Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

NO LO PUEDES ESTROPEAR

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "NO LO PUEDES ESTROPEAR"



Del Libro de David Hoffmeister "Sosiega la Mente - De Regreso a Dios" (Unwind Your Mind - Back to God) - LIBRO II - Capítulo VI
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

Hola David:

Estoy reflexionando sobre cuánto es parte del guión y cuánto no lo es. Me encanta, porque si pudiese vivirlo hasta sus últimas consecuencias, no dejaría sitio para la culpabilidad ni para culpar a los demás ni a mí mismo. Pero también veo el peligro: podría utilizarlo para disculparme por hacer todo tipo de cosas desagradables.

¿Qué pasa con las decisiones en las que permito que el propósito sea mi guía? ¿También forman parte del guión esas decisiones? ¿O esas las decidimos "nosotros"? Y de ser así, ¿cómo lo hacemos? ¿Por qué hay unos que son buscadores de la verdad y otros que no?

¿Está también en el guión la decisión de dejarse guiar por el Espíritu Santo? ¿Está en el guión si voy a escuchar o no Su respuesta? Pero si todo está en el guión, ¿dónde entra el estar dispuesto?

Te he oído mencionar el concepto de que "el guión ya está escrito", y luego veo una película como ¡Y tú qué sabes!,cuyo principal mensaje parece ser que puedo cambiar el sueño/realidad/ilusión a mi antojo. ¿Puedo cambiarlo sólo cuando el guión lo permite? ¿El querer cambiarlo y el cambio que se produce también forman parte del guión? Temo fastidiarla de alguna manera. Tal vez sólo debería preguntarte: ¿puedo hacer lo que más me guste hacer, sin poner en peligro mi despertar? ¿Aún se produciría la iluminación en el momento indicado en el guión?

Amado:

¡Estoy feliz por saber de ti!

Todo el cosmos espacio-temporal está en el guión y es el pasado. Es imposible cambiar el pasado, aunque es inevitable que el cosmos sea perdonado. La única elección que se puede hacer es el propósito que uno le da al guión y la manera en que uno lo contempla. El guión es uno, y no se lo puede descomponer en el que hace y aquel a quien se le hace. Es un guión que ha terminado y es imposible analizarlo. Si le das permiso a la mente para que se relaje y disfrute observándolo, la tranquilidad de espíritu es inevitable. El propósito es una decisión de la mente y como tal no "está en el guión". Se podría pensar en el propósito como en una decisión de nivel superior, una decisión con significado, mientras que las decisiones entre formas ilusorias no tienen ninguna relevancia en realidad. Toda la vida es una oportunidad de practicar el discernimiento y elegir alinearse con el Propósito del Espíritu Santo.

Por lo tanto, lo que se hace no es tan importante como tener clara la intención o el motivo por el que se hace, y esto es volver al propósito. Verdaderamente, elegir al Espíritu Santo es inevitable, de manera que hay que estar alerta a observar la mente y no acoger ni una pizca de juicio en ella. Entonces se experimenta lo fácil y sencilla que es la salvación. Porque el Amor no pide nada excepto ser él mismo, y extenderse.

Relájate y disfruta del espectáculo, y permite a tu mente observar sosegadamente. Eso siempre es suficiente, porque el Poder del Espíritu Santo está unido a nuestra mente. No lo puedes estropear, porque el Espíritu Santo está a cargo. Confiar en el Espíritu Santo no es ninguna carga. Todo lo que le queda a la mente es una sensación de ligereza y de Facilidad Divina.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS