Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

MENSAJE DEL ESPÍRITU SANTO SOBRE FORMA Y CONTENIDO

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "MENSAJE DEL ESPÍRITU SANTO SOBRE FORMA Y CONTENIDO"



Del Libro de David Hoffmeister "Unwind Your Mind - Back to God" - LIBRO 1, Capítulo I
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

Cuando tienes la mente absorta en el santo propósito de sanar al Hijo de Dios, entonces sabes para qué es el mundo. Esto es contenido. Centrarse exclusivamente en el contenido (el Espíritu Santo) es darle al mundo un propósito unificado. La felicidad y la alegría verdaderas sólo se pueden encontrar viendo más allá de los propósitos separados del ego, que están basados en la forma.

El mundo de la forma y las cosas concretas se fabricó como un ataque contra Dios, como un escondite para la mente aterrorizada de lo que creyó que eran las repercusiones de separarse de Dios. La mente es adicta a la forma, porque la forma es una defensa contra la verdad. La mente que cree que se separó de Dios tiene terror a la verdad–se ha vuelto totalmente dependiente de la forma para sobrevivir porque cree que la fuente de su vida está dentro del mundo de la forma.

Percibir las cosas concretas y tratar con ellas como si fueran unidades completas, en y por sí mismas, es cerrar la mente a la sanación. La mente que se ha centrado en la forma está dormida. Ha olvidado la completitud, la comunión, la Unicidad; se ha olvidado de Dios. El camino de vuelta a este recuerdo pasa por sanar la percepción distorsionada. Se proporciona un propósito unificado, que se ha de transferir y aplicar a cada aspecto de la mente, a cada experiencia, para que vuelva a estar centrada en el contenido. El contenido ve dos categorías: amor y petición de amor. Cada momento es una oportunidad de unirse en el instante santo, en el que no hay pasado, ni cuerpos, ni mundo.

Centrarse en la forma es adorar ídolos. Decidir sobre metas y resultados en la forma, es dejar de comprender lo que es el propósito.

La mente está siempre eligiendo. Toma decisiones a cada momento centrándose en la forma o en el contenido. El ego utiliza la forma–el cuerpo, el mundo y todas las formas de comunicación–para la soberbia, el placer y el ataque. Se construye un concepto del yo usando la forma, el concepto del yo se usa para competir con lo que se percibe como los conceptos del yo de los demás; la defensa y el ataque se convierten en importantes distracciones. Cualquier guerra, desde las guerras mundiales y los genocidios, hasta las discusiones sobre quién fregará los platos esta noche, brota de centrarse en la forma. Sólo se pueden experimentar disgustos y ataques cuando se ve a un hermano como un cuerpo. Sólo se puede llegar a considerar siquiera la necesidad de defenderse cuando se ve como causativo al mundo de la forma.

Centrarse en la forma es juzgar. La forma es el pasado; la forma es una ilusión del pasado. La mente que reacciona a cualquier cosa de este mundo, incluidas las interacciones con hermanos, está reaccionando al pasado, a asociaciones que se mantienen en la mente. En este mundo siempre se juzga sobre el éxito y el fracaso a partir de los resultados en la forma: ¿Permaneció unida la pareja? ¿Se terminó el trabajo? ¿Te contrataron o te despidieron? ¿Lo celebraremos o nos compadeceremos?

El contenido ve lo mismo en todas las cosas. El contenido ve a todos los hermanos como uno. El contenido ve cada momento como una oportunidad de perdonar, liberar el pasado, ofrecer un recordatorio de la inocencia y recordar que todas las cosas–pasadas, presentes y por venir–están suavemente planeadas por Quien sabe cuál es el mejor resultado para todos los implicados. Cuando se ve que todas las cosas operan conjuntamente para el bien, la mente puede reposar. Cuando la mente reposa, el amor retorna a la consciencia.

Hace falta mucha buena disposición y mucha confianza para empezar a apartarse del sistema de creencias de ego, tan profundamente arraigado y tan completamente al revés. Cada creencia ha de soltarse de la mente y ser vista como algo que tiene una causa irreal. Dios es Causa. Dios es la Fuente de la vida.

Trabajaré con tus creencias momento a momento, llevándote paso a paso mientras desenredas tu mente de los muchos falsos conceptos que crees que te mantienen seguro y te hacen feliz. Sólo la liberación de estas creencias falsas puede traerte verdadera felicidad y paz duradera.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS