Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

EN LO CUÁNTICO NO HAY NINGÚN PROBLEMA
David Hoffmeister

 

Libera Tu Ser - Artículos Un Curso de Milagros: "EN LO CUÁNTICO NO HAY NINGÚN PROBLEMA


Del Libro de David Hoffmeister "El perdón cuántico: Física, te presento a Jesús".

 

 

Sentirse encerrado en una vida puede ser sofocante y deprimente. El Curso me llevó a un desengaño completo. Dice que todos los caminos del mundo conducen a la muerte y que hay quienes han muerto al darse cuenta de esto. Ése es un pensamiento bastante deprimente. Pero Jesús continúa y dice que sólo con que hubieran dado el paso siguiente, habrían sido conducidos a las cumbres de la felicidad. Algo se elevó en mi corazón al leer eso. ¡Las cumbres de la felicidad! Podemos empezar a valorar los desengaños cuando sabemos que el desengaño es el precursor de las cumbres de la felicidad.

Estoy convencido de que no existe ningún problema. Cuando alguien presenta un problema es divertido ver lo que pasa. El estado mental de ausencia de problemas es muy gozoso. Sabe Dios que ninguna forma concreta tiene nada de atractivo, pero debajo de ésta, hay una Presencia alegre, amorosa y risueña. Esa risa nos atrae. Por eso a todo el mundo le gustan las comedias, porque detrás de la risa hay una Presencia más profunda que nos gustaría experimentar. Si lo que nos atrae parece alegre, feliz o pacífico, estamos más dispuestos mentalmente a acercarnos a ello. Cuando los niños encuentran algo que les gusta, lo aprenden y lo retienen en la memoria. Lo mismo pasa con la espiritualidad, tiene que atraernos. Tiene que ser algo más que un montón de rituales y de prácticas.

Podemos llegar a la experiencia del despertar por medio de distintos símbolos, pero al final la experiencia es de Amor. He conocido gente con muy distintas maneras de vivir —distintas culturas, distintos idiomas, distintos países—, pero la experiencia siempre es de Amor. ¡Al final todo es un asunto de Amor! Da igual por lo que nos hayamos esforzado o hayamos trabajado, da igual cómo hayamos conceptualizado este mundo.

Después de mucho leer y experimentar, me encontré resonando profundamente con Un curso de milagros. Tenía la fuerte impresión de que iba a utilizarlo para profundizar, que ya no iba a ser superficial. Parecía que una Presencia interior me decía: “elige esto y aplícalo”. Tenía un sentimiento de destino, como si todo formase parte de un plan preestablecido. Me sentía como si ya hubiera hecho esto en la forma y sólo estuviera reviviéndolo, creyendo elegir algo nuevo y diferente. Jesús dice en el Curso que ni siquiera elegimos la forma del currículum, tanta falta hace rendirse. El Curso nos conduce a través de un lavado y aclarado de todo lo que no es amor. Tenemos que estar dispuestos a atravesar todos ciclos de lavado y aclarado que hagan falta para despejar el altar de la mente.

Tengo la sensación de que el viaje espiritual es un uno por ciento de principios y un noventa y nueve por ciento de práctica. Cuando tomamos un sendero no-dualista como Un curso de milagros y empezamos a aplicarlo a nuestra experiencia de vida, día a día y momento a momento, se puede sentir como una sacudida muy brusca. A veces parece que alguien tira de la alfombra que tenemos bajo los pies. Pero llegué a ver que aplicar el Curso era interesante y que era lo que realmente quería.

La clave de mi capacidad de transferir el aprendizaje y despertar a la alegría y la felicidad, fue la práctica de no hacer ninguna excepción en nada de mi vida con las enseñanzas de Jesús. Jesús escribió un manual del usuario para el despertar, y yo me comprometí completamente a seguir sus instrucciones con diligencia y persistencia. Tenía la sensación de que ello me ahorraría una cantidad enorme de tiempo. Puede que el ego pensase otra cosa, pero yo lo encontré emocionante.

El ego siempre quiere añadir algo. Quiere meter un “y” en una frase que acaba con un punto. He oído a muchos decir: “ya sé que el mundo es una ilusión, pero…” y da igual lo que siga al “pero”, porque el “pero” contradice la primera parte de la frase. Jesús acabaría esa frase con un punto. Cuando aplicamos las enseñanzas del Curso de forma consistente, empezamos a adquirir la alegría y la confianza del Espíritu. Empezamos a ser capaces de llevar luz y paz a todos y a todas las situaciones, porque nos damos cuenta de que no hay nada que tengamos que evitar.

Cuando cambiamos del pensamiento falso al pensamiento recto —dándonos cuenta de que la causa está en la mente y que el mundo proyectado se origina dentro de nosotros—, el Espíritu nos convence de que estamos en el buen camino, proporcionándonos un montón de símbolos amorosos. Hacen falta porque, aunque es posible llevar a cabo un cambio mental repentino, eso es bastante raro. Generalmente necesitamos montones de pruebas y testimonios que nos muestren que estamos seguros. El milagro ve lo falso como falso. “Simplemente contempla la devastación y le recuerda a la mente que lo que ve es falso”. (E-pII.13.1). Por eso se nos pide tener una mentalidad orientada al milagro de manera consistente. Jesús dice que el uso correcto de la negación es negar la creencia en que un error puede hacernos daño. Ésta es la transformación a la que nos estamos entregando.

 

Estamos soltando la idea de que existe un mundo objetivo. Las primeras lecciones del Libro de ejercicios del Curso nos enseñan que los pensamientos que creemos pensar y el mundo que creemos ver, son idénticos. La lección 15 dice que “Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado”. Esto quiere decir que el mundo no está fuera de la mente. Tratamos completamente con la mente, nunca es un asunto de tratar con comportamientos.

Si se presenta un componente que implique al habla, está bajo el control de Cristo. Permitimos que hable a través de nosotros y a menudo no hay nada que decir. Claramente no necesitamos decir a nadie que todo es ilusorio. A veces se nos puede guiar a sonreír, a abrazar a alguien o echarle el brazo por encima. Esas cosas llegan de manera natural cuando estamos alineados con el Espíritu. No se nos pide soltar discursos sobre la irrealidad del mundo, no especialmente cuando estamos en público. No se nos pide decir que somos Jesús Cristo en medio de los integristas cristianos. A menudo intentamos ir delante de nosotros mismos, saltar de la A a la Z, porque dentro de nosotros hay algo que quiere que esto acabe rápido. Creemos que decir las palabras correctas, va a resolverlo todo de forma mágica, pero no funciona así. No se trata de hacer intentos.

Jesús dice en el Curso: “no tengo que hacer nada”. (T-18.VII.6). Pero esto sólo es verdad cuando hemos alcanzado el punto mental de tranquilidad en el que el hacedor —aquel cuyos valores proceden del hacer— desaparece. No podemos saltarnos lo práctico. No podemos decir: “vale, el Curso dice que no soy un cuerpo y que no tengo que hacer nada, así que me despido”. Eso es no comprender el Curso. Jesús nos dice que: “una mente sin entrenar no puede lograr nada”. (E-In.1). Mientras necesitemos entrenamiento mental, tenemos que ser prácticos. Tenemos que estar guiados a hacer ciertas cosas y dejar de hacer otras mientras nos desenredamos del mundo.

Jesús dice en el Curso que estamos aquí para corregir el error desde abajo hacia arriba. Esto significa unirnos al Espíritu Santo y llevar ante la luz las ilusiones, todos los retales de ego que hay en la mente. Jesús habla de llevar la ilusión ante la Verdad y no la Verdad ante la ilusión. Eso sería intentar corregir el error desde arriba hacia abajo. Jesús se tomó el tiempo necesario para mostrar que ninguna de las creencias sobre las que se basa este mundo tiene realidad alguna. La enseñanza real fue su demostración de ser la Presencia. Sin eso ni siquiera sabríamos de Jesús, él habría sido descartado en su día simplemente como un tío raro que decía que nuestros pecados están perdonados. Las enseñanzas de Jesús fueron poderosas orientaciones para corregir el error desde abajo hacia arriba. Yo estoy aquí para hacer lo mismo, compartir el mensaje de la Verdadera Curación, lo cual requiere llevar la ilusión ante la Verdad.

Me encanta lo práctico que es. Digo que es gozoso de manera práctica. Por eso me hace feliz ser una prueba para ti de cómo pareció ir para mí, porque ofrece una sensación de “si él puede, yo puedo”. Porque a fin de cuentas, tenemos el mismo Guía.

 

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS