Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

LA DESAPARICIÓN DEL UNIVERSO
GARY R. RENARD

 

Libera Tu Ser - LA DESAPARICIÓN DEL UNIVERSO

 

Del capítulo 7: La Ley del perdón

 

El camino que había elegido no era comida rápida espiritual, y el Libro de Ejercicios del Curso no era ningún pastel. Después de un año y cuatro meses de atención y dedicación casi constantes, conseguí completar las 365 lecciones del Libro de Ejercicios. Aunque la teoría del Curso de explica en el Texto, está muy bien elaborada en el Libro de Ejercicios. Ambos son necesarios para comprender y aplicar el Curso, y ninguno está completo sin el otro. Sin embargo, el Libro de Ejercicios tiene un tono más práctico. Sus ejercicios, que se aplican a las relaciones personales del estudiante y a cualquier situación en la que pueda encontrarse en un momento dado, están diseñadas para producir la experiencia de que lo que el Curso enseña es cierto.

Arten y Pursah ya habían insistido en que la verdadera respuesta al mundo del ego no es una respuesta intelectual, sino una experiencia de Dios que haga perder sentido a la experiencia de separación. En lugar de mis disgustos habituales, estaba empezando a vivir de vez en cuando experiencias de paz que eran muy bien acogidas. Esto, por sí mismo, ya era suficiente para sentirme agradecido por la dirección que estaba tomando mi vida.

Por ejemplo, en lugar de sentirme habitualmente molesto porque Karen no fuera muy «espiritual» y pareciera que mi camino sagrado no le importara mucho, decidí seguir el consejo de Arten y dejarla que aprendiera lo que tuviera que aprender en aquel momento. A medida que la perdonaba, me sentía más en paz con el hecho de que era casi seguro que yo no respondía a todas sus expectativas ocultas, y permitía que ambos fuéramos tal como éramos.

Para mi sorpresa, Karen pronto se convirtió en una estudiante del Curso «a tiempo parcial», y de vez en cuando asistía a los encuentros de nuestro grupo de estudio. Incluso llegó a terminar el Libro de Ejercicios, lo cual no es ningún logro insignificante. Aunque no estaba metida en el Curso tanto como yo, creía lo que le contaba, e hizo grandes progresos en la transformación de su estado de conflicto en un estado de paz.

Uno de los cambios de pensamiento necesarios en el camino hacia la experiencia última fue la aceptación de la idea de que la mente lo proyecta todo, observa su propia proyección desde otro punto de vista distinto y aparentemente separado, e interpreta esa percepción como un hecho externo. El cuerpo, siendo en sí mismo la idea de separación, sólo existe en la mente como un medio para experimentar la separación. Toda mi vida había supuesto que mis ojos veían el mundo, que mi cuerpo lo sentía y que mi cerebro lo interpretaba. El Libro de Ejercicios estaba ayudándome a entender que era absurdo pensar que los ojos del cuerpo pudieran ver realmente, o que el cerebro pudiera pensar o interpretar nada. La mente le decía al cuerpo qué ver y sentir, y cómo interpretar lo que estaba viendo y sintiendo. El cuerpo sólo era un truco, un dispositivo dentro de la mente del ego diseñado para convencerme de que la vida mundana era real. El Libro de Ejercicios no sólo enseñaba lo contrario que la ciencia newtoniana, sino que me permitió adquirir experiencia para aceptar la interpretación que hace el Espíritu Santo de todas las cosas, facilitando así el principio del fin de mi ego.

Me enfadó mucho la primera frase del Epílogo del Libro de Ejercicios, pero no así la segunda. «Este curso es un comienzo, no un final. Tu Amigo te acompaña». Sabía a estas alturas que mi amigo, el Espíritu Santo, era en realidad mi propio Yo Superior. Sin embargo, fue un gran alivio para mí hacer uso de las artísticas metáforas del Curso y pensar que estaba siendo ayudado por otro. De hecho, esto era muy necesario. Seguía teniendo el mundo ante mí, y el Curso siempre era práctico: «Este curso se mantiene dentro del marco del ego cuando es necesario.»

En lo tocante a la observación del mundo, el Curso explicaba todo lo que hay en él sin excepción. Yo podía contemplar toda mi vida, y también el presente, y comprender la causa de todas las conductas humanas. Por ejemplo, en la escuela, los abusones que amedrentan a los demás parecen decir: «Nosotros somos gente interesante, tú no. Tú eres el culpable y el equivocado, nosotros no». Los «buenos» estudiantes que podían ver la injusticia de esto, así como la naturaleza ridícula de tantas cosas en el mundo, simplemente estaban representando su papel en el ciclo de víctimas y verdugos, viendo la culpa en los causantes de la injusticia en lugar de verla en sí mismos.

¿Y qué decían la mayoría de los miembros de diversas sectas religiosas cuando hacía proselitismo? Posiblemente decían algo parecido a esto: «Vosotros sois los culpables, nosotros no. ¡Nosotros tenemos a Dios! Vosotros no. Nosotros vamos a ir al cielo y vosotros al fuego». ¿Qué estaban diciendo los locos terroristas del mundo cuando se cobraban las vidas de hombres, mujeres y niños inocentes? Tal vez decían: «Vosotros sois responsables de nuestros problemas. Vosotros tenéis la culpa, nosotros no». Los seres humanos tienden a culparse unos a otros por su suerte en la vida, pero lo que todos hacemos es culparnos unos a otros por nuestra aparente separación de Dios, que produce la pérdida de paz que sentimos como un rasgo permanente de nuestra existencia.

Las variantes son interminables. Tanto en las relaciones cercanas como en las distantes, siempre se puede encontrar la causa del problema en otra persona o cosa, excepto esas almas torturadas que proyectan toda la culpa dentro, culpándose conscientemente de sus propias circunstancias desfavorables. Sin embargo, ¿es esto distinto de culpar a otro cuerpo?

A menudo me animaban los cambios experimentados en mi forma de pensar y sentir. Otras veces el Curso parecía empeorar las cosas. Como el sistema de pensamiento de mi ego, largo tiempo negado, estaba saliendo a la superficie, la culpa que lo mantenía negado también salía a la superficie, produciendo a veces una mayor expresión de miedo de lo que había sido habitual.

Como ejemplo, durante los años anteriores había notado un constante incremento de propaganda política derechista en televisión, especialmente desde que la Comisión Federal de Comunicaciones había revocado su “doctrina de la justicia” y la “regla del mismo tiempo”. Ahora los poderes fácticos podían publicar toda la información unilateral y conservadora que quisieran a través de sus canales sin tener que conceder una cantidad de tiempo justa e igual al punto de vista alternativo. Una práctica que había funcionado relativamente bien durante los últimos treinta años ahora había sido abolida, y aunque debería haberlo esperado, a veces me sentía más molesto que nunca por las tonterías que veía y oía en la pantalla de mi televisión. En ocasiones levantaba la voz para plantear preguntas como: ¿Está la gente tan fuera de sí que se cree esta porquería? Por desgracia, a menudo la respuesta era sí.

A pesar de mis lapsus ocasionales, podía practicar los principios del Curso buena parte del tiempo. Mi obstinación natural estaba empezando a servir de algo, no porque produjera un flujo constante de experiencias felices, sino porque me permitía una nueva manera de mirar las experiencias desgraciadas, recortando así drásticamente la duración de sus efectos…

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS

EXTRACTOS DE UN CURSO DE MILAGROS

«El perdón convierte el mundo del pecado en un mundo de gloria, maravilloso de ver. Cada flor brilla en la luz, y en el canto de todos los pájaros se ve reflejado el júbilo del Cielo. No hay tristeza ni divisiones, pues todo se ha perdonado completamente. Y los que han sido perdonados no pueden sino unirse, pues nada se interpone entre ellos para mantenerlos separados y aparte. Los que son incapaces de pecar no pueden sino percibir su unidad, pues no hay nada que se interponga entre ellos para alejar a unos de otros. Se funden en el espacio que el pecado dejó vacante, en jubiloso reconocimiento de que lo que es parte de ellos no se ha mantenido aparte y separado.»
UCDM - (T-26.IV.2)
«No tengas miedo, hijo mío, sino deja más bien que los milagros iluminen dulcemente tu mundo. Y allí donde la diminuta brecha parecía interponerse entre tú y tu hermano, únete a él. Y de este modo, será evidente que la enfermedad no tiene causa. El sueño de curación reside en el perdón, que dulcemente te muestra que nunca pecaste. El milagro no dejará ningún vestigio de culpabilidad que pueda traerte testigos de lo que nunca fue. Y preparará en tu almacén un lugar de bienvenida para tu Padre y tu Ser. La puerta está abierta para que todos aquellos que no quieran seguir hambrientos y deseen gozar del festín de abundancia que allí se les ha preparado puedan entrar. Y éstos se reunirán con tus Invitados, a quienes el milagro invitó a venir a ti.»
UCDM - (T-28.III.8)
«En ti reside el Cielo en su totalidad. A cada hoja seca que cae se le confiere vida en ti. Cada pájaro que jamás cantó cantará de nuevo en ti. Y cada flor que jamás floreció ha conservado su perfume y hermosura para ti. ¿Qué objetivo puede suplantar a la Voluntad de Dios y a la de Su Hijo de que el Cielo le sea restituido a aquel para quien fue creado como su único hogar? No ha habido nada ni antes ni después. No ha habido ningún otro lugar, ningún otro estado ni ningún otro tiempo. Nada que esté más allá o más acá. Nada más. En ninguna forma. Esto se lo puedes brindar al mundo entero y a todos los pensamientos erróneos que se adentraron en él y permanecieron allí por un tiempo. ¿De qué mejor manera se podrían llevar tus propios errores ante la verdad, que estando dispuesto a llevar la luz del Cielo contigo, según te diriges más allá del mundo de las tinieblas hacia la luz?»
UCDM - (T-5.IV.5)
«La relación santa refleja la verdadera relación que el Hijo de Dios tiene con su Padre en la realidad. El Espíritu Santo mora dentro de ella con la certeza de que es eterna. Sus firmes cimientos están eternamente sostenidos por la verdad, y el amor brilla sobre ella con la dulce sonrisa y tierna bendición que le ofrece a lo que es suyo. Aquí el instante no santo se intercambia gustosamente por uno santo y de absoluta reciprocidad. He aquí tiernamente despejado el camino que conduce a las verdaderas relaciones, por el que tú y tu hermano camináis juntos dejando atrás el cuerpo felizmente para descansar en los Eternos Brazos de Dios. Los Brazos del Amor están abiertos para recibirte y brindarte paz eterna.»
UCDM - (T-20.VI.10)
«Escucha... tal vez puedas captar un leve atisbo de un estado inmemorial que no has olvidado del todo; tal vez sea un poco nebuloso, mas no te es totalmente desconocido: como una canción cuyo título olvidaste hace mucho tiempo, así como las circunstancias en las que la oíste. No puedes acordarte de toda la canción, sino sólo de algunas notas de la melodía, y no puedes asociarla con ninguna persona o lugar, ni con nada en particular. Pero esas pocas notas te bastan para recordar cuán bella era la canción, cuán maravilloso el paraje donde la escuchaste y cuánto amor sentiste por los que allí estaban escuchándola contigo.»
UCDM - (T-21.I.6)
«Ésta es la visión del Hijo de Dios, a quien conoces bien. He aquí lo que ve el que conoce a su Padre. He aquí el recuerdo de lo que eres: una parte de ello que contiene todo ello dentro de sí, y que está tan inequívocamente unida a todo como todo está unido en ti. Acepta la visión que te puede mostrar esto y no el cuerpo. Te sabes esa vieja canción, y te la sabes muy bien. Nada te será jamás tan querido como este himno inmemorial de amor que el Hijo de Dios todavía le canta a su Padre.»
UCDM - (T-21.I.9)
«¡Ay, criatura de Dios, si supieses lo que Dios dispone para ti, tu gozo sería absoluto! Y lo que Él dispone ha ocurrido, pues siempre fue verdad. Cuando venga la luz y hayas dicho: "La Voluntad de Dios es la mía", verás una belleza tal que sabrás que no procede de ti. Como resultado de tu gozo crearás belleza en Su Nombre, pues tu gozo es tan incontenible como el Suyo. El mundo desolado e insignificante se desvanecerá en la nada, y tu corazón estará tan rebosante de alegría que de un salto se elevará hasta el Cielo, ante la Presencia de Dios. No puedo describirte cómo será esto, pues tu corazón no está todavía listo. Puedo decirte, no obstante, y recordártelo a menudo, que lo que Dios dispone para Sí Mismo lo dispone para ti y lo que Él dispone para ti es tuyo.»
UCDM - (T-11.III.3)
«Criatura de la luz, no sabes que la luz está en ti. Sin embargo, la encontrarás a través de sus testigos, pues al haberles dado luz, ellos te la devolverán. Cada hermano que contemples en la luz hará que seas más consciente de tu propia luz. El amor siempre conduce al amor. Los enfermos, que imploran amor, se sienten agradecidos por él, y en su alegría resplandecen con santo agradecimiento. Y eso es lo que te ofrecen a ti que les brindaste dicha. Son tus guías a la dicha, pues habiéndola recibido de ti desean conservarla. Los has establecido como guías a la paz, pues has hecho que ésta se manifieste en ellos. Y al verla, su belleza te llama a retornar a tu hogar.»
UCDM - (T-12.VI.10)
«Criatura de Dios, fuiste creado para crear lo bueno, lo hermoso y lo santo. No te olvides de eso. El Amor de Dios, por un breve período de tiempo, todavía tiene que expresarse de un cuerpo a otro, ya que la visión es aún muy tenue. El mejor uso que puedes hacer del cuerpo es utilizarlo para que te ayude a ampliar tu percepción, de forma que puedas alcanzar la verdadera visión de la que el ojo físico es incapaz. Aprender a hacer esto es la única utilidad real del cuerpo.»
UCDM - (T-1.VII.2)
«Hay una luz en ti que jamás puede extinguirse y cuya presencia es tan santa que el mundo se santifica gracias a ti. Todo lo que vive no hace sino ofrecerte regalos y depositarlos con gratitud y alegría ante tus pies. El aroma de las flores es su regalo para ti. Las olas se inclinan ante ti, los árboles extienden sus brazos para protegerte del calor y sus hojas tapizan el suelo para que camines sobre algo mullido, mientras que el sonido del viento amaina hasta convertirse en un susurro en torno a tu santa cabeza.»
UCDM - (PI.156.4:1-3)