Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

HACER CONSCIENTE EL CONCEPTO DEL "YO" DEL MUNDO

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "HACER CONSCIENTE EL CONCEPTO DEL YO DEL MUNDO"



Del Libro de David Hoffmeister "Sosiega la Mente - De Regreso a Dios" (Unwind Your Mind - Back to God) - LIBRO II - Capítulo IV
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

La Verdad es paz, felicidad, alegría y libertad; la Verdad es una experiencia del Corazón. La Verdad no se puede describir ni explicar. Para cuando se la experimenta, los cómos y los porqués ya se han disuelto. Se aproxima uno a la Verdad por medio de la negación, por medio de hacerse consciente de todo lo que es falso, y por medio de dejar de creer en cualquier ilusión. Hay que soltar todo lo que es falso.

Las Ilusiones se transcienden elevándolas a la conciencia. Cuando todas las ilusiones se han destapado y se han revelado como una sola (es decir, el tronco del árbol del ego y sus muchas ramas son un sólo árbol), la Verdad es bienvenida. Ver completamente la barrera y traerla plenamente a la conciencia, la elimina en la luz de forma automática. Ver la barrera sólo parcialmente (es decir, sólo algunas de las ramas) es no ver nada en absoluto.

La conciencia pertenece al ámbito del ego. Está hecha de conceptos y de imágenes. El sujeto y el objeto, el observador y lo observado, yo y el otro, el individuo y el colectivo, el personaje del sueño y el sueño, no son diferentes en absoluto. Son sólo conceptos/imágenes. Son el ego. La Mente Divina es la Realidad de la Identidad en Dios. ¡Experimentar esto es la libertad!

La Voluntad Libre es de Dios y de Cristo. La "voluntad" del ego es la creencia en que la realidad está fragmentada y se puede elegir o seleccionar parte de ella, y en que es posible elegir entre las imágenes del campo. La "voluntad" del ego es el esfuerzo de producir cambios y mejoras por medio de hacer juegos malabares, reorganizando los conceptos y las imágenes del campo, esperando la felicidad en el futuro. Esta ilusión de cambio no es transformativa porque aún está dentro del campo.

El cambio verdadero es una transformación radical de la mente. Esto sólo ocurre cuando la mente ve el campo completo –la propia conciencia– desde un propósito o marco de referencia completamente diferente.

El ser falso, o ego, es el hacedor de imágenes. Es la persona (máscara) que cubre y oculta de la conciencia la Realidad Abstracta. Es un concepto del yo que consiste en conceptos. Está fragmentado en la persona (un fragmento), las otras personas (fragmentos), y el mundo/cosmos que los "rodea" (todavía más fragmentos), y es lo que los hizo o pensó a todos ellos. Dicho de otra manera, el ego es a la vez el "pensador" y los "pensamientos", el hacedor de imágenes y las imágenes.

La libertad es darse cuenta de que la Realidad está completa y sólo se la puede aceptar en este instante: no está hecha de imágenes seleccionadas. El concepto de “elegir” desaparece con esta aceptación porque en la Realidad no hay nada entre lo que elegir. Ve que la felicidad futura era sólo un concepto. Ve que la culpabilidad por el pasado era sólo un concepto. Ve que el conflicto y el esfuerzo, eran sólo conceptos. La Realidad Presente es inmutable y está tranquila, desprovista de todo concepto.

Miremos aún más de cerca al soltar el concepto del yo. Mientras la mente se identifique con los personajes del sueño y con el mundo, no podrá evitar creer que hay verdaderos problemas que resolver, y mucho que hacer para resolverlos. Actuar o hacer implica un cuerpo que actúe o haga. Pero siempre que la mente tome una decisión basada en el miedo, la mente retendrá el miedo. Hacer juicios invita al miedo. Los pensamientos sobre consecuencias/resultados, se les juzgue "favorables o desfavorables", "deseables o indeseables", son nada más que pensamientos del concepto del yo sobre un sueño, y no tienen nada que ver con el Verdadero Ser de uno.

La única elección disponible para una mente que percibe este mundo, es con cuál de los guías interiores va a ver la función del mundo: con el Espíritu o con el ego. Si en el guión hay algo que en algún sentido parece inquietante, no es sino otra oportunidad de darse cuenta de la identificación de la mente con el concepto del yo y de soltar ese pensamiento. Cuando uno recuerda su función de perdonar (soltar las ilusiones) y mantiene claramente este Propósito en la mente, no importa en absoluto qué película parece estar proyectándose, ni cómo se desenvuelve la trama. El Contenido es Propósito en la mente. El estado mental (esto es, la paz o el disgusto) no depende de los resultados/apariencias, sino únicamente del guía (Espíritu o ego) al que se llama para observar junto con él. La lente del ego siempre es oscura, y el Espíritu siempre ve un mundo claro, luminoso y bello. El Espíritu no hace juicios y, por tanto, no condena.

Con certeza se tiene que volver claro que uno no puede retener una sola chispa del concepto del yo si ha de comprender el verdadero perdón. Uno tiene que elegir uno u otro y aceptar definitivamente la Realidad que Es, la Verdad que no tiene contrarios. La verdadera meditación es vaciar la conciencia de todos sus conceptos (es decir, de pensamientos, conceptos, ideas y creencias espacio-temporales). Todos estos conceptos, imágenes, creencias y pensamientos están arraigados en el tiempo lineal. La única razón de que el ego sea algo tan complejo, que esté siempre tan ocupado, es su negación de que Ahora es el único tiempo que existe.

El concepto del yo, que es asociar la identidad con lo espacio-temporal y con la materia, es lo que se expía o se Corrige. De aceptar la Expiación, o de la decisión de mantener el único Propósito del Espíritu, es de lo que uno es responsable (es decir, no del error, sino de aceptar la Corrección). Cada vez que uno desea que el guión vaya de cierta manera, uno ha hecho un juicio sobre las formas y tiene ciertas expectativas. Mantener cualquier expectativa es elegir olvidar el único Propósito del Espíritu, y refleja la creencia en que hay algo valioso fuera del Ser de Uno.

Todas las metas del ego brotan del concepto del yo, no tienen nada que ver con lo que más le conviene a uno, y tienen todo que ver con mantener el concepto del yo. Haciéndose consciente de las ilusiones primero, y luego dejando de tener interés en ellas por medio de poner la fe en el Propósito unificado del mundo, las ilusiones se desvanecen y Uno recuerda a Su Ser como Espíritu.

"No tendrás ídolos delante de Dios" se traduce en "si quieres conocer a Dios, no retendrás ningún concepto del yo". Porque el Ser Único está creado eterno, y mucho más allá de cualquier concepto o imagen. La oración es el deseo del corazón. Cuando la oración se purifica, el recuerdo de la Verdad brota en la Mente como Mente Divina. Que tu ojo sea sencillo es una manera de decir que tu oración sea por el Único Viviente, porque el Amor es lo Que Tú eres. ¡¡¡El Amor es Todo lo que Es!!! ¡¡¡Tal es la Gloria de Dios!!!

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS