Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

DIOS ESTÁ EN TODO LO QUE VEO

 

Libera Tu Ser - Un Curso de Milagros - Reflexiones: "DIOS ESTÁ EN TODO LO QUE VEO"


 

 

Por Anna Horno

En tu mente se encuentran tanto los pensamientos que piensas con Dios como aquéllos que Dios no comparte y que cedes en favor del ego. Son tu atención y tu elección de identificarte con unos u otros, las que te sitúan en tu «mente recta» o en tu «mente errada».

El primer paso en la expresión de los milagros consiste en recordar que nada aquí es lo que aparenta ser. Reconocer nuestra necesidad de aprender a ver  más allá de las ilusiones que nuestros sentidos físicos nos muestran. Descubrir la verdadera y única finalidad para todo cuanto percibimos.

Cada forma que percibimos en el mundo es un aspecto fragmentado de la mente Una. El ego utiliza este lugar con el único propósito de mantener viva la ilusión de la separación. En manos del Espíritu Santo, este propósito se transforma en el santo propósito de devolver todas esas partes divididas de tu propia mente a la Unidad, y se logra mediante «el perdón», que conduce a la sanación de todo error de percepción.

El mundo fue fabricado con un solo objetivo: que pudieras ver la culpa y así perpetuar la creencia en la separación, o lo que es lo mismo, que sólo pudieras ver y ser consciente del ego en todas partes. El papel del Espíritu Santo es fundamental, ya que introduce en nuestra mente una nueva definición para el concepto de «pecado», que tan diligentemente pareció que aprendíamos de la mano del maestro equivocado. A juicio del Espíritu Santo, el pecado no es sino una falta de Amor. Fruto de la corrección en nuestra mente, esta nueva percepción nos invita a intercambiar culpabilidad por inocencia, y en esta reinterpretación del mundo, no podemos por menos que reconocer a Dios en todas partes. Ya no estamos separados, puesto que si no hay culpa, no hay necesidad de separación.

Recuerda que la separación es tan sólo una maniobra del ego para escapar de ese supuesto castigo que Dios nos tiene reservado. Así, de la mano del verdadero Maestro, aprendiendo igual que aprendimos del ego, depositando nuestros pensamientos falsos ante la Verdad, nuestra mente experimenta la sanación que da lugar a la percepción de inocencia en todo lo que vemos. De la mano de la inocencia, llega nuestro recuerdo de la Unidad o Dios… esto es percepción verdadera, o la visión de Cristo a la que el Curso constantemente hace referencia.

«El nombre de Jesús es el nombre de uno que, siendo hombre, vio la faz de Cristo en todos sus hermanos y recordó a Dios» (C.5.2.1)

El perdón reemplaza los pensamientos del ego con los pensamientos de Dios, dando paso al milagro. El perdón transforma los pensamientos temerosos en pensamientos de Amor.
Sustituye la percepción del ego, en la que el cuerpo se erige como amo y dador, por la verdadera percepción, que reconoce al espíritu como único altar de la Verdad, el templo donde mora nuestro Señor.

La expresión de Amor tiene lugar cuando reconocemos en cada ser a Dios, cuando mantenemos el recuerdo de su esencia, pasando por alto sus circunstancias. La expresión de Amor tiene lugar cuando, independientemente de los acontecimientos de nuestra experiencia, somos capaces de permanecer en nuestra mente recta, experimentando la paz, la dicha y la plenitud que se derivan de nuestra identificación con el espíritu, libres de juicios y ajenos a todo conflicto en la mente.

Dios está en todo lo que veo, sin excepciones. Dios está en mi amigo y en mi aparente enemigo; en la víctima y en el verdugo, en lo que me gusta y en lo que me disgusta. No bajo esa forma que tú reconoces, sino más allá de toda forma, porque el Amor no entiende de formas, ni se deja engañar por su aspecto. Para el Amor todo es lo mismo. El Amor es inclusivo, no exclusivo. El Amor todo lo abarca, porque sólo el Amor es real.

El milagro nos enseña que las mentes están unidas, que somos una sola mente. No hay, por tanto, diferencia alguna entre ver la santidad fuera o dentro de nosotros, porque dentro y fuera son la misma cosa. El milagro nos recuerda que dar y recibir son ciertamente lo mismo...

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS