Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

AGRADECER ES VIVIR DESDE LA ABUNDANCIA
Anna Horno

 

Libera Tu Ser - Reflexiones personales: "AGRADECER ES VIVIR DESDE LA ABUNDANCIA"

 

Agradecer es abrirse a la vida, danzar con ella, rendirse ante ella y declarar su perfección. Agradecer es situarse con todos los sentidos en el momento presente, centrarse en él, alimentarse de él. Agradecer es dar la bienvenida a la abundancia, es el reconocimiento de la plenitud y la belleza que reposa inmutable en todas partes. No, no mires con los ojos del cuerpo, pues te perderás; mira más bien con los ojos del corazón, sólo así podrás apreciar cuán maravilloso es este momento, preñado de vida, repleto de posibilidades, rebosando alegría y expectación.

 

Sólo existen dos tipos de oración: la oración que pide para completar, y la oración que agradece al reconocer que todo está ya completo. Sé de los que agradecen y descubrirás cuán insignificantes son todas tus peticiones.

Pedir es siempre sinónimo de carencia. Cuando pedimos, estamos declarando nuestra incapacidad para sentirnos en paz con la existencia. Pedir es dejarnos aconsejar por el maestro equivocado, es permitir que nos arrastre la corriente de las aparentes y siempre cambiantes circunstancias del mundo. Pedir es una negación de la felicidad, pues al pensarnos faltos, necesitados o desprovistos de lo que sea, ¿cómo podríamos ser felices? Pedir es decirle a la existencia que está equivocada, pedir es limitar nuestra experiencia a las cuatro paredes del cuerpo.

La oración de agradecimiento es la verdadera oración. En ella nos hacemos uno con la vida, respiramos con la vida, nuestro corazón late a su mismo ritmo, la abrazamos, la bendecimos, damos gracias por este simplemente S E R. Agradece cuanto sucede a lo largo del día, son los pequeños milagros de la existencia. Agradecer es aprender a disfrutar de todas esas cosas, simples, pero grandes, que vienen a recordarte tu propia grandeza. Cuando agradeces, te fundes con lo que se encuentra más allá del mundo, tu pequeño yo desaparece, trasciendes las fronteras de lo humano para abrir tu mente al vasto y fértil prado de lo divino en ti.

Ahora ya sabemos que el mundo es la manifestación externa de una condición interna, incluso los científicos se han hecho eco de ello. No podrás experimentar una vida plena y abundante si escuchas al ego hablar de miseria y pobreza, es imposible, pues el mundo es tu creación. Tú inventaste este mundo para reforzar tus creencias, para dar testimonio de ellas. Por esta razón, la manifestación de abundancia en el mundo, procede de una mente abundante, de identificarse con la abundancia, de ser la abundancia misma. Y llegamos a la abundancia a través del agradecimiento, al sentirnos plenos, completos, satisfechos, en paz con la vida.

Pensar que la vida nos debe algo, es fruto de la creencia de carencia del ego y de depositar nuestros deseos en las cosas de este mundo. Al abrigo de esta actitud, se torna imposible apreciar, no podemos bendecir el momento presente, es imposible hallar la perfección. Pensar que merecemos más de lo que tenemos, es sinónimo de exigencia, y donde hay exigencia, no puede haber agradecimiento.

Mantente presente y conectado. Conviértete en un artista del aquí y ahora. Que tu mente no divague entre el pasado y el futuro. Que cada uno de tus actos se transforme en pura meditación, siendo consciente de ellos. Convierte la rutina en aventura, estando presente en todo lo que haces a lo largo del día. Que tu cuerpo y tu mente estén en el mismo momento, en el mismo lugar, en el mismo acto, y descubrirás una nueva forma de vivir sin divisiones, donde el pensar se inclina ante el sentir, donde el agradecimiento brotará de tu corazón naturalmente. Al comer, disfruta del sabor y la textura de los alimentos, y siéntete agradecido por ellos, por humildes que sean. En la ducha, siente la suave caricia del agua caliente recorriendo todo tu cuerpo. Durante un paseo, observa la naturaleza a tu alrededor, rebosando amor y perfección. Cuando te encuentres con un amigo, mírale a los ojos, descubre a quien verdaderamente tienes enfrente, abre tu corazón a lo que tiene que decirte. Cuando estés trabajando, entrégate a la tarea totalmente. Al abrazar a tu hijo, fúndete en ese abrazo, siente el amor invitándote a traspasar los muros de lo material… descubrirás que cada instante es único, perfecto y maravilloso. Entonces podrás dar gracias de todo corazón, entonces sentirás la plenitud que procede de una mente abundante, entonces comprenderás que la abundancia nada tiene que ver con el mundo, sino con un estado de la mente: una experiencia mental que conduce a su semejante en el mundo físico.

Abandona toda expectativa, permite que la vida te sorprenda, sin añadir juicios ni etiquetas. Permite que las cosas y los sucesos sean lo que son, y limítate a experimentarlos. Sintiéndolos en lugar de pensándolos, agradecido en lugar de decepcionado. Confía en la vida, da gracias por todo, pues todo es perfecto, aun cuando tu ego y sus deseos fútiles te tienten a pensar lo contrario...

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS