Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

NO TENGO PENSAMIENTOS NEUTROS

 

Libera Tu Ser - Un Curso de Milagros - Reflexiones: "NO TENGO PENSAMIENTOS NEUTROS"


 

Por Anna Horno

El pensamiento es creativo. Los pensamientos pueden ser verdaderos o falsos. Inspirados por el Amor, crean extendiendo ese mismo Amor; impulsados por el ego, fabrican o proyectan imágenes, dando lugar a la percepción de un mundo separado. Eso es este mundo sin excepciones. No tienes pensamientos neutros, o incluyen, guiados por el Amor, o excluyen de la mano del ego. O los utilizas para atacar, o los utilizas para per-donar...

Sólo la parte de la mente que parece permanecer prisionera de la idea de la separación, podría tener necesidad de proyectar toda clase de imágenes (ya sean cuerpos o situaciones concretas), que podrán ser utilizadas como «chivo expiatorio» de la culpa inconsciente.

No tienes pensamientos neutros. O te estás identificando con el miedo, o lo estás haciendo con el Amor, no hay término medio. O regresas tu atención a la mente Una, o continúas apoyando el sueño de separación del ego.

En cada momento, el significado a lo que tus sentidos físicos te muestran lo estás poniendo tú. Y no puedes dar una interpretación diferente a lo que en tu interior piensas o crees ser. No puedes ver odio a menos que tu mente, la fuente de todo pensamiento, abrace la idea del odio; no puedes ver conflicto a menos que tú experimentes el conflicto en tus pensamientos; no puedes ver Amor a menos que tu mente esté identificada con Éste.

Y convencido de estar en el mundo, siendo ese cuerpo que ahora percibes, tu mente se identifica con el miedo. No puedes esperar entonces percibir algo distinto al miedo…

Si observas con atención, llegarás a la misma conclusión que llegué yo, la misma a la que todos llegaremos antes o después: todo en el mundo es un símbolo del miedo. Y en una mente llena de miedo, no hay espacio para que el Amor pueda florecer.

Que no recuerdes tu naturaleza amorosa, es el único propósito de tu experiencia aquí tomando al ego como guía. Recuerda que este mundo fue creado para escapar del supuesto castigo. De este modo, «a salvo» del Amor, crees haber puesto distancia entre Su castigo y tú.

Mientras el ego te mantenga en la creencia de estar separado, tu experiencia de la paz se estará retrasando. Si no puedes experimentar paz, no puedes experimentar Unidad ni Amor, y sin la experiencia de ambos, el reconocimiento de tu verdadera naturaleza se torna imposible. Es así como la continuidad del ego, o lo que es lo mismo, la continuidad de tu particular sistema de pensamiento, queda garantizada y a salvo.

El miedo por lo que crees haber hecho, es la única causa que dio origen al universo entero. Todo aquí parece mostrarte y convencerte de esa aparente separación original; el miedo es la base sobre la que este lugar se asienta. No obstante, si hemos dicho que la separación no es real, sino tan sólo una idea que pareció adueñarse de la mente, todos nuestros miedos están infundados, ¡el pecado no existe, no somos culpables de nada!... todo sucede únicamente en un sueño.

Todos vivimos atemorizados. Los que tienen, tienen miedo a perder; los que no tienen, temen no lograr sobrevivir. Éste es el miedo básico, el miedo a que la continuidad del cuerpo se vea interrumpida.

Al identificarte con el cuerpo, todo miedo a desaparecer, es en realidad el miedo a tener que renunciar a tus propias ideas, esas que mantienen tu pequeña voluntad separada de la Voluntad de tu Padre, esas ideas que vienen a apoyar tu deseo de especialismo. Todo un sistema de creencias que has forjado en torno a ese cuerpo y que te provee de un falso sentido de identidad. Esa identidad te esclaviza y te impide el reconocimiento de tu verdadera Identidad, y por tanto, te aleja de la experiencia del Amor, que según tú, vendrá acompañada del castigo impuesto por tu Padre. Pero, ¿quién en su sano juicio podría establecer una relación entre Amor y castigo? ¿Cómo el Amor va a ser portador de sufrimiento?

Atacar para defender su sistema de pensamiento, únicamente es propio de aquéllos que han olvidado Quiénes Son y han sustituido la Verdad con mentiras. A falta de verdadero Conocimiento, el ego ha fabricado todo un sistema de creencias con el que poder identificarse, y al que poder llamar «yo» para diferenciarse (separarse) de los otros «yos».

Todas tus creencias son sustitutos de la Verdad, falsos ídolos que te alejan de la experiencia de Dios, y con ello crees que mantienes la distancia entre Su castigo y tú.

Crees que la destrucción de tus ideas es tu propia destrucción, y en cierta manera lo es. La muerte de tu sistema de pensamiento, implica la muerte del ego, esa falsa identidad que crees ser tú. El Curso lo denomina, el «deshacimiento del ego», y cuando éste se ha deshecho, cuando ya no queda nadie, cuando el individuo desaparece, lo único que permanece es una experiencia continuada de Amor y dicha, en un constante ejercicio de extensión. Sin castigo, puesto que no hay pecado.

Cada idea que abandonas, te distancia un paso del ego y es un paso que avanzas en la dirección del Amor. En este punto, el ego se resiste y entabla su absurdo combate. Su supervivencia se percibe amenazada, y tratará de llamar tu atención sobre tu cuerpo y sobre los otros cuerpos y el mundo, para convencerte por todos los medios de la realidad de cuanto parece acontecer. Así comienza lo que parece ser una «batalla» entre la Verdad y las ilusiones, una batalla que el ego tiene perdida de antemano. Realmente la batalla es imposible, puesto que la Verdad sí es real, pero las ilusiones no existen. ¿Qué clase de batalla podría resultar de algo así? Independientemente de lo que parezca estar sucediendo en tu mundo, más allá de lo que parezca amenazar a tu cuerpo, tu realidad no se ve perturbada ni amenazada, se mantiene en perfecta invulnerabilidad, porque ésta es la Voluntad de tu Creador, El Cual estableció por ti y para ti la vida eterna.

Cada una de las ideas y creencias que sustentas en tu mente, cada juicio que emites respecto a lo que percibes, te separa de la experiencia de Amor y Unidad. Ésta es la experiencia que alcanzarías a través de todo ser y mediante las situaciones que experimentas a diario, si entendieses lo que éstas son y aprendieses a utilizarlas correcta-mente.

Renunciar completamente a nuestro particular sistema de pensamiento para poder alcanzar un estado permanente de paz interior, es el objetivo fundamental de Un Curso de Milagros, pues es mediante nuestra renuncia, mediante el abandono de nuestro pequeño yo, que permitimos que nuestra conciencia se expanda hacia nuestro verdadero Yo. Ambos no pueden coexistir, o adoramos al ego, o nos inclinamos humildemente ante Dios…

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS