Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

PROFUNDIZAR CON LAS PRIMERAS LECCIONES

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "PROFUNDIZAR CON LAS PRIMERAS LECCIONES"



Del Libro de David Hoffmeister "Sosiega la Mente - De Regreso a Dios" (Unwind Your Mind - Back to God) - LIBRO II - Capítulo VII
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

Las lecciones 51-54 son un repaso de las veinte primeras lecciones del Libro de ejercicios. Utilicémoslas para mirar de cerca las primeras lecciones. La lección 1 empieza con la percepción, con lo que la mente engañada parece ver: "Nada de lo que veo significa nada". Las tres primeras lecciones tratan de la percepción distorsionada y entonces ¡BINGO! En la lección 4 se introduce por primera vez el pensar. Después se introduce el pasado en la lección 7:

Cuando me haya perdonado a mí mismo y haya recordado Quién soy, bendeciré a todo el mundo y a todo cuanto vea. No habrá pasado, y, por lo tanto, tampoco enemigos. Y contemplaré con amor todo aquello que antes no podía ver. Ej-52.2. (7).

La lección 8 combina el tiempo con el pensamiento: "Mi mente está absorbida con pensamientos del pasado". Esta lección habla tanto del pasado como del pensamiento: "Mi mente está absorbida con pensamientos del pasado". Los tres elementos principales con los que se trabaja son el tiempo, la percepción y el pensamiento: tres aspectos diferentes que siguen entretejidos.

Mi mente está absorbida con pensamientos del pasado. Veo únicamente mis propios pensamientos, y mi mente está absorbida con el pasado. Ej-52.3. (8).

Si sustituimos "mis propios pensamientos" por "pensamientos del ego", tenemos: "Veo únicamente pensamientos del ego, y mi mente está absorbida con el pasado". Esto significa que los pensamientos del ego son el pasado. Entonces, ¿qué puedo ver tal como es?

Permítaseme recordar que me fijo en el pasado para prevenir que el presente alboree en mi mente. Permítaseme entender que estoy tratando de usar el tiempo en contra de Dios. Permítaseme aprender a dejar atrás el pasado, dándome cuenta de que al hacer eso no estoy renunciando a nada. Ej-52.3. (8).

Consideremos la frase: "Permítaseme entender que estoy tratando de usar el tiempo en contra de Dios". Ese es el problema básico. La mente está intentando utilizar el tiempo contra Dios: todo lo que vamos a tratar será para aclarar qué es eso. El tiempo en sí mismo no es dañino, pero el tiempo utilizado para los propósitos del ego hace daño, en el sentido de que quita la tranquilidad de espíritu. El montaje del tiempo del ego es lineal, el ego le dice a la mente engañada que eres culpable en el pasado. El ego dice: Mírate como persona. Mira tu pasado. Mira todos los errores que has cometido. Mira todo lo que has hecho mal. Mira todo lo que has liado. Estás convicto. Eres culpable en el pasado. De eso no hay duda alguna, y a continuación quiere saltarse el presente y le dice a la mente: Y tu futuro va a ser tan malo como antes. Es un sistema cerrado. Se puede ver porqué habrá miedo al castigo, o miedo al dolor por venir en el futuro, si la mente escucha la creencia del ego en que el dolor y la culpabilidad fueron reales en el pasado. Quiere saltarse el presente y ver que va a haber más de lo mismo. Así usa el tiempo el ego. Se puede ver que si escuchas al ego sobre el tiempo, la culpabilidad se reforzará. Habrá miedo a las consecuencias futuras.

El Espíritu Santo no se salta el presente, el Espíritu Santo hace énfasis en el presente como el único aspecto valioso del tiempo, el único aspecto del tiempo que existe realmente.

No veo nada tal como es ahora. Si no veo nada tal como es ahora, ciertamente se puede decir que no veo nada. Solamente puedo ver lo que está aquí ahora. La elección no es entre si ver el pasado o el presente; la elección es sencillamente entre ver o no ver. Lo que he elegido ver me ha costado la visión. Ahora quiero elegir de nuevo, para poder ver. Ej-52.4. (9).

Aquí se introduce la idea de visión. La visión no tiene nada que ver con los ojos físicos. Esta es una de esas cosas para mantener la mente abierta. No interesa caer en una sensación de complacencia, de pensar en lo lejos que se ha llegado o lo avanzado espiritualmente que se es. Recuerda: "La elección no es entre si ver el pasado o el presente; la elección es sencillamente entre ver o no ver". Si percibes un mundo en el que hay imágenes separadas y todavía sientes una carga en relación con algo, ese es el indicador de que te conviene pedir Ayuda. Señor, ayúdame hoy. Estoy decidido a ver. Ayúdame a ver. Ahí entran la apertura y la humildad. Si sientes una carga en relación con algo, no es que no veas con claridad, es que no ves en absoluto. Esto se aleja del pensamiento de ver mejor o con mayor claridad que nunca antes. Eso a veces puede sentar como una charla de darse ánimo, pero se puede caer en la complacencia y contentarse con "ver mejor". Al final tenemos que llegar a entender que incluso ver la manecilla de la puerta es un pensamiento de ataque. No parece ser un pensamiento de ataque, pero de hecho haces enemigos tuyos de todas las cosas porque todo lo que ve la mente engañada son cosas que existen en y por sí mismas, como cosas separadas. Esa es una representación de los pensamientos de ataque. Cree que ve todas esas cosas separadas que existen aparte de mi mente, pero no puede ser así.

Hay muchas expresiones de la mente que piensa en sí misma como una persona, como una persona separada, como todos los sentimientos de anhelo o inquietud, por ejemplo. La inquietud es el pensamiento en que hay algo diferente que se podría estar haciendo u otro sitio donde se podría estar mejor. Es un pensamiento muy corriente que rueda a través de la consciencia: con tal de que tuviese los recursos, yo podría... Eso es una expresión de la mente pensando en sí misma como una persona que se imagina otras situaciones y acontecimientos que le gustan más que sus circunstancias actuales. Esto es imposible. ¿A qué otro sitio puedes ir? Siempre te has rodeado a ti mismo de proyecciones e ilusiones. ¿Qué diferencia hay porque la constelación parezca moverse un poquito de esta escena a aquella? Los pensamientos de ataque siguen siendo pensamientos de ataque, no importa si parece que el cuerpo está aquí o allí. Te puedes imaginar al cuerpo con el compañero del alma ideal, en el sitio ideal, en  Hawaii, en la playa de Waikiki. Ahí vas. Podrías fantasear con escenas con este compañero del alma ideal, lo que harías, dónde irías, lo que comerías. Pero toda la base que hay detrás de esto es la creencia en que puedes elegir de entre la realidad y puedes imaginarte las cosas mucho mejor de cómo son ahora, con tal de que algo sea diferente.

Si la causa y el efecto están separados, aún no has visto nada: He visto el brillo de más perlas en costas lejanas que aún no he compartido. Lo que intentamos ver es que no hay ninguna perla en ninguna costa lejana. Parece que hay muchísimas opciones. No sería nada difícil usar la palabra infinito para describir las elecciones del mundo, sin hablar siquiera del cosmos. El libro de Urantia dice que la tierra es una diminuta mota de polvo en el conjunto del cosmos espacio-temporal proyectado. Sólo en el ámbito de lo que llamamos la tierra parece haber una cantidad enorme de elecciones. Algunos podrían usar la palabra infinito, pero en definitiva infinito significa que no tiene fin, y en la forma todo tiene fin. Hay un número finito de elecciones.

La clave es la Expiación. La Expiación fue incorporada al continuo espacio-temporal, o pensamiento de la separación. La Expiación le puso un final, un límite a la capacidad de la mente de crear de manera equivocada. Puede parecer una infracción contra el libre albedrío, pero es bondadoso tener esto incorporado. Jesús dice que no sería bondadoso dejarte seguir y seguir, y que tuvieses que elegir todas las opciones. Eso sí que necesitaría muchísimo tiempo. Es precioso cuando se puede empezar a generalizar la transferencia del aprendizaje de un viaje a Hawaii o un cambio de relaciones, o de todas las cosas diferentes que se intentan. Cuando los buscadores se reúnen y empiezan a compartir sus historias, aunque las formas varían, en términos del contenido subyacente todas son en realidad la misma. ¡Ah, todos hemos estado buscando en el sitio equivocado! Aunque hayan variado las formas de nuestras búsquedas, vemos muy claramente que esta no es la manera: no hay descanso en ser un buscador. El único descanso viene de ser el que encuentra. Esa es la experiencia hacia la que apuntamos. No es suficiente esforzarse en llegar al borde del acantilado. ¡La única razón para llegar al borde era saltar! No hay descanso en estar al borde del acantilado porque aunque parezca que llegar ahí ha sido un gran progreso, no hay otra liberación que saltar.

En cierto sentido se puede decir que intentar taladrar el velo e ir directamente a la luz –sin haber cuestionado la oscuridad– se parece a un salto de puenting. Uno va hacia la luz y después parece que rebota, desorienta mucho. No es satisfactorio, porque uno tiene un ardiente anhelo de regresar y todavía hay miedo a hacerlo. Aún quedan muchas cosas que no se han cuestionado. Por eso la mente tiene que permanecer con lo que es, para soltar al agua, o soltar a la luz.

Vale, hemos llegado hasta la lección 10, recapitulemos un poco ahora. El Libro de ejercicios empieza con: "Nada de lo que veo significa nada... Le he dado a todo lo que veo todo el significado que tiene para mí... No entiendo nada de lo que veo". Tres lecciones diferentes para empezar con el tema de la percepción: no sólo no significa nada, ni siquiera es comprensible. La razón es que todo en el mundo es completamente subjetivo, o podría decirse, está visto completamente desde la perspectiva del ego. En ese sentido el sujeto es subjetivo, es el ego que realmente no tiene ningún significado en absoluto. Por lo tanto nada de lo que veo significa nada y no entiendo nada de lo que veo. La lección 4 aún no hace abiertamente la conexión de que los pensamientos producen las percepciones, sólo introduce la idea de que tus pensamientos no significan nada. La lección 5 sigue con "Nunca estoy disgustado por la razón que creo". Una vez que se ha introducido el pensar, el disgusto entra en el cuadro. Lección 6: "Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí". Se relaciona el disgusto con alucinar, o ver un mundo que no existe. Luego, en la lección 7 tenemos la primera lección sobre el tiempo: "Sólo veo el pasado". Saltamos de "Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí" a "Sólo veo el pasado". ¡Lo que no está ahí es el pasado! Hay una conexión entre estos dos. Mi mente está absorbida con pensamientos del pasado. La idea de "tiempo" o "pasado" está asociada con los pensamientos que se sacan a relucir por primera vez en la lección 4. No veo nada tal como es ahora. Está anunciando la idea de que el instante santo y el mundo no tienen nada que ver el uno con el otro. El instante santo no es perceptual. El instante santo es revelador y por tanto no veo nada tal como es ahora. "Mis pensamientos no significan nada", esa es la lección 10:

Mis pensamientos no significan nada. No tengo pensamientos privados. Sin embargo, es únicamente de mis pensamientos privados de los que soy consciente. ¿Qué significado pueden tener dichos pensamientos? No existen, de modo que no significan nada. No obstante, mi mente es parte de la creación y parte de su Creador. ¿No sería acaso preferible que me uniese al pensamiento del universo en vez de oscurecer todo aquello que realmente me pertenece con mis míseros e insignificantes pensamientos "privados"? Ej-52.5. (10).

Se puede decir que, en general, la gente siente a menudo que sus vidas no parecen tener sentido, que corren haciendo muchas cosas, sintiéndose fuera de control, indefensos, con la sensación de formar parte de un sistema más grande que ellos del que no pueden escapar. Y eso es sólo el hacer, la sensación de que las acciones de la vida parecen no tener sentido. ¿Por qué voy al trabajo? ¿Por qué hago la misma tarea una vez tras otra? ¿Por qué estoy recortando el césped por vez número 979? ¿Por qué le saco brillo a la plata? ¿Por qué cambio el aceite del automóvil? ¿Por qué amontono leña? ¿Por qué sigo repitiendo estas mismas cosas? ¿Qué propósito tienen todas estas acciones repetitivas que a veces parecen trabajo duro? ¡Y esas son sólo las acciones! Esta lección dice que mis pensamientos no significan nada, refiriéndose a todos los trenes de pensamientos que sencillamente parecen rodar a través de mi mente una vez tras otra. No es sólo que ninguna acción física significa nada, sino que tampoco significan nada los pensamientos que retumban en la mente. La mente engañada percibe esos pensamientos como lo que ella es, está identificada con esos pensamientos.

La creencia básica del ego es que la verdad es diferente para todo el mundo: a cada uno lo suyo. ¡Esto es ridículo! No puede ser así. La realidad no puede ser a cada uno lo suyo. Se puede utilizar a cada uno lo suyo como metáfora o trampolín, para decir que cada cual tiene sus propias experiencias y que las experiencias no son transferibles. Pero al final hay una experiencia que es universal y en esa experiencia no hay ningún individuo. Es una experiencia verdaderamente impersonal. A cada uno lo suyo y la verdad es diferente para todo el mundo son ideas básicas que se han de cuestionar. Representan a la creencia en los pensamientos privados y las mentes privadas. Toma nota de dónde sale la resistencia al avanzar. Observa la tenacidad con que la mente engañada intenta proteger la idea del pensamiento privado, porque si eso desaparece, todo desaparece. Una vez que se rompe la presa que retiene a la idea de pensamiento privado, no queda nada que pueda contener al rio.

Hemos aprendido de pensamientos y hemos aprendido de un mundo que no significa nada y que no es comprensible. Ahora, en la lección 11 se hace la conexión de que los pensamientos producen el mundo. Los pensamientos sin significado producen un mundo sin significado.

Mis pensamientos sin significado me están mostrando un mundo sin significado. Dado que los pensamientos de que soy consciente no significan nada, el mundo que los refleja no puede tener significado. Lo que da lugar a este mundo es algo demente, como lo es también el resultado de ello. La realidad no es demente, y yo tengo pensamientos reales así como dementes. Por lo tanto, puedo ver un mundo real, si recurro a mis pensamientos reales como guía para ver. Ej-53.1. (11).

Esto establece el escenario para ideas como "No trates, por lo tanto, de cambiar el mundo, sino elige más bien cambiar de mentalidad acerca de él". T-21.in.1. "No trates de cambiar el mundo" tiene sentido si mi mente está produciendo el mundo. Naturalmente, tendré que cambiar mi mente si quiero que tenga lugar un cambio significativo. Es importante abrirse realmente a esta idea. No puede ser sólo una idea intelectual mientras sigo representando el papel de una persona. Es ver que esos papeles, y esa persona, y todo lo que parece suceder es sólo una proyección de pensamientos sin significado. No puede ser de ambas maneras. Por eso le llamo fase transitoria a mucho de lo que parece ocurrir, porque lo que se aproxima, todo lo rápido que quieras que se aproxime, es una verdadera vida devocional, una vida hacia dentro, la vida que tal vez tiene como mejor símbolo los monasterios y conventos donde la mente se centra en Dios, sólo en el pensamiento de Dios, olvidando todo lo demás. La imagen o metáfora que viene a la mente es la de un sacerdote sin parroquia, un monje sin monasterio, un filósofo sin profesión.

El otro día nuestro amigo preguntaba por qué no conseguir un trabajo y adaptar las actividades espirituales al horario del trabajo, como si eso se pudiese hacer. La misma esencia de esto es que no se adapta nada a un horario. Se pone a Dios en el primer lugar en la mente. ¿Qué aspecto tiene esto desde fuera? Bueno, no tiene ninguna forma particular, pero te garantizo, simbólicamente cuando empiezas a dedicar tu mente solamente a pensar en Dios cada minuto y cada segundo de cada día, acabas acercándote a lo que llamo el misticismo. Por eso los místicos de India se iban al bosque y se sentaban allí sin hacer nada, o haciendo alguna enseñanza, pero generalmente viviendo vidas muy sencillas en el silencio. Estaban centrando sus mentes en Dios y en nada más que Dios. Los niños del pueblo iban a llevarles un cuenco de arroz o un trozo de pan. Les daba alegría llevar un trozo de pan a aquel hombre o mujer bondadoso, amable y gracioso que estaba sentado en el bosque salvando al mundo por medio de aceptar la iluminación en su propia mente, por medio de retirar la mente del mundo. Por eso desde fuera parece volverse cada vez más sencillo, porque una vez que has visto que el juego del mundo está dentro de tu mente ¿qué sentido tendría dedicar tu mente a intentar que el juego siga? Y la única manera de soltar el juego del mundo es por medio de la meditación, no por medio del hacer.

La lección 11 es un elemento clave: "Mis pensamientos sin significado me están mostrando un mundo sin significado". Hasta que empieces a hacer esta conexión metafísica vas a creer que hay un mundo exterior fuera de tu mente que es real. Vas a seguir intentando ajustarte a él y abrirte camino en él, aunque sea haciéndote maestro de Un curso de milagros, o intentando dejar una herencia como un maestro del Curso de renombre. Alguien podría decir que Jesús dejó una herencia enorme, toda la cristiandad, pero en el sentido definitivo no lo hizo. Es una alucinación. No hay nada real en la historia de la cristiandad ni nada parecido. No es que Jesús vino, vivió una vida real en la carne y luego dejó la carne para irse a otro sitio real, el Reino de los Cielos, para estar a la derecha del Padre, como si eso estuviese coexistiendo ahora con el mundo. ¿Cómo coexiste este mundo con el Cielo? ¿Cómo coexiste la dualidad con la Unicidad? No caigas en la trampa de intentar pensar en Un curso de milagros como un sistema, e ir por ahí hablando del Curso como un sistema. Ni siquiera caigas en la trampa de centrarte en el Curso como herramienta. La clave es ir a por la experiencia. El Curso es sólo un símbolo del deseo de tu Mente de ir a por la experiencia, y nada más. Con toda certeza no es causativo.

La lección 12 sigue. "Estoy disgustado porque veo un mundo que no tiene significado". Se puede relacionar con la lección 6, "Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí". Se las puede combinar para decir: Estoy disgustado porque veo un mundo sin significado que no está ahí.

Los pensamientos dementes perturban. Dan lugar a un mundo en el que no hay orden de ninguna clase. Sólo el caos puede regir en un mundo que representa una manera de pensar caótica, y el caos es la ausencia total de leyes. No puedo vivir en paz en un mundo así. Ej-53.2. (12).

"No puedo vivir en paz en un mundo así". ¿No está bien saber desde el principio que no tengo que intentar vivir en paz en semejante mundo? No tengo que intentar ser una persona pacífica que vive en el mundo. No me importa cuántos vengan con la cita bíblica sobre estar en el mundo sin ser del mundo. Ya no puedo conformarme con estar en el mundo. Puede ser un trampolín, pero esa frase, "No puedo vivir en paz en un mundo así", señala a algo distinto de un Reino de los Cielos en la Tierra o un Paraíso en este mundo. Ajusta con todas las demás lecciones que estamos leyendo. Mis pensamientos dementes están produciendo un mundo demente. Mi pensamiento caótico está produciendo un mundo caótico y no hay manera de que yo pueda vivir en paz en semejante mundo, porque está hecho de pensamiento caótico.

Estoy agradecido de que este mundo no sea real, y de que no necesito verlo en absoluto, a menos que yo mismo elija otorgarle valor. Elijo no otorgarle valor a lo que es completamente demente y no tiene significado. Ej-53.2. (12).

Eso es lo que hace falta. Recuerdo cuando solía irme al bosque y comer cosas insípidas a propósito. Comía pan y agua y alimentos sencillos sin especias. Me pasaba un rato sólo tomando nota del contraste. Luego, cuando volvía a la ciudad tomaba nota de las sensaciones de un sofá suave en el que tenderse, o de ver una película, o de un programa de debate, tomaba nota de la emoción de volver a ver un programa de debate.

Participante: Entonces, ¿estás hablando de sencillamente tomar nota de que aún había atracción?

David: Tomar nota de la atracción, tomar nota de la atracción a los estímulos, tomar nota de la atracción a estar ocupado.

Participante: Y la comodidad del cuerpo.

David: Sí, y las asociaciones falsas, como un largo baño caliente en contraste con lavarse en el bosque con una esponja cada varios días. Eso es en todo lo que se queda, en asociaciones. Aún hay atracción a esta clase de pensamiento demente. Aún hay atracción a ser un yo personal, privado y pequeño. Eso es lo que subyace, no es el largo baño caliente en y por sí mismo, ni las barras de chocolate, ni el sofá largo sobre el que estirarse. Esas son sólo las asociaciones. Detrás de todas las asociaciones están el deseo de aferrarse a un yo privado y el miedo a soltar e ir a la luz.

Participante: El deseo de estar separado.

David: El deseo de estar separado, todavía no cuestionado, y una sensación de inquietud y descontento. Aquí estamos. De vuelta a: "No puedo vivir en paz en un mundo así. Estoy agradecido de que este mundo no sea real, y de que no necesito verlo en absoluto, a menos que yo mismo elija otorgarle valor". A veces se puede tener la sensación de estar entre la espada y la pared. Por un lado está el miedo a ir adentro y cuestionar, y por el otro hay una irritación o un resentimiento concreto, por ejemplo digamos que por ser utilizado. Sentirse utilizado causa disgusto, y la única alternativa es cuestionar todo lo que se percibe. ¡TODO! ¿O preferirías sentirte dañado y utilizado a cuestionarlo todo profundamente? Eso es sólo un ejemplo pero para cada uno, cada vez que uno se disgusta, se reduce a esa misma cosa. Sigues cuestionando la condición de persona, cuestionando las mentes privadas, o sigues sintiéndote____(rellenar el espacio en blanco), sea lo que sea: deprimido, disgustado, inquieto, cansado, fatigado, etcétera. Sólo rellena el espacio en blanco con la forma del disgusto. Lección 13:

Lo que es totalmente demente engendra temor porque no se puede contar con ello en absoluto, ni da pie a que se le tenga confianza. Ej-53.3. (13).

El pensamiento no merece confianza y el mundo que representa a ese pensamiento tampoco merece confianza. El mundo no es digno de confianza. Ni las computadoras son dignas de confianza.

Participante: Yo puedo asegurar eso.

David: Las computadoras son inconsistentes porque el pensamiento que produjo las computadoras es inconsistente. No es sorprendente que el mundo sea inestable. No es sorprendente que parezca comportarse de maneras que la mente piensa que no debería. No es perfectamente consistente porque en este mundo no hay nada perfecto.

En la demencia no hay nada en lo que se pueda confiar. No ofrece seguridad ni esperanza. Pero un mundo así no es real. Le he conferido la ilusión de realidad y he sufrido por haber creído en él. Ej-53.3. (13).

En vez de tomar postura a favor del bien o en contra del mal, toma la postura de decir que el mundo que ves no es real, y los pensamientos que piensas y lo producen no son reales. Toma la postura de no creer ya en ello. Los personajes del sueño que tienes alrededor pueden decir: ¿Qué te crees que haces, tonto? Estás perdiendo el juicio. Puede parecer que acusan, bastante agriamente a veces.

Elijo ahora dejar de creer en él y depositar mi confianza en la realidad. Al elegir esto, me escaparé de todos los efectos del mundo del miedo porque estaré reconociendo que no existe. Ej-53.3. (13).

Hemos llegado a la lección 13. Hasta ahora hemos oído algo sobre causa y efecto. En la lección 11 reflexionamos sobre la relación entre causa y efecto: "Mis pensamientos sin significado me están mostrando un mundo sin significado". Pero aún no hemos oído mucho sobre la Causa. La lección 5 dijo: "No obstante, mi mente es parte de la creación y parte de su Creador", con C mayúscula, de manera que hay un vislumbre de que hay algo más allá. Se menciona por primera vez al Creador o el Origen.

Ahora vamos a la lección 14. ¡Bien por el Tío Grande! ¡Gloria y Aleluya! "Dios no creó un mundo sin significado". Esta es la lección del aleluya. Uno pasa por todo ese otro asunto de proyectar un mundo sin significado y mis pensamientos que me muestran un mundo sin significado, pero aquí se nos presenta a la Piedra Angular y Él no tiene en absoluto nada que ver con el mundo caótico.

¿Cómo puede ser que exista un mundo sin significado si Dios no lo creó? Él es la Fuente de todo significado y todo lo que es real está en Su Mente. Está en mi mente también porque Él lo creó conmigo. ¿Por qué he de seguir sufriendo por los efectos de mis pensamientos dementes cuando la perfección de la creación es mi hogar? Quiero recordar el poder de mi decisión y reconocer mi verdadera morada. Ej-53.4. (14).

Esto es un anuncio del salto que tiene que venir, no es que tengas que mostrar una alegría ruidosa y abrazar a todo el mundo, pero ese es el tipo de sentimiento dentro de tu mente y dentro de tu corazón, y ese es el sentimiento que debería ser el sentimiento del día. Jesús dice que hay un pensamiento que puedes mantener a lo largo de todo el día, y ese pensamiento es el de la pura alegría.

Participante: Si estoy en la Mente de Dios, ¿qué otra cosa podría ser?

David: Desarrolla la gratitud, ¡suelta en la alegría! Si no sabes de qué estar agradecido, sencillamente da gracias a Dios. Esta lección nos muestra de qué estar agradecidos. Dios no creó un mundo sin significado. Está formulado de manera negativa, pero puedo estar agradecido por lo que creó: por quien soy. De eso es de lo que conviene estar agradecidos, no por lo concreto. Todas las cosas concretas son sólo pequeños reflejos de ello. Por debajo de la sensación de gratitud por cualquier cosa concreta está la enorme gratitud de que ¡nada de esto es! ¡Gracias a Dios! La alegría no depende de las circunstancias, no es personal ni concreta. No tiene trabas ni ataduras. Es sencillamente este sentimiento. Por supuesto se puede compartir palabras de agradecimiento. Son como rayos que salen del sol resplandeciente, pequeños reflejos de él. La alegría se puede expresar de varias maneras, pero la expresión señala a la alegría intrínseca. No hay necesidad de mucha alabanza, eso es sólo la forma antigua de charlas de dar ánimo y halagos. Esto es la alegría intrínseca y la mente tiene verdadero miedo a esa luz. Todas las cosas concretas son sólo decorados. Si se entra en ello de manera realmente profunda, se encuentra que en las cosas concretas no hay nada por lo que estar agradecido. Para mí, la gratitud ya no apunta a personas, lugares ni cosas.

Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado. Todo lo que veo refleja mis pensamientos. Son mis pensamientos los que me dicen dónde estoy y lo que soy. El hecho de que vea un mundo en el que hay sufrimiento, en el que se puedan experimentar pérdidas y en el que se pueda morir, me muestra que lo único que estoy viendo es la representación de mis pensamientos dementes, y que no estoy permitiendo que mis pensamientos reales viertan su benéfica luz sobre lo que veo. No obstante, el camino de Dios es seguro. Las imágenes que he fabricado no pueden prevalecer contra Él porque no es mi voluntad que lo hagan. Mi voluntad es la Suya, y no antepondré otros dioses a Él. Ej-53.5. (15).

Son mis pensamientos los que me dicen dónde estoy y lo que soy. La mente engañada está enrollada en una red de pensamientos oscuros, en una percepción de sentirse atrapada. Nuestros pensamientos son como una pelota de golf. Cuando se arranca la pequeña cubierta blanca uno se encuentra con una banda de caucho gigantesca que se puede desenredar. Está enrollada muy apretada pero se puede seguir tirando y tirando, es una banda de caucho que se ha enrollado muchas veces alrededor de un núcleo. Todos mis pensamientos, enrollados muy apretados alrededor del núcleo me dicen dónde estoy y lo que soy. Hasta que cuestione todo lo que está enrollado alrededor del núcleo, creeré realmente que soy una persona en el mundo y creeré realmente que soy todos eso papeles. En el proceso de hacer eso negaré mi realidad en Dios. Libro de ejercicios lección 16:

No tengo pensamientos neutros. Tener pensamientos neutros es imposible porque todos los pensamientos tienen poder. O bien dan lugar a un mundo falso o bien me conducen al mundo real. Pero es imposible que no tengan efectos. Del mismo modo en que el mundo que veo procede de mis errores de pensamiento, así también el mundo real se alzará ante mis ojos cuando permita que mis errores sean corregidos. Mis pensamientos no pueden ser simultáneamente verdaderos y falsos. Tienen que ser lo uno o lo otro. Lo que veo me muestra si son verdaderos o falsos. Ej-54.1. (16).

Esto pone los pensamientos en las categorías de blanco/negro, todo o nada. No es que algunos pensamientos más poderosos que otros. A veces la gente se impresiona con pensamientos concretos, como si fuesen poderosos, y ve otros pensamientos como débiles. Pero esta lección enseña que no hay pensamientos poderosos ni pensamientos débiles. No hay pensamientos grandes ni pequeños. Sólo hay pensamientos verdaderos y pensamientos falsos. Esas son las únicas categorías útiles. Y sólo tienen un sentido metafórico. Esta lección está muy al principio. Más adelante la enseñanza es que en definitiva no hay pensamientos falsos: no existen. Pero este es un trampolín útil.

Participante: Entonces, ¿no serían los pensamientos verdaderos o reales los poderosos?

David: No. Los pensamientos falsos son tan poderosos como los reales.

Participante: Supongo que son muy poderosos: crearon este mundo.

David: Los pensamientos del ego no son débiles. De hecho, están dotados del poder que la mente les da, y créeme, la mente es muy poderosa. Por eso dice Jesús "la oleada de poder que resulta de la combinación de pensamiento y creencia, la cual puede literalmente mover montañas". T-2.VI.9. Mueve los planetas alrededor del sol, con certeza puede mover montañas, como si fuesen bultos diminutos. Pero en este mundo, en el cual la mente se percibe a sí misma como una persona, las montañas parecen enormes e impenetrables en comparación con las personas. Pero las montañas son el resultado de la combinación de pensamiento y creencia.

La mente engañada cree que los pensamientos de ataque son reales y se siente culpable, así que trata de olvidarlos. Intenta mantenerlos fuera de la consciencia. Creer que los pensamientos privados no ejercen ninguna influencia real sobre nada parece aliviar la culpabilidad. Quitarle importancia al poder del pensamiento de uno parece que alivia la culpabilidad, pero el coste de esta maniobra defensiva es que se ve a la mente como impotente. ¿Cómo cuadra eso con el poder, la gloria y la grandeza de haber sido creada por Dios? ¿Cómo puedo ser la grandeza y a la vez tener una mente insignificante con pensamientos diminutos?

Es un trampolín ver que Dios no creó un mundo sin significado y que mi mente alberga sólo lo que pienso con Dios. Lo primero es ver que hay pensamientos de juicios que parecen estar en mi mente. Y parece que hay algo que los produce, que los piensa. Pero yo no soy ese pensador, ni esos pensamientos. No soy los pensamientos de juicios ni el pensador que los produjo. Eso tiene que haber sido la mente errónea. ¿Estaba Cristo produciendo pensamientos de juicios?

Participante: Correcto, ¿produjo Cristo el ego?

David: No.

Participante: Si Cristo y Dios son uno, entonces nadie produjo al ego y sin embargo el ego parece existir. Pero ¿existe?

David: Esa es la pregunta. Parece existir, pero hay que mirarlo de cerca para ver que no puede existir.

Participante: ¿Cómo puede parecer que existe lo que no existe?

David: La clave es ir a por la experiencia que niega toda la percepción. Percibirse a sí mismo como una persona en un mundo o en una habitación niega el hecho de la realidad.

Participante: Tengo dificultades con eso. Comprendo que la meta es deshacer esto, pero con certeza parece absurdo decir que el ego nunca ocurrió mientras parece estar ocurriendo. Eso me parece demencial.

David: Mirémoslo de esta manera: la Expiación es la consciencia de que el ego nunca ocurrió. La afirmación que estás haciendo es que la Expiación te parece absurda. Ese es el punto de vista del ego, que la Expiación es absurda. La Expiación es sencillamente la consciencia de que no ocurrió nada.

Participante: Cuando hablas de ello en ese contexto, veo que estoy a un lado o al otro. No hay período de transición ni nada parecido.

David: No es una meta futura. Se reduce sencillamente a ahora mismo, es esto o es eso.

Participante: Lo cual aclara porqué tengo que saltar. No puedo volverme iluminado lentamente.

David: Muy buena deducción.

Participante: Tengo que soltar uno para agarrar el otro. Y si intento hacer los dos a la vez, parece que estoy haciendo malabarismos. Veo la necesidad de estar mentalmente desapegado de lo que piense la gente. Mientras esté preocupado por lo que mi mamá va a decir, no puedo saltar.

David: Y ni siquiera diría no puedo saltar. Podría decirse que si te preocupa lo que tu  mamá va a pensar, entonces no has saltado. Podemos dejar el "no puedo" fuera. No es cosa de puedo o no puedo. Es un asunto de he o no he. La capacidad de hacerlo no está en cuestión. El dolor de no saltar se volverá intolerable.

Participante: Es rarísimo estar en esta situación porque quiero saber cómo va a ser antes de hacerlo. Quiero saber que estará bien. Y luego pienso que no siento que realmente tenga elección. Siento como que no es cosa mía. Lo único que puedo resolver es seguir estudiando los libros y viniendo a estas sesiones. Siento que estoy haciendo ajustes de mi manera de vivir para una vida con propósito. En cierto modo veo a dónde conduce, pero a menudo no siento que yo pueda sencillamente escogerlo.

David: Tiene que ser una decisión interna. Tienes que poner tu mente a ello. Buscar lo externo no va a ayudar. Ni siquiera puedes utilizar el "desafío" para motivarte, disfrutar del desafío como se dice, porque la experiencia hacia la que vas es la de que nada de nada te puede desafiar. Incluso eso desaparece, como dice el Manual para el maestro, "Para un maestro de Dios nada supone un desafío". M-4.II.2.

Participante: Siempre he querido conocer a Dios, pero siempre he querido que fuese algo separado de mí, algún poder superior que no soy yo. La idea de que el Padre y el Hijo son Uno parece aterradora. Tengo ideas del ego enganchadas a eso. Hay una idea de soledad, de estar todo solo en medio del tiempo y el espacio, como si me fuese a despertar y darme cuenta de que sólo soy esta persona única y me he inventado todo lo demás. Esa clase de unicidad aísla mucho y asusta. La Unicidad a por la que vamos no es esa, naturalmente. Es muy expansiva y muy inclusiva, plena y completa.

David: No tienes que perdonar la verdad. Todo el que camina por el mundo y cree ser una mente privada y una persona de este mundo, cree que tiene que perdonar la verdad. Viene a las sesiones con todas esas cosas concretas, resentimientos, irritaciones, molestias, rabia, etcétera. Cree que lo que pareció ocurrir realmente ocurrió, cree que tiene que perdonar la verdad, como si yo hubiese perdido realmente el trabajo, me gritaron realmente, pasaron de largo de mí realmente, me maltrataron realmente y así sucesivamente. Y ahora tengo que perdonar eso. Pero eso que describo es una ilusión.

El perdón significa pasar por alto. El perdón es para las ilusiones. Pasa por alto las ilusiones. Ve las ilusiones como ilusiones y mira más allá de ellas a lo que es real, a lo que es Espíritu. Si crees que eres una persona real en un mundo real en una habitación real, eso es sencillamente negar la verdad. Por eso hay que pasar por alto y ver como falsos a la persona, el mundo y la habitación. Ve que todo es sólo una proyección del pensamiento. Los pensamientos sin significado producen un mundo sin significado. ¿Dónde puede haber quejas si veo que es un mundo sin significado que yo inventé? ¿Quién me maltrató? ¿En quién puedo pensar que me haya maltratado alguna vez? ¿Me maltraté yo a mí mismo? Este "yo" es sólo una imagen proyectada. Este cuerpo también es sólo una imagen proyectada.

¿Qué es el perdón? Es ver lo falso como falso. No es nada más que eso. No es ver que hay algo verdadero y luego pasarlo por alto. Es sólo ver que es falso. El perdón es ver que no hay nada en el mundo que sea causativo. Nunca nada me trajo a este punto en el mundo. Es una metáfora corriente creer que todo lo que he hecho me ha traído hasta este punto. ¡Imposible! Es completamente absurdo creer que el pasado me ha traído al presente. La Mente es causativa, y creer que alguna cosa del mundo es la causa de algo es una negación del hecho de que la Mente es causativa. El perdón es la consciencia de que la Mente es causativa.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS