Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

OPINIONES ENCONTRADAS SOBRE EL ABORTO
Anna Horno

 

Libera Tu Ser - Reflexiones personales: "OPINIONES ENCONTRADAS SOBRE EL ABORTO"

 

Pregunta: Hola hermosa, te hago esta pregunta porque eres una persona más preparada que yo y por lo mismo puedes orientarme:

Yo sé que de acuerdo a UCDM no somos un cuerpo, pero "creo" que no por eso podemos privar de nacer a un Ser que ya tiene vida, aunque todo sea una ilusión, una Madre no mata a sus hijos mayores por ser una ilusión, o una madre con hijos discapacitados no los priva de la vida para que no sigan sufriendo, ¿O sí?

A veces creemos oír al Maestro adecuado y al pasar del tiempo vemos que siempre no fue así. Me encuentro confundida Anna, y quiero decirte que UCDM me ha servido de mucho pero en eso no estoy de acuerdo, lo debieron haber pensado antes de la ilusión de tener relaciones jeje, ¿o qué no? No sé si quieras contestarlo en una nota como la vez pasada, pero cuando tengas tiempo me gustaría me respondieras hermanita, un beso...

ÉSTA ES LA NOTA A LA QUE SE HACE REFERENCIA

Comentario: Hermanita querida, en primer lugar, lo que tú llamas “vida”, no es más que “muerte” en realidad. La verdadera vida es la que acontece al Hijo de Dios, que no a los desvaríos del ego. Comentas: “no por eso podemos privar de nacer a un Ser que ya tiene vida”, jajaja… ¿te das cuenta?, ese ser no tiene “vida” porque ahora crees llevarlo en tus entrañas, sino porque SIEMPRE LA TUVO.

Como padres, en este mundo hemos aceptado y asumido el rol de “dioses”, que no es más que otro modo de atentar contra Dios al afirmar que tenemos una voluntad separada, con la capacidad de actuar por nuestra cuenta. Nos creemos responsables de la “vida”, y creemos que en nuestras manos está, mediante nuestras decisiones, ser o no ser “dadores de vida”. Como todo en el mundo, no es más que una creencia errada.

Lo que sucede en sueños, jamás podrá tener efectos sobre la realidad, o lo que es lo mismo, tu cuerpo NO TIENE LA CAPACIDAD DE LASTIMAR AL HIJO DE DIOS. Voy a ponerte un ejemplo, para que te resulte más sencillo comprender lo que quiero decir: Imagina que mientras tienes la experiencia de ser un cuerpo, te vas a la cama a dormir, y en tus sueños, eres una asesina, alguien que mata por el simple “placer” de hacerlo. Has matado a cientos de personas. Mientras estás en tu sueño, no eres consciente de otra realidad, ¿verdad? Pero más tarde despiertas, y te das cuenta de que tú no eres una asesina. Tú no has matado a nadie. ¿Dónde están todos esos cadáveres? ¿Te das cuenta?, no existen más que en tu mente. El que en tu sueño tú te vieses como una asesina, no es más que un símbolo de tu creencia de que NO ERES INOCENTE, ERES CULPABLE, ésta es la razón por la que entregamos al Espíritu Santo todas nuestras ilusiones. Todas nuestras ilusiones, todo nuestro mundo, son el símbolo de una idea equivocada: la idea de que nos hemos separado de nuestro Padre y que por ello somos pecadores, perdimos la inocencia.

Tu cuerpo no es capaz de atentar contra la vida eterna, aunque tu mente bien puede decidir creer que sí lo ha hecho. Recuerda la frase del Curso: “Nada real puede ser amenazado”. Por este motivo, las decisiones que creemos tomar en este mundo, en realidad no son importantes, puesto que no son reales, sólo son parte del sueño en el que tú crees ser una asesina.

No existe diferencia alguna entre los sueños que crees experimentar en la noche, mientras duermes, y los que crees experimentar durante el día, cuando te supones “despierta”. En ambos casos estás dormida, soñando, proyectando imágenes que reflejan el contenido de tu mente. ¿Y cuál es el contenido de tu mente?: SOY CULPABLE, HE ATENTADO CONTRA MI PADRE AL SEPARARME DE ÉL Y ARREBATARLE SU PODER.

Evidentemente, una madre no va por ahí matando a sus hijos, pero si lo hiciera, NO PASARÍA ABSOLUTAMENTE NADA. Tú eres tan inocente como lo es Hitler, con la única diferencia de que tú estás utilizando la imagen de ese hombre para proyectar TU CULPA sobre él, y con ello el ego te ha hecho creer que tú te liberas de ella, cuando lo único que haces es ocultarla más y más. De ahí el “peligro” de los juicios, con ellos apoyamos la idea de la separación al otorgar credibilidad al sueño. De ahí que aún dentro del sueño, sea tan importante entregar TODOS nuestros juicios al Espíritu Santo, para que Él pueda sanar el error de origen, o sea, nuestra creencia en la separación. Todo lo demás, todo lo que aparenta suceder en el mundo, son símbolos de esa idea original (el pecado original).

No es mediante nuestras decisiones (actos, forma) que oímos al ego o al Espíritu Santo, sino en nuestra elección de mirar nuestras decisiones de la mano de uno u Otro (actitud, contenido). Una decisión como la que se trataba en aquella nota, el aborto, es la situación perfecta para el ego para hacerte sentir culpable. Pero la misma decisión de abortar, puede ser empleada por el Espíritu Santo para recordarle a tu mente que ERES INOCENTE. Exactamente igual, a la inversa (por ello ponía el ejemplo de mi experiencia personal con la decisión de tener a mi hija), yo puedo decidir no abortar, y también el ego puede utilizar esa decisión en su favor, ¿cómo?, mediante el sacrificio. El sacrificio NO ES AMOR, el sacrificio genera resentimiento, y donde hay resentimiento, hay culpa, y si hay culpa, es que NO ERES INOCENTE, independientemente de que la culpa la dirijas hacia ti o hacia la persona por la que te has “sacrificado”, como suele suceder.

Cuando en este mundo estamos pidiendo ayuda al Espíritu Santo, nuestra mente va sanando, está recibiendo corrección, ello puede traducirse no sólo en actitudes, sino también en actos concretos. Así, cuando nuestra mente está liberada del miedo, o sea, identificada con el Amor, no hace más que extender ese mismo Amor. Eso se refleja en bondad para con nuestras ilusiones, compasión, verdadera empatía, comprensión, ausencia total de miedo por un futuro imaginario, etc.

Hermanita, en torno a ese cuerpo que crees ser tú, has erigido todo un sistema de creencias, esas en las que crees se encuentra tu salvación. En realidad, todas esas creencias son utilizadas por tu ego como escudo protector contra la verdad. Crees que al no apoyar la idea del aborto eres buena en oposición a la maldad de los que sí apoyan esa misma idea. Crees, crees, crees… tú ya eres buena, con aborto y sin aborto, ¿entiendes?

Por ello, entrega al Espíritu Santo cualquier idea o creencia que abrigas en tu mente, y que no hace más que establecer o proyectar distinción-separación entre tu hermano y tú, porque tu hermano y tú SÓIS INOCENTES, independientemente de lo que parezca estar sucediendo ahí fuera, en el mundo. SÓIS UNO Y LO MISMO… EL CRISTO, EL HIJO DE DIOS.

Te bendigo.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS