Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

LA REALIDAD DE LA VIDA Y LA IRREALIDAD DE LA MUERTE

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "LA REALIDAD DE LA VIDA Y LA IRREALIDAD DE LA MUERTE"



Del Libro de David Hoffmeister "Sosiega la Mente - De Regreso a Dios" (Unwind Your Mind - Back to God) - LIBRO II - Capítulo II
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

En verdad no hay "obstáculos a la paz" que no podamos trascender juntos desde el perdón. El perdón es dejar de valorar al ego, el cual podría también llamarse la muerte. El ego fue un intento de negar a Dios. Pero semejante creencia no puede cambiar realmente la verdad del Amor de Dios, porque nada puede cambiar el Amor Eterno. Y sin embargo, mientras parezca que el ego ofrece algo valioso, no se podrá oír ni aceptar completamente la Respuesta de Dios. Porque el ego es la creencia en que hay algo que puede sustituir a Dios. Y el Espíritu Santo enseña que no hay más Amor que el Amor de Dios que Todo lo incluye.

La "atracción de la muerte" es la atracción de una imagen de una identidad inventada y de todas las distracciones y defensas que forman parte de esa imagen. La imagen es el ego, o la muerte, y utilizando el poder que le da la mente dormida, intenta hacerse pasar por una entidad real con vida propia. El ego no puede ser un obstáculo a la paz cuando uno se retracta de creer en él y pone su fe en el Espíritu Santo.

El ego –la muerte– parece atractivo sólo porque parece ofrecer una alternativa a Dios, a quien la mente dormida teme como si fuese un dios iracundo y punitivo. Dios no es nada de eso, sólo lo puede ser para una mente dormida que cree que realmente se ha separado de Dios: éste es su miedo inconsciente. Ha proyectado su miedo sobre ese dios "iracundo" que se ha inventado y tiene miedo de pedir ayuda a ese dios.

Parece haber placeres, por efímeros que sean, asociados con la imagen inventada y con su mundo. Y estos placeres son atractivos para la mente dormida que, por lo tanto, los busca. Pero los ídolos nunca ofrecen contento y alegría duraderos, porque son temporales. Suben y se caen, pues nunca podrán sustituir al Amor Eterno. Mientras el ego y sus ídolos sean vistos como valiosos o atractivos, a la mente dormida todavía le parecerá atractiva la "muerte", y esto es, por definición, porque el ego es sinónimo de muerte, repito.

No hay muerte. Uno se da cuenta de esto a la Luz del Amor de Dios. El ego no tiene base alguna y las ilusiones sólo son un error. Una vez que se retira la fe en el error, ya no se experimenta el error como real. Éste es el significado del Despertar: la superación de la muerte. Uno permite que el Espíritu lleve el error del ego ante la Luz de la Verdad (llevar las ilusiones ante la verdad), y la oscuridad de la muerte ya no es.

La muerte no es la muerte del cuerpo. La muerte es la creencia en que la separación de Dios pudo de hecho ocurrir. Transcender el ego es pues transcender la creencia en lo imposible. Una vez que se ve la muerte como la ilusión que es, ya no es atractiva. Porque ¿quién elegiría las ilusiones cuando la Luz de la Verdad se experimenta como el Amor, y cuando ya no se teme al Amor?

Estoy unido a ti en la Vida y el Amor de Dios. Tú eres tan perfecto e inmutable como  Dios te creó. Y yo doy gracias porque somos un Único Ser. Amén.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS