Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

IDENTIDAD
Anna Horno

 

Libera Tu Ser - Reflexiones personales: "IDENTIDAD"

 

Vidas tristes y vidas alegres.
Vidas solitarias se entremezclan
con otras de gran proyección y realización.

 

Vidas marcadas por el dolor,
bañadas con la sangre de mis hermanos
y el odio de mi corazón.

Hubo otras tranquilas y prósperas,
donde por un instante creí ser príncipe,
para ser mendigo después.

Y también fui admirada y respetada,
y más tarde incomprendida y despreciada,
más otro salto en el tiempo,
me transportó a otra realidad aparente.

Me pareció ser esclavo y también señor,
víctima y verdugo,
hombre y mujer,
poeta, asaltador de caminos, y monje, y cristiano,
padre y madre, amante y esposa…

Y todas ellas no fueron más que mundos de ensoñación,
hábilmente tejidos
por el que teje todos los sueños.

¿Y dónde estuve yo mientras tanto?

Algo siempre permaneció impasible,
conocedor de su invulnerabilidad,
consciente de su santa herencia.

Espíritu eterno e inmutable... ahí me encontraba yo,
en mi eterno hogar de reposo.

Y este cuerpo que ahora ves,
también sufrirá el deterioro,
y se extinguirá una vez más,
como la oscuridad dando paso a la luz.

Comienzos y finales que no existen,
y allí estaré siempre yo,
sobreviviendo a la falsa muerte una y otra vez.

Qué absurdas me parecen ahora
todas estas identidades y existencias ilusorias jugando a ser Dios,
cuán carentes de significado todas ellas.

La voz del perdón me susurró tantas canciones,
más una parte de mi no estuvo dispuesta a escuchar…
tan profunda era mi ceguera,
que no hice más que prolongar la ilusión.

Y decidí continuar por el camino del miedo,
acumulando dolor y resentimientos,
creyendo que con ello alcanzaría la salvación... y me equivoqué.

Y cuando el peso fue excesivo para seguir cargando con él,
comprendí la falsedad de cuanto mis ojos vieron,
y lo errado de aquel loco pensamiento.

Y ahora sé que nada puede sobrevivir en la separación,
pues no hay vida que no sea una con Dios.

Herido de muerte se encuentra este falso universo,
condenado a desaparecer,
porque mi Santo Padre
conservó para mí lo que no puede perecer.

Y me cuesta reconocer que yo misma
oculté la luz tras las sombras,
y la inocencia tras la vieja culpa,
y que si la muerte ocupó el lugar de la vida eterna,
fue por mi propia elección.

Y Tú, Padre, sigues paciente esperando por mí,
deseoso de verme llegar libre de sufrimiento,
siendo el amor que Tú conoces
y en el que fui creada por Ti.

No me olvido, Padre, ya no puedo.
Quiero despertar cuanto antes,
y devolver a la mente lo que le pertenece.

Anhelo volver junto a Ti,
ya no deseo jugar a estos juegos extraños
en los que reniego de mi verdad,
ya no deseo experimentar lo que no procede de Ti.

Y en mi hora lúcida comprendo
que sólo el amor es real,
que lo que nunca fue, jamás existió,
y que siendo perfecta Tu creación,
¿qué más podría necesitar?.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS