Esta web utiliza Cookies. Puedes ver nuestra política de Cookies  AQUÍ.   Si continúas navegando, estarás aceptándola.  
Política de Cookies +

ABRIRSE A LA EXPERIENCIA DE LA MENTE ÚNICA
Y LA PERCEPCIÓN UNIFICADA

 

Libera Tu Ser - David Hoffmeister "ABRIRSE A LA EXPERIENCIA DE LA MENTE ÚNICA Y LA PERCEPCIÓN UNIFICADA"



Del Libro de David Hoffmeister "Unwind Your Mind - Back to God" - Capítulo VI
Traducido al castellano por Juan Illan Gómez.

 

Hola David,

Hace un tiempo me vino un pensamiento al que intenté dar de lado porque lo percibía como arrogancia total. No se iba, sin embargo, y le pedí al Espíritu Santo ayudarme a mirarlo. El pensamiento era que en realidad yo soy todo lo que hay. Dios creó un único Hijo y todos y todo lo que percibo como si estuviese fuera de mí, en realidad es mí misma. Soy la única que está soñando el sueño. Todos los personajes del sueño están hechos por mí. No hay, en realidad, nadie ahí fuera que pueda hacerme enfadar ni estar enfadado conmigo. Ni puede haber nada ahí fuera que yo pueda temer, porque todo lo que hay afuera lo he inventado yo. He hecho los cuerpos de mis amigos, he hecho a mis hijos y los utilizo para mantener mi propia ilusión. Yo soy la soñadora del sueño y todas las imágenes con las que me encuentro son solamente imágenes de un sueño de mi propia invención.

Ahora bien, la arrogancia de siquiera tomar en consideración la idea de que "yo" pueda haber hecho todo esto, me hizo querer esquivarla. Y sin embargo, si esto es verdad, que es lo que realmente siento, son tantas las cosas que encajan en su sitio. Todo el enojo que percibo tiene entonces que estar dentro de mí. Cuando perdono a alguien, en realidad sólo me perdono a mí misma, porque "ellos" están inventados por mi mente. No tendría que aferrarme a ningún sistema de creencias, porque ¿a quién necesito demostrarle nada?, ¿en contra de quién puedo hacer juicios?, ¿de qué o de quién necesito defenderme? Si todo comienza dentro de mí, todos los juicios, creencias, ataques, etc. no tendrían sentido, porque sólo estaría atacando lo que hay dentro de mí. Si todo está dentro de mí y todo lo de "ahí fuera" es un sueño mío, experimentar la unicidad no supondría esfuerzo alguno.

Una parte de mí quiere agarrarse a esto de todo corazón, porque puedo sentir la liberación total que vendría al aceptarlo, pero otra parte de mí me dice "¡Por fin has perdido la cabeza! ¡Si alguien supiera lo que estás pensando te encerrarían!". Por favor ayúdame.

Amada,

Bendiciones del Amor. Estás encontrando a nuestra mente, la mente que comparte el Propósito del Espíritu Santo. La idea de que todo es una única mente es la introducción a la idea del mundo perdonado, el sueño feliz del perdón. El ego hizo el cosmos. Esto se refleja en la lección del principio del Libro de ejercicios "He inventado el mundo que veo". La idea de que todo es una única mente elimina la posibilidad de atacar, de demostrar cosas, de defenderse, de hacer juicios, de que haya creencias separadas y opuestas, porque la unicidad no tiene partes que puedan entrar en conflicto.

El Espíritu Santo Pide que aceptes de todo corazón la idea de la mente única, porque es la Corrección del error al que llamamos ego. El ego era la creencia en mentes privadas con pensamientos privados, pero si la mente es única el ego no tiene cimientos sobre los que apoyarse. El Perdón refleja la Unicidad que resplandece más allá de la percepción. El Perdón unifica y muestra un mundo nuevo. No te estás volviendo loca, estás yendo hacia dentro a la cordura de la mente. Y la percepción unificada es el portal del recuerdo de Dios y de Cristo.

La idea que has compartido es la clave del acertijo del ego. La puerta está abierta de par en par. Ahora empezarás a darte cuenta de que no hay excepciones a esa idea. Esto es la transferencia del aprendizaje, el final de una voluta de humo salida de la nada que nunca empezó en realidad. El final de las ilusiones es la ilusión final del perdón, pues el ego era sólo una ilusión, no muchas. La igualdad de la ilusión vista por la mente es el final de la multiplicidad y la complejidad. ¡Sólo queda una bendición!

¡Qué bienaventurada es la mente que ve que no hay nada excepto ella misma! No hay división sujeto/objeto, ni división perceptor/percibido, ni división observador/observado en una única mente. La Unicidad es sencilla. La Verdad es sencilla. La Felicidad es sencilla. El Amor es sencillo. ¡Me regocijo en nuestra Unicidad! Desde la Felicidad y la  Paz.

Donativos a LiberaTuSer

DONATIVOS

Aquí puedes realizar tu Donativo. Con ello estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.

Si deseas realizar un Donativo, haz clic sobre la flecha.

TU
APORTACIÓN
ES
VALIOSA

LiberaTuSer

PÁGINAS AMIGAS