Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

CONFUSIÓN DE NIVELES

 

Libera Tu Ser - Kenneth Wapnick "CONFUSIÓN DE NIVELES"



Publicado por la Foundation For a Course in Miracles, escrito por Kenneth Wapnick y traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

Pregunta: ¿Se puede ser estudiante de Un Curso de Milagros y ser miembro de un jurado (o ser médico, abogado, etc.), o seguir con una pareja que no es estudiante del Curso?  ¿Debería uno  tener  pareja,  sea  o  no  estudiante?  ¿No  es  eso  sencillamente  una  forma  de  ser  especial?

Respuesta: Estas  preguntas  reflejan  la  confusión  de  niveles  que  ya  hemos  considerado,  pues sugieren que hay ciertas actividades, ocupaciones o relaciones que son más o menos espirituales que otras. La suposición subyacente es que, por ejemplo, es más santo ser un maestro de Un Curso de Milagros que servir en el gobierno o en las fuerzas armadas. En otras palabras esta suposición hace real el error, algo contra lo que Jesús advierte claramente a sus estudiantes. En efecto, la primera ley del caos descrita en el Capítulo 23 y a la que ya nos hemos referido, declara explícitamente el principio del ego de que hay "una jerarquía de ilusiones" (T-23.II.2:3).

Como hemos dicho a menudo, el foco del estudiante del Curso nunca debería estar en la conducta específica, sino sólo en qué voz es la elegida como guía de esa conducta. Todo lo demás carece de sentido. Muy a menudo las ocupaciones difíciles proporcionan las mejores aulas para aprender y practicar los principios del perdón, que se basa en la premisa de que nada fuera de nosotros nos puede afectar de manera alguna. Sólo puede causarnos dolor la elección del ego por nuestras mentes. Hace muchos años estábamos dando un seminario en Albuquerque, New México. Se levantó un hombre que habló de su trabajo en Los Álamos, uno de los sitios de investigación y producción de armas nucleares más prominentes de este país. Varios de los asistentes empezaron a atacarlo por ser estudiante de Un Curso de Milagros y a la vez estar implicado en lo que les parecía belicoso y obviamente una actividad basada en el ego. Claramente no entendieron nada.

¿Qué mejor aula podría haber que operar en medio de un ejemplo tan flagrante del sistema de ideas del ego, y aprender a verlo de manera diferente con los ojos del perdón, y especialmente aprender a verse a uno mismo de manera diferente? ¿Y hay realmente alguna  diferencia  entre  trabajar  con  bombas  nucleares  y  tener  parte  en  cualquier institución del mundo, todas las cuales tratan de la separación, el afán de ser especiales y la perpetuación del sistema de ideas del ego?

Los mismos principios y advertencias se aplican a los compañeros en una relación. A lo largo de los años hemos oído muchas historias de parejas rotas porque uno de los miembros  no  era  estudiante  del  Curso,  como  si  esa  condición  externa  fuese  un prerequisito para una vida feliz en común. El asunto, naturalmente, no es que cada pareja deba  permanecer  junta  ni  que  deban  separarse.  Sin  embargo,  poner  Un  Curso  de Milagros de excusa para separarse o como razón para seguir juntos es nuevamente no enterarse de nada. Muy a menudo, de hecho, seguir con quien no es un estudiante del Curso puede ser el aula perfecta para aprender que el núcleo de Un Curso de Milagros es su contenido de perdón, y no la forma en que venga esa enseñanza. Volveremos a este asunto en el último capítulo.

Ocurren los mismos errores con el "otro lado" de las relaciones, esto es, la creencia de que los estudiantes del Curso no deberían implicarse en ninguna relación romántica o sexual, sin mencionar el casarse o tener hijos, porque estas serían claramente relaciones especiales. Se olvida, sin embargo, que el afán de ser especial no está en una relación entre dos personas sino en las ideas de una persona que prefiere el individualismo o deseo de ser especial del ego al Amor del Espíritu Santo. La carencia que inevitablemente sigue a esa decisión tiene que llevar a buscar ayuda para compensar esa carencia fuera de uno, lo que el Curso describiría como el principio de escasez. Esta compensación de lo que se percibe como una carencia interna es lo que Un Curso de Milagros llama relación especial.

Es  imposible  nacer  en  este  mundo  sin  afán  de  ser  especial,  y  sería  sencillamente negación que un estudiante creyese estar libre de este sistema de creencias. Una de las definiciones básicas que da el Curso del deseo de ser especial es la sustitución, y abandonar el Cielo – como todo el mundo cree haber hecho – sencillamente expresa la creencia de que ese querer ser especial del ego es un sustituto digno del Amor de Dios, y que merece la pena.

Por lo tanto las relaciones especiales son la regla en el mundo de la separación, y en vez de negarlo, los estudiantes de Un Curso de Milagros deberían aceptar este hecho perceptivo y volverse hacia Jesús o el Espíritu Santo a pedir ayuda para aprender las lecciones de perdón que esta valiosa aula ofrece con Su ayuda.

Dicho de otra manera y como a menudo recordamos a los estudiantes en nuestras clases y seminarios, al estudiar Un Curso de Milagros por encima de todo hay que no olvidarse de ser normal. Y la gente normal forma parte de jurados, se mete en pleitos, compra seguros, se pone enferma, se ríe, llora, está de duelo por la muerte de sus seres queridos, tiene relaciones, familia, círculos de amistades, etc., etc., etc. El desafío está en verse envuelto en todas esas actividades humanas normales pero hacerlo de manera diferente – con Jesús en lugar de sin él. Así Jesús recomienda a sus estudiantes ser como todo el mundo, pero ser felices y estar en paz.

Por tanto, tal como advertimos en la discusión de la pregunta anterior, los estudiantes de Un Curso de Milagros deberían vigilar a sus egos en lo que se refiere a juzgar las respuestas o conductas de los demás, o las suyas propias si vamos a ello. El amoroso juicio de Jesús es siempre sólo en términos del contenido – esto es, del maestro interior que se elige – y nunca de la forma. Y salvo que uno tenga la sabiduría libre de ego del Espíritu Santo, ¿cómo podría un observador saber qué maestro ha sido elegido?


Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS