Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

ENTREVISTA SOBRE LA MENTE DE CRISTO

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "ENTREVISTA SOBRE LA MENTE DE CRISTO"



Del Libro de David Hoffmeister "Unwind Your Mind - Back to God" - Capítulo VI
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

Participante: ¿Qué es para ti la Mente de Cristo?

David: Es una experiencia muy inmensa de amor Ágape incondicional; no hay ninguna otra cosa en la mente más que ese amor y la expresión de ese amor, que no es de este mundo. Para mí la Mente de Cristo está incluso más allá del campo unificado. Es algo tan inmenso que transciende a la percepción; transciende a lo que durante siglos se ha llamado la materia. En la física cuántica, el campo unificado está demoliendo completamente las leyes de Newton: el comportamiento de los objetos, la física, etc. Yo diría que el término "observador" de la física cuántica es lo más cerca que se llega en este mundo a la Mente de Cristo, que es un amor inmenso: ser Uno con el Creador.

Participante: Dinos más de este testigo u observador en el contexto de la Mente de Cristo ¿qué es, de hecho, y cómo se puede entrar en eso?

David: Yo diría que Jesús fue una manifestación de este Yo Testigo o este observador. Él dijo cosas como: quita la viga de tu ojo antes de intentar quitar la paja del ojo de tu hermano. Él estaba hablando de la percepción, estaba hablando de la distorsión de la percepción.

Participante: ¿Estás diciendo que el Testigo es percepción despejada, sin ninguna distorsión?

David: Sí, el Testigo es ver con claridad. Es la visión total, que todo lo incluye. Y eso aún no es la Visión de Cristo; es sólo el portal. Una vez estaba haciendo una meditación con los ojos abiertos con alguien que estaba sentado frente a mí, y me metí tan profundo en mi mente que la dualidad imagen/fondo, la tridimensionalidad se colapsó. Empezó a parecer un cuadro, luego sólo un ligerísimo velo, y de repente una luz asombrosa empezó a fluir a través de ello y el velo comenzó a desaparecer. La percepción era sólo un velo extendido sobre esta Visión. Tuve un vislumbre de la Visión de Cristo, que era esta luz ardiente que no era perceptual.

Podía darme cuenta de que el ego estaba aterrorizado de esa luz, y más que de ninguna otra cosa, de perder el control de la imagen. Tuve una muestra real de la Visión de Cristo: de la luz abstracta que hay más allá del velo. Desde que tuve experiencias así supe que toda mi vida estaría dedicada a esa luz.

Participante: ¿Entonces el Testigo es el portal de la Visión de Cristo, que es una luz ardiente? ¿Cómo pueden empezar a tener acceso a ese portal los que están leyendo esto?

David: Sí. Estas personas tienen que ser auténticas. Hace poco hablábamos de aferrarse a la máscara de la espiritualidad, o aferrarse a las diferencias, como dar mayor énfasis a una enseñanza que a otra, comparar, y buscar contrastes. Todo eso tiene que venir a la consciencia. Uno puede sentirlo de manera emocional: no se siente como unión. No se siente alegría y felicidad cuando hay "mi" manera y "tu" manera, porque aún hay preferencias. Yo diría que la característica más sobresaliente del Yo Testigo es que no tiene ninguna preferencia: que lo incluye todo. Es tan consciente de la unidad en la unificación que no prefiere esto o aquello; todo es igualmente aceptable para el Yo Testigo.

Participante: Es muy interesante, porque cuando miro a alguien durante unos cuantos minutos, ese alguien se disuelve por completo como si ahí no hubiese nada, y todo se transforma en una especie de sueño. De manera que el Testigo se convierte en la experiencia real o "visión" tangible del sueño. ¿Qué es entonces el sueño?

David: El sueño es un grupo de imágenes, igual que cuando te vas a dormir por la noche. Todas ellas están generadas por el ego. Parece que hay un montón de emociones asociadas con ellas, como ser perseguido: parece que hay un monstruo o la ola de un tsunami que vienen contra ti. El sueño está hecho para que ocupe el lugar de la luz abstracta. El sueño es el velo. La clave es no juzgar que el sueño es bueno ni malo, la clave es convertirse en el observador, el soñador, el Testigo: la clave es verlo como un sueño sin identificarse con el personaje del sueño. En cuanto la mente se identifica con el cuerpo, se identifica con el personaje del sueño. Y ya tenemos la división dentro del sueño: la percepción del sujeto y del  objeto, del perceptor y lo percibido. Realmente todo el sueño es lo percibido y no hay ningún perceptor. El Yo Testigo sabe esto, sabe que el sueño está unificado.

En realidad no hay "creyentes" y "no creyentes", ninguno que "lo tiene" mientras los demás no "lo tienen", ni "los iluminados" y "los ignorantes". Desde el Yo Testigo todos y todo están en la luz, porque todo está unificado. Nunca vas a oír a un maestro espiritual que esté verdaderamente iluminado decir: Yo lo tengo y tú no, porque ahí está inmediatamente la dualidad. Lo que le vas a oír decir a un maestro iluminado es: Venid a mí los que estáis cansados, No juzgues, Sé perfecto como tu Padre Celestial es perfecto, El padre y yo somos uno, Antes de que Abraham fuese, Yo Soy. Este es el Yo Testigo, este es el Portal.

Por eso hablo a menudo del perdón, no de perdonar a alguien por hacerte daño, no de hacer real el resentimiento. Lo importante es llegar a un momento de humildad en el que uno se da cuenta de que todo lo que ha ocurrido ha sido perfecto, sin que uno acoja ninguna sensación de ser víctima, ¡nadie ha sufrido daños! Desde el Yo Testigo se ve que el ataque es imposible; nunca fue el caso de que nadie fuese maltratado, nunca fue verdad que nadie sufriera ningún daño. Desde el Yo Testigo no hay ningún ataque.

En la psicología humanista todo es bueno en su núcleo. La psicología transpersonal enfatiza nuestra unicidad y nuestra interconexión. Luego al moverte hacia la parapsicología, llegas al sueño lúcido: al darse cuenta de estar soñando. Piensa en lo feliz, lo libre, lo libre de cualquier necesidad de defenderte que podrías estar si estuvieses observando este sueño. Podría haber monstruos y dragones, o un ejército entero que viniese con ametralladoras, y tú has dado un paso atrás en tu mente y estás en estado de sueño lúcido: sabes que estás soñando. ¿Qué significa saber que estás soñando? Es saber que lo que estás observando no es real.

El Yo Testigo sabe que no puede sufrir daños. No importa cuál sea el contenido del sueño, el observador sabe que todo está interconectado. Esto requiere un montón de entrenamiento mental. Por eso estamos viajando por todo el mundo para compartir esto, por eso y para demostrar que este Yo Testigo no sólo es alcanzable, sino que es inevitable. Es natural. Seguimos volviendo a tocar la misma nota: la de lo fácil que es la Unicidad y lo difícil que es la fragmentación. Por eso tenemos una melodía feliz. Estamos diciendo, abandona tus cánticos funerarios de los pueblos de la tierra; ven a regocijarte en el Yo Testigo y ábrete a la Mente de Cristo: a esta Unicidad que es verdadera para siempre.

Abrirse a esto requiere una invitación. Yo he descubierto que todo ocurre por invitación; el amor nunca forzará nada. En este momento, estamos sentados juntos debido a una invitación. El amor nunca intentará convencer a nadie ni meterle nada a empujones; el amor sencillamente es. Es Lo Que Es. Hay una invitación a venir a este amor. Cuando viajamos, cuando hablamos en los medios de comunicación, lo pasamos muy bien con las muchas formas de expresarnos; estamos enviando una invitación. Por ejemplo el eslogan de Skype de nuestro amigo: "Soy el Único, ¿es que no te vas a unir conmigo en esto?". Está enviando una invitación. Y eso es lo que todos nosotros estamos haciendo a través de todos esos medios de expresión. La gente ve que estamos alegres y felices. Pueden ver que no juzgamos, que no necesitamos criticar a nadie para estar en este estado de consciencia. De hecho, es inconcebible que el amor critique a nadie. Entonces la gente se siente atraída hacia nosotros, y aparecen. Somos un testimonio de nuestra Mente, y el número de testimonios crece. Donde no hay juicios hay mucho sitio para todos.

Participante: ¿Cuáles son las tres maneras más sencillas de que la gente acceda a la Mente de Cristo y se puedan quitar de en medio a sí mismos?

David: Confiar en tu intuición o Poder Superior. Prestar atención a tus emociones: son como un barómetro. El Despertar requiere un montón de entrenamiento mental y parte de ello es prestar atención a tus emociones, y ser genuino. Usa un lenguaje sencillo y no pretendas estar donde no estás. Si te sientes dolido, vale, si sientes que la culpabilidad, la vergüenza y el dolor salen a relucir, también vale. Deja fluir a las lágrimas, deja que salga tu enojo. Deja que lo que haya ahí abajo salga a la superficie, concédete permiso para moverte a través de ello. Y al final, date una oportunidad con la tranquilidad. Da igual si lo llamas meditar, irte a pescar, o a navegar en el océano, tenga la forma que tenga, concédete esa sensación de facilidad pacífica, un tiempo de descompresión, de aquietarte y relajarte, eso hará que la intuición sea mucho, mucho más clara.

Participante: Está más allá de las palabras; es una manera de ser. No hay palabras para describir la verdadera enseñanza, una enseñanza que es una manera de ser.

David: Como Gandhi, que cuando alguien le preguntó en qué creía, le respondió: Ven conmigo un rato y lo verás.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS