Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

MOOD FOOD: LA COCINA DE LA FELICIDAD

 

Libera Tu Ser - Artículos Ciencia/Belleza/Salud/Medioambiente: "MOOD FOOD: LA COCINA DE LA FELICIDAD"


Publicado en revista Más Allá de la Ciencia - Nº 293

 

Mood Food: La cocina de la felicidad. Cómo conseguir el bienestar a través de los alimentos.

Pese a su tímido nacimiento, el movimiento Mood Food ha experimentado en los últimos años un rápido avance en la sociedad española. Su principio: consumir y cocinar alimentos que, por sus características, contribuyen a mejorar la salud de las personas y a potenciar su felicidad y el placer por la vida.

¿Sabías que estar de buen humor favorece la capacidad de pensar, permitiéndonos encontrar soluciones a los problemas cotidianos y no verlos como obstáculos insalvables? Además, la felicidad fomenta la creatividad y la capacidad de aprendizaje, manteniendo alejadas algunas enfermedades al reforzar el sistema inmunológico.

Según narró en alguna ocasión Catalina de Médici, esposa del rey Enrique II de Francia y madre de tres reyes, los alimentos y la cocina le eran del todo imprescindibles para sentirse feliz e, incluso, para alcanzar la plenitud durante el acto sexual. Al margen de su comicidad, lo que esta anécdota pone de relieve es el fuerte influjo que los alimentos tienen en nuestro estado anímico. Un poder ya conocido desde antiguo, cuando algunos alimentos se relacionaban con el vigor físico, el rendimiento intelectual o la alegría de vivir. Y así, la lechuga se comía para amainar la irritabilidad y los chiles para amortiguar el dolor y el cansancio.

Y esta es la base del movimiento Mood Food, también conocido como “la cocina de la felicidad”. “Una nueva tendencia gastronómica basada en el consumo de alimentos, y en la cocina que con ellos se puede elaborar, que son fuente abundante de nutrientes y sustancias que activan los neurotransmisores cerebrales implicados en el placer; en el confort espiritual, en la alegría o en el buen humor”, explica Miguel Ángel Almodóvar, uno de los grandes expertos en este movimiento y pionero en introducirlo en España a través de libros y conferencias.

En definitiva, lo que el Mood Food busca es potenciar la felicidad y el placer de las personas a través de la ingesta de alimentos previamente seleccionados por sus especiales beneficios en la salud física y mental, a los que en ocasiones se les añaden suplementos nutricionales, pero perfectamente naturales.

LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

Por supuesto, resulta muy difícil concretar qué debemos entender por felicidad, ya que es un concepto subjetivo que posee múltiples interpretaciones, según la persona a la que se le pregunte. Para el movimiento Mood Food, la felicidad se identifica con un estado positivo y de optimismo vital, con una sensación de plenitud física y mental, con la capacidad de afrontar los retos diarios con la energía necesaria y con el hecho de disfrutar de la vida sin cambios injustificados de humor o con la amenaza de que el estrés nos pueda conducir a una depresión.

Para encontrar los orígenes de este movimiento debemos situarnos en el año 2005, cuando en Japón se comercializó el primer alimento sello Mood Food, un chocolate enriquecido con ácido gamma-aminobutírico que favorecía en los consumidores la recuperación muscular y les ayudaba a mejorar el estrés y la ansiedad. El producto se convirtió en un éxito inmediato y el movimiento Mood Food se fue extendiendo por casi todo el mundo, dando origen a recetarios y libros explicativos sobre “la cocina de la felicidad”, y motivando la apertura de restaurantes dedicados íntegramente a seguir sus directrices.

El propio Almodóvar es autor de uno de estos libros: Mood Food. La cocina de la felicidad, un recetario en el que se sugieren numerosos platos elaborados por 16 experimentados chefs españoles prendados por el movimiento que nos ocupa, y entre los que se encuentran Mikel Santamaría, María José San Román o Paco Roncero. Esto no quiere decir que se trate de una cocina reservada para los grandes cocineros, ya que si el Mood Food tiene una ventaja, es que se basa en alimentos fáciles de cocinar, pudiendo muchos de ellos comerse crudos, como es el caso de los frutos secos, el chocolate o las frutas.

Uno de los primeros países en recibir su influencia fue Estados Unidos y seguidamente Europa, aunque, como señala Miguel Ángel Almodóvar, “la legislación europea es mucho más estricta en cuanto a la autorización de preparados o suplementos nutricionales, por lo que aquí la alternativa Mood Food se ha centrado en los alimentos sin procesar y en la cocina que con ellos se puede elaborar”. En el caso de España, explica Almodóvar, “se trata aún de un movimiento incipiente, tanto por su interés intrínseco como por la oportunidad de ser feliz y estar de mejor humor ante una situación de crisis que, entre otros indeseables efectos, ha disparado los casos de ansiedad, que ya afectan a más de un cuarto de la población adulta.

FRUTOS SECOS, VERDURAS Y PESCADOS

Pero ¿cuáles son estos alimentos que tanto placer y felicidad nos producen? La lista es innumerable y abarca a todos los grupos alimenticios: los frutos secos, las verduras, las carnes, el pescado… Así, por ejemplo, se aconseja utilizar el aceite virgen por sus beneficios antioxidantes y cardiovasculares; las almendras y las avellanas para afrontar el desgaste físico; la calabaza para mejorar el sistema nervioso, y los champiñones porque ayudan a regular las funciones cognitivas y contrarrestan los efectos derivados de la depresión leve, la ansiedad y la fatiga.

El movimiento Mood Food también recomienda consumir siempre que sea posible, minerales y carbohidratos de bajo índice glucémico, como los que se encuentran en el pavo, el pollo, el queso, el pescado, los huevos o el tofu. Asimismo, es aconsejable ingerir alimentos ricos en magnesio, como plátanos, nueces, legumbres o verduras, considerados antidepresivos naturales al aumentar los niveles de serotonina.

En definitiva, no existe un tipo de alimento único, sino muchos alimentos que, combinados entre sí, producirán en nosotros ese bienestar físico y mental. El proceso químico que hace esto posible es bien conocido y sencillo de explicar.

A mediados de la década de 1980, científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.), descubrieron que “los nutrientes, los hidratos, las vitaminas, los minerales y los ácidos grasos presentes en los alimentos que consumimos a diario afectan directamente al proceso cerebral de pensar, percibir y sentir” y que “un trozo de pastel puede resultar mejor medicina para el alma que cualquier fármaco de síntesis”, señala Miguel Ángel Almodóvar en su libro Mood Food.

Lo que estos experimentos confirmaron es que los estados de infelicidad, felicidad, tristeza, melancolía, depresión o euforia dependen de la activación o desactivación de un grupo de sustancias químicas que actúan en el cerebro. Así, sustancias como la adrenalina, la noradrenalina y la serotonina nos provocan excitación, mientras que otras como la dopamina y la feniletilamina consiguen todo lo contrario.

Cuando ingerimos un alimento concreto, su especial composición activará una o varias de las sustancias descritas, lo que a su vez provocará en nosotros el consiguiente estado anímico. Por ello, se hace preciso averiguar qué tipo de combinaciones son las adecuadas para lograr placer, sosiego y todo aquello relacionado con la felicidad. Y aquí es donde entran en juego los alimentos descritos y muchos más.

Lo ideal sería “incluir en la dieta cotidiana alimentos ricos en triptófano, teobromina, vitaminas del grupo B, ácidos grasos omega-3 y minerales como magnesio o litio, que activan neurotransmisores cerebrales como las endorfinas, la dopamina o la noradrenalina y que están estrechamente relacionados con las sensaciones de placer, felicidad y buen humor, al tiempo que previenen estados de decaimiento espiritual, desánimo, ansiedad y depresión”, recomienda Miguel Ángel Almodóvar.

PAUTAS PARA UNA VIDA FELIZ

Sin embargo, no todo depende de los alimentos que ingerimos. Para lograr potenciar sus beneficios al máximo, debemos seguir una serie de pautas y recomendaciones. La primera de todas, según Miguel Ángel Almodóvar, es “esforzarnos en comer ‘comida’, lo cual puede sonar a perogrullada, pero es una idea que remite a ir desterrando cuanto antes la bollería industrial, una bomba de colesterol con sus grasas trans, y los precocinados y enlatados, saturados de aditivos alimentarios”. Y añade: “hay que volver a comer productos naturales, de temporada, próximos en el espacio y saludablemente preparados, con poca grasa saturada y sin someterlos a excesivas cocciones que disipen los nutrientes. Luego, sólo resta que una buena parte de los productos sean Mood Food”.

Entre el resto de consejos que el movimiento Mood Food enuncia para evitar la irritabilidad y el mal humor se encuentran: evitar las caídas en los niveles de glucosa, ya que ello suele desembocar en depresión, irritabilidad y cambios injustificados de humor; asegurarse una ingesta suficiente de vitaminas del grupo B, presentes en los frutos secos y en carnes como la de pollo o en los riñones de cordero; desintoxicar el hígado con la ingesta continua de agua y verduras; reforzar el sistema inmunológico, por ejemplo, con productos ricos en hierro o en vitamina C; hacer ejercicio para favorecer las digestiones y nunca, nunca, realizar dietas estrictas que eliminen alimentos básicos o que se basen en la ingesta de un solo producto.

Si somos capaces de seguir estas pautas y de alimentarnos con los productos considerados Mood Food, sus defensores aseguran que seremos capaces de afrontar el trabajo diario con el vigor necesario, que satisfaremos la demanda de energía física, que controlaremos mucho mejor la ansiedad y el estrés y que podremos alcanzar un elevado nivel de satisfacción vital, evitando mucho mejor la melancolía y manteniendo un idóneo estado de ánimo.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS