Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

CHARLAS SOBRE UN CURSO DE MILAGROS (IV)

 

Un Curso de Milagros - Preguntas Frecuentes: "CHARLAS SOBRE UN CURSO DE MILAGROS (IV)"


 

Por Anna Horno

Las ideas

Las ideas no son nada, sólo ideas, y pueden ser cambiadas.

Tendemos a incluir o excluir de nuestras vidas a las personas únicamente por razón de las ideas que defienden. Creemos que las personas son sus ideas.

Aprende a simpatizar con las personas, que no implica que debas simpatizar con sus ideas. Puedes no estar a favor de las ideas, pero jamás estés en contra de las personas que las apoyan.

Aprende que tu hermano está mucho más allá de las apariencias, que es mucho más que sus ideas; aprende que tu hermano, al igual que tú, es una mente buscando el camino de vuelta a casa. Todos los caminos son válidos y necesarios, aunque no coincidan con los tuyos, por ello, respétalos y continúa tu viaje.

Identidad

No sabes quién eres, no puedes ver tu realidad porque está fuera de tu conciencia, porque tú te la has negado.

Piensa, imagínate que estás en la cama durmiendo. Estás durmiendo y soñando que estás siendo físicamente amenazado por alguien. Mientras permaneces en ese estado de conciencia, tu sueño es toda tu realidad, realmente sientes que estás siendo atacado y que ese es todo tu mundo. Tu “realidad”, la de estar en la cama durmiendo, en todo ese tiempo está fuera de tu conciencia, no recuerdas que estás tranquilamente en tu cama durmiendo y fuera de todo peligro. Cuando despiertas, es cuando vuelves a “tu realidad”, recuperas ese estado de conciencia.

Este paralelismo describe perfectamente lo que sucede con nuestras “vidas”, en nuestras mentes. Cuando despertamos, nos damos cuenta de la falsedad de todo cuanto habíamos estado percibiendo.

Despertar, significa darte cuenta de la irrealidad de este mundo, y para llegar a ese estado de conciencia, has de perdonar, has de negar lo que percibes, y en la medida en que niegas, descorres el velo de la ilusión, hasta que llega un día en que te resulta imposible creer nada de lo que perciben tus ojos, como hizo Jesús en la cruz.

Sólo es posible llegar a la realidad con Dios utilizando este mundo como instrumento. Es el propósito que el Espíritu Santo le otorga a este mundo y a todo lo que aquí parece suceder. Si no fuera por este mundo y por la posibilidad de optar por la visión de Cristo, quedaríamos indefinidamente atrapados en el sueño. Como la mente es una (aunque fragmentada), una Espíritu y otra ego, siempre podrás optar entre una u otra parte de la totalidad (ese será el amo al que tú sirvas). La primera te conducirá a Dios, la segunda te conducirá una y otra vez a nuevos ciclos de nacimiento y muerte, hasta que decidas romper el círculo vicioso... recuerda, no puedes servir a dos amos, y el libre albedrío únicamente tiene razón de ser respecto a esta decisión.

El universo de la forma 

Se han espiritualizado y se han santificado ciertas partes del cuerpo, igual que se ha glorificado la energía, y se ha otorgado un valor “especial” a ciertos lugares de este mundo, pero todo pertenece al ámbito del ego, todo lo que puede ser visto con los ojos del cuerpo, medido, modificado o alterado de algún modo, forma parte del mundo del ego, por tanto, es parte de la proyección. Recuerda que el cuerpo no puede hablarte de la verdad, pues no la conoce.

El tercer ojo es un símbolo, un símbolo de la visión del Cristo.

Las emociones también pertenecen al ámbito del ego, puesto que éstas proceden de tus pensamientos, o lo que es lo mismo, de lo que percibes ahí fuera.

El guión del ego

Las decisiones correctas son aquellas que tomas de la mano del Espíritu Santo, pues solamente él sabe qué es lo que más te conviene. En este plano, solamente existe una elección posible. Puedes elegir entre el amor (espíritu) y el miedo (ego). El guión del ego ya está escrito, y aunque a ti te parezca que estás tomando tus propias decisiones, todo lo que estás haciendo es obedecer las instrucciones que te dicta tu mente egóica, nada más. Sólo hay una forma de escapar de ese guión, y es eligiendo de nuevo, pero esta vez eligiendo escuchar la voz del Espíritu. Allí donde antes percibiste un ataque muy real, ahora comprendes que no hay más que una ilusión, eso es elegir de nuevo, así te apartas del guión.

Sólo hay un sitio al que ir, y es de vuelta a Casa con tu Padre, y cada vez que eliges el amor en lugar del miedo, estás dando un paso en esa dirección. Tu regreso está garantizado, lo único que puedes hacer, si así lo decides, porque este mundo te parece lo suficientemente interesante o satisfactorio, es retrasarlo hasta el día en que cambies de opinión, nada más.

No des valor o importancia a nada de lo que hay en este mundo, pues nada de lo que aquí hay es real, y del mismo modo que un día el ego te lo da, al siguiente te lo quita, aunque sólo sea por la llegada de la muerte. No es importante lo que tienes, ni a lo que te dedicas, ni a donde crees que vas, lo que define quien eres es tu actitud frente a todo ello, y lo único importante es que te centres en deshacer los conflictos mediante el perdón.

La meditación

La meditación no es sentir y conectar con el cuerpo, la meditación es conectar con la mente a través del cuerpo, en esa conexión, te desprendes de tu existencia corporal, y te haces uno con tu existencia mental.

La escasez

¿Qué importa si te tienen que ayudar, o si no tienes un buen trabajo, o si no llegas a final de mes?, eso también forma parte de tu proyección, de la falsa creencia que albergas acerca de ti mismo. Cambia tu creencia, y tanto si cambia como si no tu circunstancia, al menos lograrás dejar de sufrir y experimentar una paz que está más allá de las cosas de este mundo.

La escasez, al igual que la enfermedad, es una defensa contra la verdad. Mientras sufres por lo que crees que te falta, estás negando tu abundancia infinita, manteniendo la realidad fuera de tu conciencia. Así que perdona, perdona y vuelve a perdonar. Niega la realidad de lo que parece estar ocurriendo, vé más allá de la apariencia, y reconoce tu verdadera identidad.

No visualices la solución, pues tú no sabes cuál es la solución, esa que tú visualizas, es solamente la solución que tu ego da por respuesta a un problema que no existe, pero recuerda que la máxima del ego es busca pero no encuentres, así que te mantendrá ocupado buscando la solución donde no es posible encontrarla.

TÚ NO SABES QUÉ ES LO QUE MÁS TE CONVIENE, y todo lo que el ego te diga que es lo que necesitas, no hará más que perjudicarte y mantenerte prisionero en el universo de las formas. Hazte a un lado, y deja que el Espíritu Santo haga su trabajo.

La visualización o las afirmaciones positivas, no te liberarán de tu culpabilidad inconsciente, EL VERDADERO PERDÓN, SI.

Si crees que debes actuar en el mundo para dar fin a tus problemas económicos, adelante, hazlo, busca un empleo, pide ayuda… de algo tienes que vivir mientras te parezca estar aquí, pero no creas que con eso se habrán resuelto tus problemas, porque no es así, la abundancia no llegará a tu vida de esta manera. No pierdas de vista que el verdadero trabajo hay que hacerlo dentro, ya que tu objetivo es tratar la causa, que no el efecto.

Si pides ayuda, es porque crees que tienes problemas, y los problemas sólo están en tu mente. Pide respuestas y se te darán.

Querido amigo, no persigas ilusiones, mejor harás persiguiendo la verdad que te liberará de ellas.

Diseño Humano y Astrología

Probablemente el Diseño Humano resultará de utilidad para muchas personas, lo mismo que cualquier otra terapia o tratamiento alternativo a los "males del alma".

Sobre su aplicación en los niños, seguramente resultará positivo, aunque no definitivo. Los niños, muy en contra de lo que tendemos a creer, no vienen a este mundo con un tábula rasa y luego son “corrompidos” por sus adultos, sino que vienen con un guión escrito, el que se desarrollará a lo largo de toda su vida. Cada niño que cree estar en este mundo, es el equivalente de una mente pensando que se ha separado de Dios, por tanto, ellos traen consigo sus propias imágenes mentales con las que recrear, a su manera particular, el miedo y la culpa inconscientes. Ello se traducirá en experiencias, situaciones y encuentros que pondrán de manifiesto ese miedo y esa culpa, de ahí que la psicología o la psiquiatría modernas, sean totalmente incapaces de ayudar, puesto que están ignorando el verdadero y único problema.

Yo siempre he pensado que lo que se debería hacer en las escuelas desde que los niños son bien pequeños, es dedicar unos minutos todos los días a enseñarles a meditar, a enseñarles a que se mantengan en su centro, en paz y amor, y a volverlos conscientes de que su existencia corporal no es su realidad en absoluto. De este modo, sería mucho más sencillo que dejasen de identificarse y distraerse con las cosas que parecen suceder en el mundo.

La Astrología, también es una herramienta aparentemente interesante. Pero no olvides que procede del mundo del ego, que sus teorías están basadas en los movimientos de los planetas, y los planetas, forman parte del universo de la forma. Efectivamente todo está interrelacionado, razón por la cual nuestra vida está influenciada o aparentemente regulada por las interacciones con los planetas que toma para el estudio. Igualmente, teniendo en cuenta que el guión ya está escrito y que la película ya se proyectó en la pantalla, es razonable que la Astrología acierte en ocasiones en lo que deberán ser los sucesos de nuestro futuro más o menos inmediato.

Las razones por las que la Astrología es inoperante desde mi punto de vista, son dos. Por un lado, otorga realidad a los sucesos, cree que efectivamente han ocurrido o van a ocurrir, ¡craso error!, está dando realidad al cuerpo y a este universo, de modo que ignora nuestra verdadera identidad, o lo que es lo mismo, mantiene nuestra identidad alejada de nuestra conciencia (recuerda que ambas identidades se excluyen mutuamente, o crees ser un cuerpo, o crees ser espíritu).

Por otro lado, se limita a dar una explicación que anula toda relación entre causa y efecto, eximiéndote de toda responsabilidad… la causa de “tus problemas” ya no eres tú, sino los planetas… este mundo es el chivo expiatorio de tu culpa y tu miedo, y los planetas y sus influencias sobre nuestras aparentes vidas, no son más que el efecto, la manifestación externa de una condición interna. De modo que los planetas no son el “problema”; tu miedo y tu culpa inconscientes (causa), sí lo son.

La Astrología apuesta por la teoría de que los sucesos, entendidos como aspectos de nuestra vida (casas), son determinados por el planeta o planetas que transitan por la casa en cuestión a la que parecen afectar, cuando la realidad es todo lo contrario, para que me entiendas, tú naciste en ese momento de la línea del tiempo, para que los sucesos pudieran ser los que tenían que ser, ¿comprendes? La causa de los eventos SIEMPRE es tu mente egóica proyectando tu miedo y tu culpa, los eventos, incluidos los tránsitos y todos los movimientos de los planetas, sólo son el efecto.

Esto es igualmente aplicable al DH (diseño humano). De modo que poco importará que cuando un niño crea estar experimentando una situación dolorosa del tipo que sea (que las experimentará, pues para eso ha venido a este mundo), el terapeuta le diga que él ha venido aquí para ser pintor, o astronauta, o el ministro de justicia, porque incluso eso, es también una ilusión… ¿para qué perpetuar la ilusión cuando podemos salir de ella?

La culpa no es de los planetas, ni de nuestros padres, ni de nuestros profesores, ni de los amigos y parejas que dejamos atrás, ni de las cosas que supuestamente deberíamos hacer y no hacemos, ni de una sociedad corrupta… eso solamente son los chivos expiatorios del ego. No hay culpa, puesto que no hay pecado, eso es todo.

Lamento decepcionarte, querido lector, pero es lo que pienso. No deberíamos continuar engañándonos, jugando al juego del ego, de modo que no creo en terapias “milagrosas”. Creo en el perdón y a ello me dedico, y ahí fuera, da igual si soy presidente o barrendero.

¿Sabes qué personas son las que obtienen mejores resultados con el Curso?, aquéllas con vidas aparentemente insatisfactorias, ¿por qué?, porque al no gustarles lo que experimentan, no tienen deseos de continuar experimentándolo. Permite que el éxito, del tipo que sea, te llegue solamente cuando estés preparada para él, no antes. De este modo, cuando el éxito llegue, ya no representará una trampa en contra de tu propósito de volver a Dios… no permitas que el ego te atrape en su tela de araña…

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS