Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

INTERNET: DEL MIEDO AL AMOR
Anna Horno

 

Libera Tu Ser - Reflexiones personales: "INTERNET: DEL MIEDO AL AMOR"

 

En estos tiempos, en los que con relativa frecuencia oímos hablar, algunas veces un poco incrédulos, otras un tanto asombrados e incluso atemorizados, de los “trágicos sucesos” a los que se enfrentan algunos usuarios de internet, ¿por qué no aprovechar para recordar que todo es un sueño que está siendo soñado por mi propia mente?

Y dentro del sueño, yo apuesto por este maravilloso canal de comunicación y expresión, que bien puede resultar un símbolo de unidad y fraternidad. Internet es una ventana abierta al mundo y a sus diferentes puntos de vista y una oportunidad para compartir anónima y desinteresadamente con quienes se cruzan en nuestro camino. Es, hoy por hoy, el único medio que posibilita la apertura hacia las infinitas posibilidades en el terreno de la información y el intercambio de ideas, que nos permite ampliar nuestra comprensión y hace posible el acceso a una realidad superior a través de la experiencia.

Absolutamente para todos los acontecimientos de nuestra vida existen siempre dos lecturas: en el caso concreto de internet, podemos optar por la lectura negativa y pesimista de los “peligros que acechan en la red”, pero igualmente podemos decidirnos por una lectura mucho más positiva, reflejo de lo que en verdad somos y hacia lo que nos encaminamos.

Por cada suceso aparentemente negativo dentro de la red, suceden, todos los días, millones de felices acontecimientos de los que nadie, excepto sus protagonistas, se hace eco… el “mal” hace más ruido, eso es todo.

Sí, para algunas personas (me gustaría conocer las cifras en términos de porcentaje) podrá resultar una experiencia obviamente dolorosa, pero en contraparte, ¿cuántos millones de personas alcanzan experiencias vivificantes y sanadoras?, ¿porqué de ellas no se hace mención en los medios de comunicación?, ¿por qué esta tendencia a exaltar la tragedia y menospreciar los desenlaces (mucho más numerosos) felices? ¿Cuántos instantes santos se suceden todos los días entre “desconocidos”, que pasan totalmente desapercibidos sólo porque “alguien” decide que no son "noticia"?

¿Por qué sembrar el terror cuando en las manos de todos nosotros está sembrar el Amor?

Estamos tan acostumbrados a “tragarnos” todo lo que nos dicen en televisión, que pocas veces nos detenemos a preguntarnos si efectivamente se corresponde con el tipo de noticias que desearíamos escuchar. Estamos tan habituados a la manipulación de los medios, que parece que la manera en que nos acercamos el mundo, deba corresponderse con las opiniones que éstos tienen del mundo y de sus acontecimientos.

Yo promuevo la libertad, la libertad para ver, para escuchar, para elegir qué somos y qué queremos expresar, libertad para escoger lo que nos agrada y lo que decididamente desechamos de nuestras vidas porque no nos interesa… probablemente la “guerra” contra internet, declarada por parte de las televisiones, radio y prensa en general, tenga mucho que ver con esa, nuestra libertad, de la que unos cuantos preferirían que no hiciéramos uso. Y mientras les seguimos el juego a esos cuantos, nuestras mentes se saturan con toda la basura que deciden que, de algún modo, será útil para sus propios fines. Amenizan nuestros días con miedo, ese mismo miedo que nos hace callar, que condiciona nuestras decisiones y nos vuelve mucho más temerosos y por tanto, más susceptibles de ser manipulados.

Estamos experimentando una época de transición, o de crisis, como algunos se empeñan en afirmar, un tiempo de cambio a todos los niveles; ojalá el cambio promueva también el deseo sincero en cada uno de nosotros de sustituir la percepción por la verdadera visión; una transformación en la forma en que experimentamos todo aquello que nuestros sentidos nos muestran.

Hace algún tiempo recibí una maravillosa reflexión a propósito de la “crisis”, obra de ese genio que fue Albert Einstein: en su reflexión describe perfectamente cuál debería ser nuestra actitud hacia esos, aparentemente negativos, sucesos sociales:

"No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y sus penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.

El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque en crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.

En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora: la tragedia de no querer luchar por superarla".

Son nuestros pensamientos y actitudes los que determinan quiénes somos y nos sitúan en un extremo u otro de esa cuerda imaginaria: o estamos en Dios, o estamos en el ego… es una simple cuestión de compromiso con la verdad o con las ilusiones. Si dirigimos nuestra atención en la dirección correcta, y aceptamos como guía y consejero a Aquél que fue enviado por el Mismísimo Amor, como un resultado natural, nuestros pensamientos atemorizantes serán sustituidos por pensamientos de paz, amor y profunda dicha, del mismo modo, nuestros actos ya no serán fruto de “esos negros nubarrones de miedo y culpa”, sino de la luz que traen consigo la fe y la certeza de que, suceda lo que suceda, será una maravillosa oportunidad para superarnos a nosotros mismos y alcanzar una comprensión mayor… un  reto, que no un peligro.

El cambio que esta sociedad precisa, es un cambio global que forzosamente ha de comenzar a nivel individual, bajo la forma de una decisión personal. ¿Porque no optar por una visión amorosa, serena y confiada de las cosas, que disuelva automáticamente toda semilla de miedo?

De modo que sí, como las dos caras de una misma moneda, como el yin y el yang, en este mundo de dualidad podemos identificarnos con ese lado oscuro de internet, pero igualmente podemos decidirnos por ver la belleza, la paz y el Amor en todo cuanto nos rodea, también en la red.

El miedo frena, el Amor impulsa; el miedo esclaviza, el Amor nos hace libres…

A través de internet, he conocido personas maravillosas, personas dispuestas a dar lo mejor de sí mismas en todo momento, personas que con cada intercambio aportan a éste, mi sueño, paz, felicidad y un profundo sentimiento de formar parte de algo mucho más grande y más hermoso que mi identidad individual y separada.

He conocido poetas, pensadores, soñadores, creadores, buscadores, maestros de lo simple… personas anónimas pero grandes, sencillas pero sabias… a todas ellas va dedicado este escrito.

Con Amor, por el Amor.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS