Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

EL SILENCIO DEL CORAZÓN
PAUL FERRINI

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "EL SILENCIO DEL CORAZÓN"

 

Del capítulo 3: No otros dioses

DIOS ES UNA PRESENCIA VIVIENTE EN TU VIDA

La puerta a la Divina Presencia se abre a través de tu corazón. A través de tu bondad hacia ti. A través de tu delicada aceptación de ti mismo en cualquier momento. Se abre cuando abrazas tu experiencia, cuando estás dispuesto a estar con lo que está ocurriendo en este momento.

La puerta a la Divina Presencia se abre a través de tu bondad y de tu delicada aceptación de los demás tal como son en este momento. Por tu disposición a estar con ellos, independientemente de lo que piensen y sientan, sin juzgarlos ni intentar enmendarlos. Se abre a través de la atención y de las bendiciones que extiendes libremente a los demás.

La puerta de la Divina Presencia se abre por tu simple recuerdo de Dios en cualquier momento. Se abre cuando sabes que no estás solo, que cada decisión que tomas puede ser entregada a Dios. Cuando ya no necesitas estar al cargo de tu vida, cuando ya no precisas que la realidad encaje en tus imágenes de cómo debería ser. Se abre cuando renuncias a todo lo que crees saber y vives cada momento vacío de expectativas.

Si quieres encontrar la Presencia de Dios, deja de buscarLa en los libros sagrados y en las prácticas religiosas. No es ahí donde La encontrarás. Si quieres encontraLa, abre tu corazón. Sé delicado contigo mismo y con los demás. Contempla tus juicios como son: el obstáculo para la paz.

Deja de resistirse a tu experiencia. Deja de retener tu amor y de rechazar el amor de los demás. Deja de jugar a ser la víctima. Deja de culpar a los demás por tu pena o tu dolor. Ábrete a todo. Di la verdad sobre tu dolor. Déjate sentir el dolor de los demás sin intentar enmendarlos. Estate con todo ello y Dios estará contigo.

Estate en silencio en tu propio corazón. Deja que tus pensamientos vengan y vayan hasta que el espacio entre ellos se abra. Deja que tus sentimientos de ansiedad, aburrimiento y frustración vayan y vengan hasta que se te ablande el corazón, hasta que seas paciente contigo mismo, hasta que el perdón cabalgue dentro y fuera con cada respiración.

Deja que la paz llegue a tu corazón, por sí misma. Mientras permites que haya espacio sin tener que llenarlo, siente la Presencia entrante. Eso es el Espíritu de Dios, la Gracia, llámalo como desees. Habita en ti y contigo ahora, porque has dejado la lucha atrás. Has dejado tus juicios y tus heridas, como zapatos vacíos, en el umbral de este espacio sagrado. Ahora en tu corazón sólo hay amor, sólo bendiciones. Este es el abrazo divino.

Cuando hayas saboreado la absoluta alegría de esta comunión, no querrás estar sin ella. Cada día encontrarás unos pocos momentos para respirar y para ser, para dejar que el mundo salga de tu mente y la paz venga a tu corazón. No harás esto por deber o por buscar la aprobación, sino porque es pura dicha.

Dios es una Presencia viva en tu vida, no una abstracción. Ella te ofrece una relación continua, una compañía que va más allá de los límites de la forma. Cuando todo lo demás se disuelve, su Presencia sigue contigo.

LA ÚNICA AUTORIDAD
No aceptes ninguna otra enseñanza que la paz de tu corazón. Sólo ésta es la enseñanza de Dios

No esperes que tu relación con Dios se parezca a las de otras personas, porque eso la sabotearía. La Presencia de Dios en tu vida es completamente única. No intentes medir tu espiritualidad comparando lo que te ocurre a ti con lo que les ocurre a los demás.

No aceptes ningún intermediario entre Dios y tú. Rechaza a todos los gurús y profesores.

No cometas el error de pensar que alguna otra persona tiene más conocimiento espiritual que tú. Eso es ridículo. Cualquiera que esté cerca de Dios sabe que eres tú quien da permiso a Dios para estar en tu vida, sólo tú. El apego a las ideas y a los conceptos de los demás interfiere en la claridad de tu conexión directa con el Espíritu.

Rechaza el pensamiento mágico. Suelta las pociones y fórmulas. Olvídate de lo que crees saber. Olvida lo que te han enseñado. Ven a Dios vacío y rendido. Éste es un tiempo en el que todos los ídolos deben ser rechazados. Todos los tipos de autoridades externas deben ser despojadas de su poder.

Cultiva tu relación con Dios directamente. Entra en el silencio de tu corazón. Habla con Dios. Reza y pídele guía. Abre el diálogo y escucha las respuestas de la Presencia de Dios dentro de ti y en las señales que Ella envía a tu vida…

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS