que pudieran interferir en el proceso. La práctica regular actúa para reforzar el objetivo y una preparación para la quietud, que es el terreno más fértil para la meditación.

Existen muy buenas razones, tanto espirituales como físicas, que explican por qué la práctica de la meditación es casi universal, tanto a lo largo de la historia como en las principales culturas y religiones del mundo. A través de la meditación podemos experimentar el “todo” que, según afirmaba el psicoanalista suizo Carl Jung, era la fuerza motriz de las necesidades y deseos humanos.

Los efectos de la meditación sobre ciertos procesos fisiológicos, como el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, la secreción hormonal, las ondas cerebrales y la respiración, han sido exhaustivamente estudiados y demostrados. Así, por ejemplo, durante la meditación, el cerebro produce más ondas alfa, las cuales estimulan el predominio de la sección parasimpática del sistema nervioso autónomo, asociada a estados de calma y receptividad. Las ondas alfa desconectan los mecanismos de respuesta, como la agresividad o la huida, que se ponen en marcha frente a una situación de estrés real o imaginaria.

La meditación parece una cosa sencilla. No requiere un equipo especial y se puede practicar a cualquier hora y en casi todas las circunstancias. Sin embargo, no es, ni mucho menos, una cosa fácil. La mayoría de nosotros no estamos acostumbrados de forma voluntaria a limpiar nuestra mente de pensamientos y sentimientos. Por este motivo, al igual que en muchas otras terapias, nada mejor que iniciarse en esta práctica con un profesor experimentado.

¿QUÉ ES LA MEDITACIÓN?

Existen muchos tipos de meditación. Así, por ejemplo, en manos de un practicante experimentado de yoga, de ayurveda o de tai chi chuan, la meditación se convierte en una disciplina que tiene como meta la “unidad” con la energía universal, fundamento de la creación. En estos casos, la meditación actúa transformando la energía física en energía espiritual.

En otras tradiciones, de carácter más terapéutico, la meditación se utiliza de una forma muy dirigida y con un propósito muy definido. En hipnoterapia, por ejemplo, las técnicas de meditación sirven para inducir un estado similar al trance, básicamente idéntico al de la meditación profunda, donde la mente se torna más receptiva a la sugestión y a las opciones que tienen un efecto beneficioso sobre nuestras actitudes y comportamientos.

La visualización tiene unos objetivos similares y utiliza la capacidad de la mente para la imaginación. En la cromoterapia, la meditación se halla estrechamente ligada al poder terapéutico del color y a sus efectos curativos sobre el aura. Tanto en el entrenamiento autógeno como en el bio-feedback, se usan técnicas de meditación para ganar conciencia y control sobre los procesos fisiológicos de nuestro cuerpo.

La meditación es asimismo un aspecto importante de la terapia de flotación y de otras formas de relajación profunda. También existen prácticas de meditación que se realizan caminando o efectuando otras actividades cuyos movimientos rítmicos potencian la concentración.

Aunque las diferentes técnicas de meditación se suelen enseñar en escuelas distintas, todas ellas tienen en común centrar mucho la mente en un solo pensamiento y así expandir la conciencia, conseguir una mayor claridad perceptiva y experimentar una sensación de “apertura”.

Es difícil definir la diferencia entre meditación, concentración y contemplación, porque  el término “meditación” se suele utilizar indistintamente para referirse a cualquiera de ellos.

A grandes rasgos la meditación se podría definir como una actividad que elimina los estímulos externos de la mente alcanzando de ese modo un estado de serenidad y alerta relajada o toma de conciencia. Si durante la meditación sobrevienen pensamientos, no han de ser enjuiciados. Así, los pensamientos que llegan a la mente se “disuelven” sin que haya elaboración conceptual alguna, o sea, se ve sencillamente una zanahoria sin entrar en disquisiciones sobre qué es, cómo sabe o lo que hace o deja de hacer.

Algunos consideran que el verdadero estado de meditación es un lugar donde existe un tipo de intuición, inseparable de la conciencia universal, por la cual nosotros y todas las cosas somos parte de un mismo “todo”. Esto se ha definido como “percepción absoluta”, más allá del deseo personal, donde es posible experimentar un cierto tipo de madurez y un amor incondicional. De cualquier forma que sea descrita, la meditación es un estado en el que las acciones que surgen están en armonía con el universo.

Los complejos sistemas de entrenamiento espiritual de muchas religiones, como el hinduismo o el budismo, se han construido sobre técnicas de meditación. De hecho, la meditación abarca muchas prácticas distintas.

LA HISTORIA DE LA MEDITACIÓN

La historia de la meditación coincide con el desarrollo de la mente en la evolución humana. La percepción de la propia conciencia permitió a los seres humanos aprender a controlar los pensamientos, la respiración y el cuerpo físico, a percibir a Dios, a experimentar la Verdad pura, a conocer la Luz clara, a distinguir el Ser, etc. La meditación es natural y segura. Sus beneficios se encuentran registrados en todas las grandes tradiciones espirituales del mundo y tenemos ejemplos de técnicas de meditación en ámbitos transculturales. En la literatura de la tradición del yoga se ofrecen muchos detalles para la instrucción e inspiración de la meditación.

Existen variedades de prácticas meditativas en el zen, el budismo tibetano, el taoísmo, el cristianismo y el islamismo.

CONTINUAR

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS