Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

¿POR QUÉ ESTUDIAR EL CURSO?

 

Un Curso de Milagros - Preguntas Frecuentes: "¿POR QUÉ ESTUDIAR EL CURSO?"


 

Por Anna Horno

 

Si has llegado hasta esta página, es más que probable que tu búsqueda espiritual se haya convertido en tu único, o por lo menos, principal objetivo. Esta es la única razón que precisas.

Deseo compartir contigo algunas experiencias y conclusiones que me han conducido hasta UCDM, y con ello, a la práctica del perdón tal como el Curso lo enseña.

Desde que recuerdo, siempre me ha acompañado un profundo y poderoso sentimiento de culpa, un sentimiento de no merecer lo bueno, y de ahí la justificación para todos mis problemas (que yo percibía como la manera de expiar todas mis “malas acciones”), y también la justificación para mi ira y mi insatisfacción… creo que esta fue la causa que de un modo, al principio inconsciente, me impulsó a dedicarme desde una corta edad, a la búsqueda de la verdad, a encontrar la manera de que mi mente y mi corazón alcanzasen la paz y la armonía.

He leído cientos de libros sobre budismo, hinduismo, taoísmo, sufismo, cultura y tradición celta e indígena, astrología, la ley de atracción… en todos ellos encontré magníficos discursos, repletos de hermosas teorías que me regalaron los oídos, pero jamás, en todos estos años, ni uno solo de ellos, me indicó el modo en que debía recorrer el camino que me conduciría de vuelta a la paz que tanto anhelaba y añoraba.

He practicado técnicas como el E.F.T. (tapping), mensajes subliminales, afirmaciones y visualización positivas, en un intento de sanar mi pasado y modificar pensamientos. He procurado, tal como predican las enseñanzas “nueva era”, permanecer en el aquí y ahora, sin saber muy bien en qué consistía exactamente y cómo conseguirlo. He consultado y estudiado Astrología y Tarot, creyendo que si seguía sus indicaciones, lograría alcanzar mi objetivo. Y después de muchos años, me di cuenta de que algo no estaba funcionando. Mis problemas seguían siendo los mismos de siempre, mi aparente vida se movía en círculos, y cuando creía haber dado un paso hacia adelante, aparecía el siguiente problema, adoptando una forma distinta, pero que de nuevo cumplía con el propósito de mantenerme estancada, ocupada en el mundo de ahí fuera.

Comprendí que yo seguía siendo la misma, que nada había cambiado en mi interior, y de un modo intuitivo, percibí la conexión que existe entre causa y efecto, o lo que es lo mismo, lo íntimamente que está relacionado el mundo, tal como yo lo experimento (efecto), con lo que yo misma creo ser (causa). Comencé a sospechar que quizás lo que debía ser sanado, se encontraba en un “lugar” al que yo no tenía acceso sin la ayuda del guía adecuado, y que por ello, todos mis esfuerzos habían resultado inútiles.

Fue entonces cuando llegó hasta mí un maravilloso libro titulado “La Desaparición del Universo”, su autor es Gary R. Renard. Por primera vez alguien me mostraba un camino a través de la teoría, pero acompañada y reforzada con la práctica que proponía.

Este libro, ha sido para mí el prólogo de “Un Curso de Milagros”, la introducción, en un lenguaje claro y directo, a la lógica y dinámica de pensamiento del Curso.

Seguramente no te resultará extraña la idea de que eres paz, amor y dicha, pero a menos que se te señale el camino que te devolverá a ese estado natural del que te has disociado, de nada te va a servir el conocimiento intelectual, puesto que la realidad, para que sea real para tí, debe ser experimentada al nivel de la mente, que no al nivel de la forma (cuerpo-cerebro).

UCDM apunta hacia la irrealidad de todo lo que percibimos a través de nuestro cuerpo, puesto que el cuerpo, fue creado con el único propósito de no ser capaz de percibir la verdad, sino de ser un testigo de esa loca idea de separación a la que llamamos ego. De manera que el cuerpo, lejos de hablarnos de nuestra verdadera identidad, mantiene a nuestra mente atrapada dentro del sueño, mediante su identificación con éste.

El único modo de salir del sueño, o “despertar”, es mediante la práctica sistemática del perdón avanzado que el Curso postula, lo que, dentro del contexto del propio Curso, significa iniciar el proceso de deshacimiento del ego.

El perdón, consiste en el reconocimiento de que lo que percibes no es verdad, y no siendo real, no hay nada que perdonar. De este modo, vamos retirando la culpa inconsciente, recordándole a nuestra mente que SOMOS INOCENTES, que el pecado no es posible. Si no hay pecado, no hay culpa. Sin culpa, no hay castigo. Sin la necesidad de castigo, donde antes percibías un problema, ahora sólo experimentas un estado permanente de paz y dicha. Un Curso de Milagros te conducirá a este estado mediante el entrenamiento mental. Te enseñará a escoger de nuevo, a dejar de percibir tal como percibes ahora, y a interpretar cualquier situación que parezca apartarte de la paz, como lo único que es: una valiosísima oportunidad de perdón.

Analizando ahora, desde la perspectiva del Curso, me es fácil reconocer y comprender los problemas tal como son.

Si hay algo que el ego nos asegura, son problemas en lo que aparenta ser el mundo de ahí fuera. Y mientras nuestros esfuerzos estén canalizados y orientados a dar con la solución, buscándola donde ésta no se encuentra, el ego y todo su mundo tiene garantizada la supervivencia, y así, los “problemas” seguirán percibiéndose como tales, y por tanto, otorgándoles realidad.

Las respuestas, las soluciones, debemos buscarlas en nuestro interior, pues lo de ahí fuera, el mundo exterior, no es más que el reflejo de nuestra condición interna.

Si como yo, has sido de los que durante años has intentado dar respuesta a los “misterios” de este mundo, dando realidad a este mundo y a todo lo que contiene, no has hecho más que reforzar la falsa idea del ego de que eres culpable, y de que este mundo es el único lugar en el que puedes escapar del castigo que Dios tiene reservado para ti por haberte separado de Él, y por haberle arrebatado Su poder.

La buena noticia es que eres el santo Hijo de Dios, tan inocente e impecable como Él, y lo que sucede en el sueño, no puede tener consecuencias en el mundo real, que es tu identidad inmortal… no importa lo que parezca suceder, no es más que un sueño. Un Curso de Milagros te ayuda a despertar de él de un modo que sea aceptable para tu mente, lenta y suavemente…

Desde mi experiencia personal con Un Curso de Milagros, puedo afirmar que cuando comprendes y aceptas que este mundo no es real, sino el resultado de un pensamiento loco o equivocado, los problemas carecen de valor y pierden toda capacidad de mantenerte alejado de tu estado natural de paz y dicha absolutos. El único poder que tus pensamientos-experiencias tienen sobre ti, es el de la creencia en ellos que tú abrigas… las ideas no abandonan su fuente, pero la fuente (la mente), puede decidir cambiarlas… UCDM te enseña cómo hacerlo…

La parábola del hijo pródigo:

Había un hombre que tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde”. Y él repartió su herencia entre ellos. Pocos días después, el hijo menor tomó todo lo que le pertenecía y emprendió un viaje a un país lejano, y allí malgastó sus propiedades viviendo como un libertino. Y cuando lo había gastado todo, una gran hambruna asoló aquella tierra, y él empezó a pasar necesidad.

De modo que se unió a uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba.

Y entrando en sí mismo, dijo: “¡cuantos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia mientras que yo aquí me muero de hambre!”. Me levantaré, iré a mi padre y le diré: “Padre, he pecado contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros”. Y levantándose, fue hacia su padre.

Estando él todavía lejos, lo vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. El hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y ante ti, ya no merezco ser llamado hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus siervos: “Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado”.

Y comenzaron la fiesta…

Eres un pensamiento de Amor en la mente de tu Padre. En Él estás a salvo y en tu Hogar. Descansa en Dios…

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS

EXTRACTOS DE UN CURSO DE MILAGROS

«El perdón convierte el mundo del pecado en un mundo de gloria, maravilloso de ver. Cada flor brilla en la luz, y en el canto de todos los pájaros se ve reflejado el júbilo del Cielo. No hay tristeza ni divisiones, pues todo se ha perdonado completamente. Y los que han sido perdonados no pueden sino unirse, pues nada se interpone entre ellos para mantenerlos separados y aparte. Los que son incapaces de pecar no pueden sino percibir su unidad, pues no hay nada que se interponga entre ellos para alejar a unos de otros. Se funden en el espacio que el pecado dejó vacante, en jubiloso reconocimiento de que lo que es parte de ellos no se ha mantenido aparte y separado.»
UCDM - (T-26.IV.2)
«No tengas miedo, hijo mío, sino deja más bien que los milagros iluminen dulcemente tu mundo. Y allí donde la diminuta brecha parecía interponerse entre tú y tu hermano, únete a él. Y de este modo, será evidente que la enfermedad no tiene causa. El sueño de curación reside en el perdón, que dulcemente te muestra que nunca pecaste. El milagro no dejará ningún vestigio de culpabilidad que pueda traerte testigos de lo que nunca fue. Y preparará en tu almacén un lugar de bienvenida para tu Padre y tu Ser. La puerta está abierta para que todos aquellos que no quieran seguir hambrientos y deseen gozar del festín de abundancia que allí se les ha preparado puedan entrar. Y éstos se reunirán con tus Invitados, a quienes el milagro invitó a venir a ti.»
UCDM - (T-28.III.8)
«En ti reside el Cielo en su totalidad. A cada hoja seca que cae se le confiere vida en ti. Cada pájaro que jamás cantó cantará de nuevo en ti. Y cada flor que jamás floreció ha conservado su perfume y hermosura para ti. ¿Qué objetivo puede suplantar a la Voluntad de Dios y a la de Su Hijo de que el Cielo le sea restituido a aquel para quien fue creado como su único hogar? No ha habido nada ni antes ni después. No ha habido ningún otro lugar, ningún otro estado ni ningún otro tiempo. Nada que esté más allá o más acá. Nada más. En ninguna forma. Esto se lo puedes brindar al mundo entero y a todos los pensamientos erróneos que se adentraron en él y permanecieron allí por un tiempo. ¿De qué mejor manera se podrían llevar tus propios errores ante la verdad, que estando dispuesto a llevar la luz del Cielo contigo, según te diriges más allá del mundo de las tinieblas hacia la luz?»
UCDM - (T-5.IV.5)
«La relación santa refleja la verdadera relación que el Hijo de Dios tiene con su Padre en la realidad. El Espíritu Santo mora dentro de ella con la certeza de que es eterna. Sus firmes cimientos están eternamente sostenidos por la verdad, y el amor brilla sobre ella con la dulce sonrisa y tierna bendición que le ofrece a lo que es suyo. Aquí el instante no santo se intercambia gustosamente por uno santo y de absoluta reciprocidad. He aquí tiernamente despejado el camino que conduce a las verdaderas relaciones, por el que tú y tu hermano camináis juntos dejando atrás el cuerpo felizmente para descansar en los Eternos Brazos de Dios. Los Brazos del Amor están abiertos para recibirte y brindarte paz eterna.»
UCDM - (T-20.VI.10)
«Escucha... tal vez puedas captar un leve atisbo de un estado inmemorial que no has olvidado del todo; tal vez sea un poco nebuloso, mas no te es totalmente desconocido: como una canción cuyo título olvidaste hace mucho tiempo, así como las circunstancias en las que la oíste. No puedes acordarte de toda la canción, sino sólo de algunas notas de la melodía, y no puedes asociarla con ninguna persona o lugar, ni con nada en particular. Pero esas pocas notas te bastan para recordar cuán bella era la canción, cuán maravilloso el paraje donde la escuchaste y cuánto amor sentiste por los que allí estaban escuchándola contigo.»
UCDM - (T-21.I.6)
«Ésta es la visión del Hijo de Dios, a quien conoces bien. He aquí lo que ve el que conoce a su Padre. He aquí el recuerdo de lo que eres: una parte de ello que contiene todo ello dentro de sí, y que está tan inequívocamente unida a todo como todo está unido en ti. Acepta la visión que te puede mostrar esto y no el cuerpo. Te sabes esa vieja canción, y te la sabes muy bien. Nada te será jamás tan querido como este himno inmemorial de amor que el Hijo de Dios todavía le canta a su Padre.»
UCDM - (T-21.I.9)
«¡Ay, criatura de Dios, si supieses lo que Dios dispone para ti, tu gozo sería absoluto! Y lo que Él dispone ha ocurrido, pues siempre fue verdad. Cuando venga la luz y hayas dicho: "La Voluntad de Dios es la mía", verás una belleza tal que sabrás que no procede de ti. Como resultado de tu gozo crearás belleza en Su Nombre, pues tu gozo es tan incontenible como el Suyo. El mundo desolado e insignificante se desvanecerá en la nada, y tu corazón estará tan rebosante de alegría que de un salto se elevará hasta el Cielo, ante la Presencia de Dios. No puedo describirte cómo será esto, pues tu corazón no está todavía listo. Puedo decirte, no obstante, y recordártelo a menudo, que lo que Dios dispone para Sí Mismo lo dispone para ti y lo que Él dispone para ti es tuyo.»
UCDM - (T-11.III.3)
«Criatura de la luz, no sabes que la luz está en ti. Sin embargo, la encontrarás a través de sus testigos, pues al haberles dado luz, ellos te la devolverán. Cada hermano que contemples en la luz hará que seas más consciente de tu propia luz. El amor siempre conduce al amor. Los enfermos, que imploran amor, se sienten agradecidos por él, y en su alegría resplandecen con santo agradecimiento. Y eso es lo que te ofrecen a ti que les brindaste dicha. Son tus guías a la dicha, pues habiéndola recibido de ti desean conservarla. Los has establecido como guías a la paz, pues has hecho que ésta se manifieste en ellos. Y al verla, su belleza te llama a retornar a tu hogar.»
UCDM - (T-12.VI.10)
«Criatura de Dios, fuiste creado para crear lo bueno, lo hermoso y lo santo. No te olvides de eso. El Amor de Dios, por un breve período de tiempo, todavía tiene que expresarse de un cuerpo a otro, ya que la visión es aún muy tenue. El mejor uso que puedes hacer del cuerpo es utilizarlo para que te ayude a ampliar tu percepción, de forma que puedas alcanzar la verdadera visión de la que el ojo físico es incapaz. Aprender a hacer esto es la única utilidad real del cuerpo.»
UCDM - (T-1.VII.2)
«Hay una luz en ti que jamás puede extinguirse y cuya presencia es tan santa que el mundo se santifica gracias a ti. Todo lo que vive no hace sino ofrecerte regalos y depositarlos con gratitud y alegría ante tus pies. El aroma de las flores es su regalo para ti. Las olas se inclinan ante ti, los árboles extienden sus brazos para protegerte del calor y sus hojas tapizan el suelo para que camines sobre algo mullido, mientras que el sonido del viento amaina hasta convertirse en un susurro en torno a tu santa cabeza.»
UCDM - (PI.156.4:1-3)